Hieloterapia: el gran aliado de toda rutina skincare

La hieloterapia facial es una técnica fantástica para la piel ya que aporta firmeza y suavidad gracias a aplicaciones de hielo sobre el rostro, especialmente sobre sus partes más flácidas. Se puede realizar también en el cuerpo y así sacarle el máximo partido al hielo, que tan beneficioso resulta para la piel.

Aunque no es una terapia nueva y lleva ya unos cuantos años, lo cierto es que la hieloterapia parece que está siendo redescubierta y cada día más gente se anima a probarla para disfrutar de los numerosos beneficios que ofrece.

Principales beneficios de la hieloterapia facial

  • Reafirma la piel ya que el frío que proporciona el hielo activa la circulación de la sangre y le devuelve la firmeza a la piel. Por esto es excelente para combatir la flacidez de la piel.
  • Favorece la pérdida de grasas y permite reducir varias tallas a nivel corporal, siempre y cuando estos tratamientos sean el complemento a una dieta saludable y hacer ejercicio con frecuencia.
  • Es un tratamiento perfecto para eliminar toxinas, lo que hace que tu piel pueda estar más sana, limpia, bonita, suave y luminosa.
  • La hieloterapia facial y corporal es una terapia totalmente natural que puedes practicar fácilmente en casa si sabes cómo, y solo necesitarás hielo en bolsas, bandas, cinturones, antifaces, etc. Nunca se puede aplicar el hielo directamente en la piel ya que podría dañarla.
  • Otro de los fantásticos beneficios de este tratamiento es que atenúa la celulitis.
  • Es muy eficaz también para tratar las irritaciones y rojeces, siendo además capaz de eliminarlas e incluso evitarlas. También disminuye la inflamación que éstas pueden provocar.
  • Si tienes ojeras, la hieloterapia es un tratamiento perfecto para eliminarlas, así como para reducir el tamaño de las bolsas de los ojos.

Cómo hacerla?

  • Llena una cubitera con agua y métela en el congelador para que se formen los cubitos. Es importante que sea agua mineral, no agua del grifo, ya que ésta puede tener un alto contenido de cal y eso reseca la piel.
  • Lávate la cara, especialmente la zona de los ojos y su contorno. Asegúrate de que eliminas cualquier resto de maquillaje o de cualquier otro producto y los ojos te quedan bien limpios.
  • Envuelve un cubito de hielo en un paño de algodón o de cualquier otro tejido suave. Nunca pongas el hielo directamente en la piel en la zona del contorno de ojos.
  • Coloca el paño con el cubito en la zona de las ojeras y realiza movimientos circulares y muy suaves en la zona. Hazlo durante 1-2 minutos para que el frío del hielo pueda actuar bien sobre la piel.
  • Pasados esos minutos, enjuaga los ojos con agua tibia y aplica la crema facial que sueles aplicar habitualmente.
  • Si realizas este truco para quitar las ojeras con hielo al menos tres veces en semana, notarás los resultados, ya que es un remedio que actúa relativamente rápido, y sin duda muy fácil de llevar a cabo.

Compruebe también

Así afecta la menopausia a las relaciones sexuales

El 53 por ciento de las mujeres afirma que mantiene menos relaciones sexuales tras la …