Capturado Otoniel máximo jefe del Clan del Golfo

El narcotraficante más buscado de Colombia, Dairo Antonio Úsuga (alias «Otoniel»), por quien Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares, fue capturado por autoridades colombianas, informó el gobierno el sábado (23.10.2021).

«Reconocimiento especial a Fuerza Pública (…) por captura en Necoclí de Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel, jefe máximo del Clan del Golfo», expresó el alto consejero presidencial, Emilio Archila, en un mensaje de Twitter.

La captura del jefe de la mayor banda narco de Colombia representa el golpe más fuerte al crimen organizado desde la caída de Pablo Escobar en 1993, aseguró este sábado el presidente Iván Duque.

«Este es el golpe más duro que se le ha propinado al narcotráfico en este siglo en nuestro país y es solamente comparable con la caída de Pablo Escobar», dijo el mandatario en una declaración al país, al confirmar la detención del líder del Clan del Golfo. 

El pasado 7 de febrero, el Ejército colombiano dio muerte al número 2 del Clan del Golfo, Nelson Hurtado (alias ‘Marihuano'»), en lo que se consideró «el golpe más duro a la estructura» de ese grupo narcotraficante. La operación tuvo lugar en la localidad de Riosucio, en el departamento del Chocó, en el occidente colombiano.

Según las primeras informaciones, la captura tuvo lugar en la zona rural de El Totumo, que hace parte del municipio de Necoclí, en el golfo de Urabá, en el noroeste de Colombia, donde surgió el Clan del Golfo, que luego se extendió por otras regiones del país.

El más buscado

Alias «Otoniel» era buscado intensamente desde 2015 en la región de Urabá por miles de policías y militares participantes en las dos fases de la «Operación Agamenón», mediante la cual fueron abatidos a capturados decenas de hombres a su mando y se incautaron toneladas de cocaína.

En septiembre de 2017, tras la firma de la paz con las FARC y la apertura de diálogos con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), alias «Otoniel» anunció en un video colgado en las redes sociales su intención de someterse a la justicia, lo que hizo pensar a los colombianos en la posibilidad de alcanzar la paz después de más de medio siglo de conflicto armado en varios frentes internos.

Según el gobierno colombiano, el Clan del Golfo es responsable del envío de toneladas de cocaína a Estados Unidos, así como de montar una red criminal dedicada a cobrar extorsiones a empresarios y comerciantes en la región de Urabá, fronteriza con Panamá, y en la costa Atlántica principalmente.

También se le acusa de asesinar a numerosos policías y líderes sociales como parte de su estrategia de terror en las zonas en las que opera la banda.

Por esa razones, «Otoniel» tiene más de un centenar de procesos abiertos en la justicia colombiana y la Interpol lo buscaba con circular roja.

La noticia de la captura de alias «Otoniel» fue recibida con alivio por políticos de distintas vertientes, como el precandidato liberal a la Presidencia Juan Fernando Cristo, quien la calificó como «un golpe importante» de las «Fuerzas Militares contra el crimen organizado» y llamó a «persistir en la persecución contra los grupos violentos».

Vida criminal

‘Otoniel’ nació en el municipio de Necoclí, en Antioquia, y desde allí empezó a fortalecer su emporio criminal. Inicialmente fue miembro del Ejército de Liberación Popular (EPL), donde llegó a delinquir con tan solo 16 años de edad. Posteriormente se deslindó de este grupo subversivo, para luego entrar a las filas de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), un grupo paramilitar que operó hasta el 2006.

En ese bloque estuvo a las órdenes de Daniel Rendón Herrera, alias ‘Don Mario’, con quien iniciaría en el negocio de las extorsiones y el lavado de activos. El 3 de septiembre de 2005, Úsuga se desmovilizó de nuevo, cuando se desintegraron las AUC. 

Tras la captura de ‘Don Mario’, ‘Otoniel’ y su hermano Juan de Dios Úsuga David, alias ‘Giovanny’, tomaron el control de Los Urabeños, cuyo nombre se debe al control que ejercían en la zona antioqueña de Urabá. Desde entonces podría hablarse del denominado ‘Clan Úsuga’, que posteriormente se conocería como el Clan del Golfo.

Tras la muerte de su hermano, a manos de la Policía colombiana en 2012, ‘Otoniel’ ocupó el cargo de máximo cabecilla de nuevo grupo criminal. En su contra existen más de 120 procesos abiertos por toda una serie de crímenes y una circular roja emitida por Interpol por homicidio múltiple agravado, varios tipos de secuestro y concierto para delinquir, recoge El Tiempo.

Las autoridades colombianas ofrecían hasta 3.000 millones de pesos (aproximadamente 794.000 dólares) por información que ayudara a dar con su paradero.

El presidente Duque catalogó a Úsuga como «el narcotraficante más temido de todo el mundo; asesino de policías, de soldados, de líderes sociales, además, reclutador de menores. Asimismo, indicó que era conocido por «abusar de manera recurrente de niños, niñas y adolescentes». 

Duque también recalcó que contra el capo existen ordenes de extradición y aseguró que trabajarán con las autoridades «para lograr este cometido», sin que esto impida que también se pueda hacer justicia sobre el resto de sus crímenes en el país.

Desde hace meses el estado de salud del jefe criminal había venido empeorando, por una serie de complicaciones. Según informes de Inteligencia, Úsuga no usaba servicios tecnológicos como celulares, sino que se comunicaba mediante una red de correos humanos, presuntamente por la presión policial.

El general Luis Fernando Navarro, comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia, detalló este sábado que llevaban aproximadamente siete años tras el rastro de ‘Otoniel’, sin embargo, en enero de 2021 «se decidió cambiar los ritmos» y se diseñó una nueva estrategia, para entender de mejor manera a sus estructuras y red de apoyo.

«Fuimos develando los anillos de seguridad, entendiendo de mejor manera los corredores de movilidad y nos fuimos colocando de manera estratégica en el terreno, explicó el alto mando.

El general también resaltó que ya se tenía todo listo para romper la última barrera de seguridad de ‘Otoniel’, así que reunieron todos los recursos y se lanzó la operación ‘Osiris’ en la madrugada de este sábado.

Revelaron que la operación se desplegó con más de 500 hombres de las fuerzas especiales del Ejército y la Marina, además de 22 helicópteros de apoyo, con lo cual se logró cercar cualquier escapatoria. Finalmente se logró su captura cerca de las 15:00 (hora local). Durante la ejecución del operativo’, también contaron con apoyo satelital por parte de agencias de inteligencia de Estados Unidos y el Reino Unido.

Navarro señaló que ‘Otoniel’ nunca tuvo oportunidad de encontrarse con sus redes de apoyo, ni de salir del área porque «todos los comandos estaban ubicados de manera estratégica».

Notiespartano/DW.com/ElTiempo/RT

 

Compruebe también

Desórdenes en Chile impiden acto de candidato presidencial

Desórdenes obligaron el miércoles a suspender una actividad de campaña del candidato presidencial ultraderechista chileno José Antonio Kast