Postre olvidado! receta de postre para recordar y repetir una y mil veces…

Hace una temporada hablamos de un libro de Nigella Lawson, con unas recetas sencillas pero a la vez muy resultonas, pues de momento todo lo que he puesto en práctica ha sido un éxito. Así que el otro día, pensando en algo fresco y fácil de hacer para después de una comida de celebración, me encontré con este postre olvidado, que con su curioso nombre llamó mi atención. Pero desde luego que no va a ser un postre para olvidar, sino más bien todo lo contrario, creo que se recordará con mucho gusto por parte de n uestros invitados.

La verdad es que más sencillo imposible, en estos días de ajetreo en la cocina me resulta complicado preparar una tarta más elaborada. Así que esta especie de Pavlova, nombre que reciben estos merengues cocidos a baja temperatura, era lo ideal para no tener que estar preparando cremas, bases de bizcocho ni almíbares, que de otra forma creo que incluso pueden resultar pesados después de una copiosa comida.

Ingredientes

Para 12 personas
  • Clara de huevo6
  • Sal2
  • Azúcar y 5 cucharadas más250 g
  • Esencia de vainillaml
  • Nata líquida para montar400 ml
  • Queso crema o mascarpone30 ml
  • Moras200 g
  • Frambuesas200 g
  • Fresa200 g
  • Mermelada de frutos rojos al gusto

Cómo hacer postre olvidado

Dificultad: Media
  • Tiempo total45 m
  • Elaboración45 m
  • Reposo12 h

Precalentar el horno a 250ºC. En el bol de una batidora o con unas varillas montar las claras a punto de nieve con el pellizco de sal hasta que formen picos. Ir añadiendo gradualmente los 250 g de azúcar y la vainilla hasta que las claras formen un merengue denso y brillante.

Engrasar una placa de horno o bandeja como para un brazo de gitano y extender el merengue dejándolo lo más nivelado posible. Mételo en el horno y apaga éste inmediatamente y déjalo dentro toda la noche, sin abrir la puerta ni pensar siquiera en echarle un vistazo. A la mañana siguiente pásalo a una fuente grande.

Paso a paso postre olvidado

Batir la nata con las cinco cucharadas de azúcar y el queso crema hasta que espese. Repartir por encima del merengue. Lavar y secar bien las frutas, echarlas en un bol con las dos cucharadas de mermelada y remover bien para que se impregnen. En el momento de servir, echar las frutas por encima de la nata y cortar en porciones cuadradas individuales.

Con qué acompañar el postre olvidado

Este postre olvidado es muy suave y perfecto para después de una comida abundante. Además cumple el requisito de gustar a los amigos de la fruta así como a los más golosos, pues su toque dulce de merengue da la sensación de morder una nube y contrasta con el ácido de las frutas del bosque añadidas.

Notiespartano/Directoalpaladar

Compruebe también

Ensaladas saludables llenas de sabor

Una de las mayores bondades de la naturaleza se reúne en las ensaladas, alimento irremplazable para llevar una vida …