Una dieta rica en flavonoides reduce el riesgo de deterioro cognitivo

Los flavonoides son compuestos naturales presentes en las plantas que se consideran potentes antioxidantes, y un nuevo estudio realizado por científicos de la Escuela de Salud Pública TH Chan de la Universidad de Harvard ha comprobado que el consumo de alimentos ricos en estas sustancias –como fresas, naranjas, pomelos, pimientos o manzanas– puede tener un efecto protector sobre el cerebro y reducir un 20% el riesgo de deterioro cognitivo.

Estudios previos ya habían mostrado los beneficios de los flavonoides para prevenir el alzheimer y otras demencias, por lo que este trabajo, que se acaba de publicar en Neurology, una revista de la Academia Americana de Neurología, se suma a las evidencias científicas que sustentan esta teoría.

En la investigación participaron 49.493 mujeres con una media de edad de 48 años y 27.842 varones con una media de edad de 51 al inicio del mismo. Durante los 20 años de seguimiento todos ellos completaron diversos cuestionarios en los que informaban sobre la frecuencia con la que comían varios alimentos. La ingesta de diferentes tipos de flavonoides se calculó multiplicando el contenido en flavonoides de cada alimento por la frecuencia de consumo.

Además, los participantes evaluaron sus propias habilidades cognitivas dos veces durante el estudio mediante preguntas como ¿tiene más problemas que de costumbre para recordar acontecimientos recientes o para recordar los elementos de una pequeña lista? Esta evaluación detecta problemas de memoria tempranos cuando la memoria de la gente ha empeorado lo suficiente para que lo noten, pero no necesariamente lo suficiente como para que lo detecte un test de cribado.

Flavonas y antocianinas, más beneficiosas para el cerebro

El grupo de individuos que consumía mayor cantidad de flavonoides tomaba alrededor de 600 miligramos al día, y los que menos cantidad tomaban ingerían unos 150 miligramos diarios. Las fresas, por ejemplo contienen unos 180 mg de flavonoides por cada 100 gramos, mientras que las manzanas contienen unos 113 por la misma cantidad.

Tras ajustar otros factores como la edad y el consumo total de calorías, se comprobó que las personas cuya dieta incluía una mayor cantidad de flavonoides presentaron un menor riesgo de deterioro cognitivo. En concreto, el grupo que consumió más flavonoides tuvo un 20% menos riesgo de reportar deterioro cognitivo en comparación con el grupo de los que tomaron menos flavonoides.

Los investigadores también analizaron las propiedades de distintos flavonoides y comprobaron que las flavonas presentes y algunas especias  y en frutas y vegetales amarillos o naranjas, se asociaron a un 38% de reducción del riesgo de deterioro cognitivo, lo que equivale a tres o cuatro años de rejuvenecimiento. Las antocianinas, que se encuentran en los arándanos, las moras y las cerezas, se asociaron con un 24% de reducción de dicho riesgo.

“Las personas de nuestro estudio que obtuvieron mejores resultados con el tiempo comieron un promedio de al menos media porción por día de alimentos como jugo de naranja, naranjas, pimientos, apio, pomelos, jugo de pomelo, manzanas y peras”, ha señalado Walter Willett, de la Universidad de Harvard en Boston, Massachussets, y uno de los autores del trabajo.

El experto ha añadido que “si bien es posible que otros fitoquimicos actúen aquí, una dieta colorida rica en flavonoides, y específicamente flavonas y antocianinas, parece ser una buena apuesta para promover la salud del cerebro a largo plazo. Y nunca es demasiado tarde para empezar, porque vimos esas relaciones protectoras tanto si las personas consumían los flavonoides en su dieta hace 20 años, como si empezaron a incorporarlos más recientemente”.

Con información de WebConsultas

Compruebe también

AstraZeneca espera que su cóctel de anticuerpos funcione con variante «Omicron»

AstraZeneca dijo el viernes que espera que su cóctel de anticuerpos contra el Covid-19 mantenga …