La importancia de votar el #21N para rescatar a Nueva Esparta por Morel Rodríguez

Las del 21 de noviembre próximo son, sin lugar a dudas, unas elecciones claves para la provincia venezolana y, en el caso de la región insular, indeclinable instrumento que le facilitará legal, pacífica y democráticamente reencontrar el camino que conducirá al urgente rescate de Nueva Esparta. Por tanto, un compromiso mayor que la democracia le pide y agradece a los insulares y a quienes hicieron de la nuestra también tierra suya concretar de manera mayoritaria.

Votar, lo hemos dicho en todos los rincones de Margarita y Coche constituye, asimismo, una sagrada obligación que en estos tiempos duros, golpeados como se está por la dureza de una crisis que cada día se agiganta, se impone con extrema urgencia. La crisis, que nos agobia en todos los órdenes de la vida nacional, tiene que ser detenida cuanto antes. El país no resiste más golpes, en lo económico y social, como si fuese una mandarria derrumbando frágiles paredes y, en nuestras islas, por supuesto acrecentándose dada nuestra cada vez más peligrosa dependencia de tierra firme.

Superar la crisis requiere fundamentalmente del voto. Sufragando es la única manera de encontrar la salida, abrirle las puertas al cambio, planificar una estrategia cierta y posible; llevar a cabo el barajo que la gente en la calle clama se produzca en paz, responsable y de manera democrática. No hay otra vía, salvo el empleo de la fuerza, que todos rechazamos.

En Nueva Esparta, esa estrategia tiene que darse porque la situación tan grave que aquí se vive no puede prolongarse. Los últimos nueve años de gobierno han sido los más perjudiciales de toda nuestra historia.

El daño que los dos últimos mandatarios le ocasionaron al pueblo y al estado no tiene precedentes. Terribles las consecuencias en tos distintos órdenes, que generaron el quiebre de casi el 90 por ciento de las empresas; el turismo descendiendo a situación extrema; el Puerto Libre hundido por torpedos del Destructor Gobierno; el hambre y la pobreza superando barreras y ocasionando desolación, angustia y miedo..

Claro que la génesis de lo ocurrido tiene en el oficialismo, su ideología y su liderazgo, es decir todo el funcionariado centralista, a los culpables, pero el general aviador que como gobernante aquí extravió el rumbo y el actual mandatario que igualmente se perdió en la nada, porque nada ha hecho, tienen mucha culpa pues prefirieron servirse que servir y uno, que gozó de toda clase de palaciegos respaldos, se interesó más por su bienestar personal que el de la gente.

El otro evidenció que no estaba preparado para ejercer el cargo, que le quedó grande, muy grande, desoyó consejos y no tuvo valor ni inteligencia para resolver aun en medio de las dificultades, pero resolver al fin y al cabo pues, como recomendó siempre el ilustre paisano, nuestro Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, empinarse por sobre las dificultades es una buena razón para encontrar el éxito, más si lo que debe ser prioritario, el beneficio de la gente, es la mejor razón para cumplir las promesas y concretar realidades.

Salir de la crisis no podrá lograrse de un día al otro. Es una tarea dura, sacrificada, que debe ser compartida. Pero el primer paso para iniciarla es votando, no hay otra alternativa. Dejar que continúe la desidia, reeligiendo a quien no supo gobernar, es ahondar la crisis. Hay que cambiar, es la demanda que en la calle se convirtió en grito.

Nosotros hemos presentado como aval la experiencia y los logros que como gobierno dejamos para que fuesen bases del progreso y desarrollo que ayer concretamos y hoy su recuerdo exitoso triplica el apoyo popular. Es un programa de gobierno posible en el que se encierra el compromiso contraído con el futuro inmediato de Nueva Esparta que, con el voto de todos lo haremos posible.

Hay mucha esperanza en que, esta vez, el pueblo insular acudirá masivamente a votar, porque ya está decidido. Eso alegra porque, cuando el pueblo decide, decide y, cuando el pueblo habla, hay que escucharlo. Sin embargo, continuaremos pregonando que el voto es el mejor instrumento que la democracia entrega para seguirla defendiendo y, defender la democracia, en esta ocasión, es el facilitarnos el verdadero rescate de Nueva Esparta, el mayor de los compromisos.

@MorelRodríguezA

Compruebe también

El cadáver a caballo por Carlos Raúl Hernández

El cadáver pretenden ganar batallas pensando que el socialismo había terminado con la URSS, pero misteriosamente retorna en Venezuela en 1989