Paraíso mexicano: Playa Escondida

Playa Escondida es uno de los mejores lugares para visitar una vez en la vida. Una playa casi secreta escondida entre las rocas de las deshabitadas Islas Marietas en Nayarit, México. Cuando lo ves por primera vez en fotos, sabes que quiere ir. Y cuando llegas tienes que pellizcarte y convencerte de que no estás soñando.

Las dos islas Marietas de origen volcánico están ubicadas cerca de Punta de Mita, cerca de Puerto Vallarta y muy cerca de Bucerías y Sayulita. Desde 2016, la gran cantidad de turistas ha causado graves daños al ecosistema, por lo que se ha limitado el acceso a 100 personas por día.

El tiempo en este paraíso está limitado a media hora

El origen de esta playa, también conocida como playa del Amor, está en el colapso kárstico de una cúpula, que creó un cráter en medio de las rocas. Para llegar a Playa Escondida es imprescindible contratar una excursión con un tour operador que suele salir de Punta de Mita. No es un viaje largo ya que está a solo 15 minutos de la costa.

Una vez en la isla, solo los afortunados que paguen la excursión y no cumplan con el cartel de “lleno” podrán nadar en Playa Escondida. Toca lanzarse al agua y nadar hasta la costa, precedidos por un guía. Al llegar a las rocas, hay que seguir nadando por una cueva oscura. Justo al otro lado se encuentra la maravilla de Playa Escondida, un arenal rodeado de un círculo perfecto de rocas abruptas.

El tiempo en este paraíso está limitado a 30 minutos. Después de este tiempo, su guía lo llevará de regreso.

La excursión a Playa Escondida es solo uno de los atractivos de Nayarit en el Pacífico mexicano. Otra opción es visitar la cercana Península de Punta Mita. Lugar de grandes hoteles como el Four Seasons en donde se encuentra un lugar sagrado para los indios huicholes, cuyo nombre más genuino es wixárrikas un campo de golf famoso en el mundo entero, ya que uno de sus hoyos, el 3B, está situado en una isla rocosa, a una distancia prudente de la costa.

Punta Mita está cerca de Sayulita, un pueblo poco común visitado a menudo por por hippies californianos, que han quedado fascinados por las olas ideales para surfear. A lo largo de los años, han desarrollado tiendas hippies chic en las que se alternan objetos de ecos hippies con muestras de la artesanía huichol, en la que la figura de la muerte suele ocupar un lugar central. Muchos de los murales de Suyalita están dedicados a Frida Kahlo y rinden homenaje a La Catrina, el personaje mexicano de la muerte.

El pueblo de San Blas, unos kilómetros más al norte, tiene otra extensa playa donde disfrutar de las olas.

San Blas es un gran lugar para disfrutar de la comida mexicana. donde prepararan un pescado zarandeado delicioso. Además del pescado fresco, el maíz y sus derivados suelen estar en el centro de la dieta, junto con aguacates, mangos, enchiladas, tortitas, empanadas, gorditas, quesadillas y, por supuesto, la salsa picante, un must en México. Para beber, el tequila y el mezcal son, junto con la cerveza, las bebidas estrella.

Notiespartano/ViajesBoletin

Compruebe también

Madrid en diciembre, una experiencia para disfrutar

Visitar Madrid durante diciembre, en vísperas de la Navidad, representa una experiencia muy diferente para …