Ejército español sale del aeropuerto de Kabul a recoger colaboradores de su Gobierno

Madrid.- El Ejército español está saliendo desde ayer fuera del aeropuerto de Kabul a recoger a colaboradores en las cercanías del aeródromo afgano, según ha explicado el JEMAD, el almirante general Teodoro López Calderón, quien ha comparecido ante los medios de comunicación junto con la ministra de Defensa, Margarita Robles, que esta tarde han visitado el Mando de Operaciones Especiales en la base de Retamares.

La ministra ha explicado que la violencia se está intensificando en las inmediaciones del aeropuerto, donde los talibanes la ejercen cada vez con mayor virulencia, tanto con disparos como con palizas o cuchillos, según ha precisado Margarita Robles, reseñó Europa Press.

De hecho, ha señalado que algunas familias que iban camino del aeropuerto han tenido que darse la vuelta por las dificultades que están encontrando en los controles de los talibanes y por la complicada situación en torno al aeródromo. Una situación que cada vez se complica más y que hace difícil que los niños o los ancianos puedan aguantar más de 24 horas esperando en las puertas a ser evacuados. De hecho, ha precisado que están evacuando a niños recién nacidos, como un bebé de 15 días que llegó ayer y otro de dos semanas, que llegará en el próximo vuelo.

Tanto la ministra como el JEMAD ha explicado que gracias al esfuerzo que están realizando se ha podido evacuar ya a más de 1.000 colaboradores afganos de Kabul. Pero el almirante general Teodoro López Calderón ha señalado la dificultad que tienen muchos colaboradores en llegar hasta la capital afgana, ya que proceden de Bagdis y tienen que pasar por Herat hasta llegar a Kabul.

Por eso, ha precisado que muchos de ellos no son capaces de llegar. Ante la pregunta de si el Ejército puede evacuar a estos colaboradores de alguna manera, el JEMAD ha señalado claramente que a los que están fuera de Kabul «no».

En este punto, ha precisado que «en las cercanías del aeropuerto parece que sí que se puede, hasta hace un día no». No obstante, ha señalado que «ahora se puede hacer algo y se está haciendo», pero ha insistido en que «fuera de Kabul, nada».

La ministra ha apostillado que los soldados españoles «están cogiendo físicamente a las personas para que puedan pasar la valla y puedan entrar». «Se identifican en grupos y llaman España, España para que nuestros soldados vayan a recogerlos, son situaciones muy dramáticas», ha explicado Robles.

No obstante, ni el JEMAD ni la titular de Defensa han querido dar detalles de la operación que está en marcha para evacuar a los colaboradores españoles en Afganistán.

Ante las preguntas de los periodistas sobre la operación, el almirante general ha respondido: «Simplemente lo que ya he dicho, sí existe una posibilidad de salir fuera, yo no lo llamaría una operación de operaciones especiales pero no puedo decir mas. Y se va a hacer y se está haciendo. No puedo decir más».

Mientras que la ministra ha señalado que «en las últimas horas hay una opción que está en marcha y que por razones absolutas de seguridad, porque la violencia taliban es muy grande, se está trabajando pero obviamente no podemos decir nada más».

El JEMAD se ha limitado a precisar que hay un equipo de operaciones especiales ya en la capital afgana, que trabaja junto con el equipo de la embajada y del Ministerio de Asuntos Exteriores. Y ha explicado también que España dispone de una base intermedia en Dubai, con destacamento aéreo táctico y con equipo de sanidad, con la misión de sacar a la gente físicamente de Kabul.

La ministra Margarita Robles ha precisado que están siendo días «muy duros y complicados» y que las Fuerzas Armadas están trabajando las 24 horas, por lo que ha querido resaltar el «magnífico trabajo» que realizan en una «situación dificilísima».

De hecho, ha precisado que «a medida que pasan los días las dificultades son mayores» y la sensación de que «esto se puede acabar en el momento en el que los americanos dejen el aeropuerto» está incrementado la presión para poder acceder al aeropuerto.

No obstante, la ministra ha dejado claro que el Ejército español va a estar allí hasta que pueda para sacar al «mayor número posible de gente». «Sacando a los que colaboraron con España y también a mujeres especialmente comprometidas en la lucha con los derechos humanos».

Al ser preguntada por el anuncio que han hecho los talibanes de que no dejarán que nadie más vaya al aeropuerto, Robles ha señalado que van las FAS van a seguir «hasta el final» y ha precisado que van a esperar a ver qué decisión toman los estadounidenses y mientras tanto ha pedido «coraje» a los que esperan en las puertas del aeródromo de Kabul.

Y ha insistido en que los soldados españoles «si pueden, van a hacer que entren», pero ha pedido «ser realistas» porque la situación es muy difícil y la violencia se incrementa cada día. «Estamos haciendo todo lo humanamente posible y desde ese punto de vista vamos a seguir haciendo» todo lo que esté «en nuestras manos», ha recalcado.

«Que tengan coraje, que confíen en el Ejército español, ellos saben mejor que nosotros las dificultades que hay y la violencia que están ejerciendo los talibanes y en ese contexto es en el que tienen que tener la audacia y valentía de permanecer allí», ha recalcado Margarita Robles.

OPERACIÓN MILITAR CON FINES HUMANITARIOS

Lo que sí ha querido subrayar Robles es que la operación que se está llevando a cabo en Kabul tiene un componente «humanitario evidente, tiene una finalidad humanitaria esencial», pero ha querido dejar claro que es «una operación militar». «Eso –ha dicho– tiene que quedar muy claro, una operación militar con fines humanitarios».

«Es una operación militar con una finalidad humanitaria de salvar vidas, pero la operación en todo su desarrollo es militar y es una operación militar que cada día que pasa es más dificil y complicada, porque se acerca el final», ha añadido.

Notiespartano/EU/EuropaPress

Compruebe también

Pandemia refuerza el populismo de derechas en Europa

Pandemia ha aumentado el respaldo de los movimientos populistas de derechas en Europa, según estudio del Foro de la Midem