6 Características de un buen amante

Es inevitable cuestionarnos sobre las características que deben ser propias de un buen amante, quizá por nuestro afán de ser objetos o sujetos de deseo, por esta razón y para ayudarte en la identificación de los tan anhelados buenos amantes o para convertirte en uno de ellos, queremos compartir esta guía, que será muy útil en la resolución de tus actuales dudas.

Para empezar es importante que entiendas que los buenos amantes “hombres y mujeres”, son aquellos que acompañan, seducen, estimulan, satisfacen, se satisfacen y se entregan totalmente con el único interés de llevar ese instante hacia el máximo placer, sin pensar en lo que harán el siguiente día.

También, es importante que recuerdes que el buen amante será aquel que se pueda acoplar a tu forma de sentir, que sepa descubrir tus preferencias y que respete tus gustos, sin renunciar obviamente a la búsqueda de su propia satisfacción.

Estas seis características te ayudarán a identificar un buen amante:

  1. Piensa en la totalidad, lo que le permite preparar un camino excitante para el sexo, no sólo en el plano físico, sino también en el mental, por tal razón buscará el lugar propicio y llenará sus actuaciones de detalles, demostraciones de interés, atención y afecto, para promover la excitación.
  2. Establece una comunicación fluida, por lo cual otorgará gran importancia al hecho de hablar contigo con la intención de conocer tus inclinaciones, preferencias y fantasías sexuales; además explorará tu estado de ánimo y expresará palabras gratificantes incluso durante el acto sexual.
  3. Se interesa por aprender, será común que lo descubras investigando sobre el arte de amar, explorando nuevas formas para enriquecer su vida sexual mediante el uso de juguetes sexualesposiciones y nuevas técnicas que tendrán por objeto dinamizar.
  4. No se apresura, encontrarás que su interés no se centra simplemente en obtener el coito y llegar al orgasmo, sino que por el contrario disfrutará cada uno de los pasos que lo conducirán al éxtasis.
  5. No es egoísta, busca satisfacer a su pareja y satisfacerse a sí mismo a través de un acoplamiento, en donde las necesidades, deseos y preferencias mutuas se comparten para obtener un bienestar común, cede al deseo del otro sin descuidar el propio.
  6. Explora, llega a cada una de las partes del cuerpo de su pareja, introduciéndose en nuevas formas de placer, no descuida detalles y aprende a reconocer la esencia del cuerpo ajeno, actuando con seguridad.

Notiespartano

Compruebe también

Qué significa el «Slow sex», motivos por los que deberías probarlo

Hay tantas maneras de disfrutar la sexualidad que no somos muy conscientes de que podríamos …