En plena era de la digitalización algunos gobiernos «apagan» Internet para controlar la disidencia

Los gobiernos de todo el mundo continúan restringiendo o cerrando el acceso a Internet para reprimir la disidencia interna. Desde hace tiempo, es una forma de censura que fue especialmente devastadora durante la pandemia de coronavirus, según un nuevo informe del grupo de investigación Jigsaw de Google.

Si bien el número total de cierres se redujo el año pasado, la duración total de los mismos aumentó un 49% en 2020, según el informe, que se basa en datos de Access Now. Esta es una organización sin fines de lucro que ha estado estudiando cierres desde 2016.

UN CIERRE QUE OCASIONÓ MILES DE MILLONES DE PÉRDIDAS

Durante la pandemia, los cierres interrumpieron el empleo y la educación de las personas, ya que las restricciones del virus impidieron las reuniones en persona. Pero algunos cierres fueron incluso más costosos.

Se estima que los recientes cierres prolongados en Myanmar después de un golpe militar en febrero le han costado a la economía del país 2.100 millones de dólares. Además, han impedido que la gente se enterara del coronavirus durante meses después de la pandemia. Y en Cachemira , las personas no pudieron descargar aplicaciones de rastreo de contactos debido a los cortes de Internet, según el informe.

“Los profesionales de la salud tienen dificultades para acceder a información crítica”. En países donde Internet está restringido, dice Felicia Anthonio, líder de la campaña anti-cierre de Access Now #KeepItOn. Al menos un hospital en Indonesia se vio obligado a cerrar temporalmente después de que no pudo acceder a sus sistemas de TI durante un aparente cierre, según un informe citado en el estudio de Jigsaw.

CIFRAS ALARMANTES QUE DEBERÍAN SER ERRADICADAS

Los datos de Access Now muestran casi 850 cierres durante la última década, incluidos 768 en los últimos cinco años. “Ahora, rara vez hay un día en el que al menos una parte del mundo no ha sido arrojada a la oscuridad”, según el informe.

Los cierres se están volviendo más devastadores en general, dice Dan Keyserling, director de operaciones de Jigsaw. Debido a que Internet se está volviendo más importante para la vida de más personas, los cierres pueden afectar drásticamente la existencia normal, incluso más allá de la pandemia.

«Creo que, de alguna manera, la pandemia es el ejemplo más extremo de una tendencia más amplia de personas que viven más de sus vidas en línea, de más personas que se conectan», dice Keyserling.

Un informe de junio del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la libertad de reunión pacífica y asociación enfatizó que los cierres pueden ser una violación del derecho internacional de los derechos humanos.

¿ES LA MEDIDA CORRECTA EL CIERRE DE INTERNET?

Los países generalmente cierran o restringen el acceso a Internet durante tiempos de disturbios, agitación política o elecciones, según el informe de Jigsaw. En algunos casos, eso significa bloquear sitios web como Facebook, Twitter y YouTube donde las personas comparten información.

Cuba, por ejemplo, tuvo un cierre significativo de Internet recientemente en medio de protestas allí. Esto solo un par de años después de que el acceso a Internet se generalizara en el país. dice Marianne Díaz Hernández, abogada venezolana y miembro del proyecto anti-cierre #KeepItOn de Access Now.

“Estos son los primeros eventos en los que la gente tiene una conexión regular a Internet”, dice.

Los cierres pueden tomar una variedad de formas, según el informe de Jigsaw. Los gobiernos pueden simplemente hacer que los proveedores de telecomunicaciones apaguen el acceso, pero también pueden reducir las velocidades a niveles inusualmente lentos, lo que puede atribuirse falsamente a problemas técnicos en medio de situaciones ya caóticas.

“No siempre es obvio, especialmente en el tipo de secuelas inmediatas, lo que está sucediendo”, dice Keyserling.

UN BLOQUEO EN DIFERENTES ASPECTOS DE LA WEB

Otras veces, los gobiernos restrictivos pueden intentar simplemente bloquear determinadas direcciones IP o nombres de dominio. Los bloqueos completos pueden ser difíciles de sortear, aunque las redes de malla donde las personas comparten información de forma inalámbrica de un dispositivo a otro pueden ser útiles. En ocasiones, se pueden eludir restricciones más parciales a través de redes privadas virtuales o servidores proxy, según el informe.

Access Now trabaja con las personas afectadas por los cierres para ayudarles a encontrar soluciones mientras están en su lugar. La organización también recopila historias de los afectados, generalmente con posterioridad al hecho, para llamar la atención sobre el fenómeno, explica Díaz Hernández. El objetivo también es esclarecer cómo los gobiernos se están volviendo más sofisticados a la hora de restringir el acceso.

“Nuestra sociedad civil también debe volverse más innovadora en la identificación de estas innovaciones que están utilizando, sacarlas a la luz y responsabilizarlas por tales actos”, señala Marianne Díaz Hernández.

Notiespartano/CaraotaDigital

Compruebe también

Hackers que atacaron al Gobierno de EEUU ahora van por la nube

Un grupo de piratas informáticos rusos que el año pasado llevaron a cabo un ataque …