Campanada en Los Cocos por Manuel Avila

Cuando comenzó el acto de Morel y José Antonio González en la Calle Mérito de Los Cocos Municipio Mariño muchos no creyeron que iba a ser un acto de masas para la historia. Se rompieron paradigmas en una concentración de masas de gran profundidad que dejó en las gráficas las huellas de un municipio empeñado en cambiar.

Miles de almas comenzaron a llegar de todos los puntos de Porlamar al Barrio Los Cocos uno de los epicentros electorales más fuertes de Mariño porque es un espacio de alta concentración de masas que representa la fortaleza del mariñense. Salió gente como hormigas de todas partes y cuando promediaban las 5 de la tarde ya no había espacio vacío en una caminata que entró a la historia como la rebelión de Los Cocos. Nada quedó de las huellas que dejó el Fracasado mandatario regional como símbolo de la miseria y el atraso porque solo alegría y fiesta se juntaron para convertir la rebelión de Los Cocos en un acto de alta concentración de masas.

Eso indicó que el liderazgo de Morel Rodríguez se mantiene intacto y la fuerza del Chino José Antonio González se probó con una población de Porlamar que quiere a Morel en la Gobernación y al Chino González en la Alcaldía. Sin lugar a dudas superó la prueba el nuevo líder de Mariño que se metió en el alma del porlamarense ansioso de cambios para transformar este municipio convertido en una gran barriada por los que tanto daño le hicieron a la Porlamaridad.

A los incrédulos que no llegaron a creer que Mariño tenía un nuevo líder se les quedó congelada su apreciación en un acto de masas que superó los linderos de la historia democrática insular y que debió ser registrada por alguno de esos archivadores de la historia que en los últimos años no han levantado la pluma para destacar el entierro de una ciudad que reclamaba cambios.

Con Morel Rodríguez en otro momento histórico de su fuerza política la gente se agolpó en una especie de tsunami político a ver de cerca la vitalidad del roblero y a recibir con los brazos abiertos a un líder de las nuevas generaciones que proveniente del alma porlamarense con su atuendo de empresario exitoso y con la energía de su juventud y su espíritu de político independiente puso su nombre y su energía para devolver la sonrisa y la esperanza a los porlamarenses.

Atrás quedaron los jolgorios, los juegos de truco y de dominó, la ignorancia en la conducción de la gerencia pública y el populismo como modelo para arrinconar a los pueblos. Por esas políticas equivocadas de la dádiva miserable y la entrega de souvenirs para embobar a la gente se perdió Porlamar en medio de espejismos y espejitos de colores. Eso llevó a la gente a apostar al futuro y a soñar esperanzas con estos dos baluartes de la espartaneidad que vinieron a Los Cocos a probar que si hay fuerzas supremas para consolidar una región de futuro.

Los discursos encendidos de Morel Rodríguez candidato a la Gobernación y del Chino José Antonio González alcalde de Mariño levantaron gritos y aplausos de un público concentrado en dar a Nueva Esparta nuevos bríos para salir de ese estado de atrofia a que lo condenaron el Gobernador y El Protector. Sin dudas que la gente con su presencia en la Calle Mérito de Los Cocos le brindó su confianza a Morel para que vuelva a la Gobernación porque conoce de su capacidad para manejar los recursos del estado y para realizar las obras que engrandezcan el gentilicio insular.

Vimos en este acto a toda la clase política insular con nuevo ímpetu y con la emoción de los tiempos de gloria de las organizaciones políticas que vienen buscando cambios para poder cautivar de nuevo a los electores. Vimos franelas, gorras y banderolas multicolores. Eso ha debido hacer reflexionar al que despreció la oportunidad que le trajo Capriles de reivindicarse

Porlamar decidió cambiar para acabar con los depredadores que hicieron de la gerencia municipal un antro de corruptelas y manejos equivocados de los recursos del municipio en saraos y vendimias. Ya basta de elegir alcaldes arrabaleros que cuando llegan al Palacio Municipal solo se ocupan de a engrosar sus cuentas bancarias, mientras que los pobres de las barriadas pasan ronchas a la hora de satisfacer sus necesidades fundamentales. Eso es lo que ha venido ocurriendo en Porlamar en el último medio siglo con fantasmagorías de alcaldes sin la más elemental idea de cómo se gobierna un municipio. Pero la gente de las barriadas que vieron la triste historia de un alcalde de la oposición que no dejó ni una sola huella importante en todo Porlamar con 8 años de gestión donde se perdió el tiempo entre cuentos y rochelas y posteriormente con la presencia de un encandilado hombre de la revolución que terminó de dar la estocada la Porlamar de los amores. Esa es la Mariñeidad mancillada hasta altos niveles de podredumbre con juicios a ventas de ejidos y un asalto a última hora que dejó en entredicho no solo la gestión del Alcalde, sino que ahora pretenden vender como el corcho de la botella a un figurín que ni conoce Porlamar y que un nunca en sus cargos ministeriales volteó nunca la mirada a una Porlamar que se  moría a menguas entre la miseria y la pobreza colectiva.

El acto de Los Cocos fue un canto al futuro y la presentación al colectivo del Municipio más poblado de Margarita del nuevo Gobernador de Nueva Esparta, Morel Rodríguez Avila y del nuevo Alcalde de Mariño José Antonio González “El Chino”.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

El cadáver a caballo por Carlos Raúl Hernández

El cadáver pretenden ganar batallas pensando que el socialismo había terminado con la URSS, pero misteriosamente retorna en Venezuela en 1989