Un árbol crece en medio del Mar Muerto

El Mar Muerto es un gran atractivo turístico debido a sus peculiares características. Presenta una concentración de sal 10 veces mayor que la del océano, lo que permite flotar en el agua con más facilidad, y subarro negro, rico en minerales, se usa para tratamientos terapéuticos y cosméticos en los centros turísticos de la zona.

Sin embargo, no puede albergar vida vegetal o animal. Por eso resulta tan llamativa la presencia de un árbol seco en una isla de sal cercana a la playa de Ein Bokek, en el lado israelí. Se puede llegar andando y cuenta con una pequeña piscina natural para bañarse, con lo que se ha incrementado el número de visitas gracias a quienes quieren contemplar la curiosa planta.

Si este árbol ‘crece’ en condiciones tan extremas es porque un artista local lo plantó allí para concienciar al mundo sobre la rápida desaparición de la masa de agua más salada del mundo, y el punto más bajo de la Tierra. Y es que hace 100 años, el Mar Muerto tenía una extensión aproximada de 1.000 kilómetros cuadrados, mientras que actualmente solo quedan 650 kilómetros cuadros, según informa National Geographic. Esto se debe, especialmente, al cambio climático y la actuación de los seres humanos, que han construido presas y han extraído de forma masiva sus minerales.

Las peligrosas consecuencias de esta reducción

Un equipo del Centro Alemán de Investigación de Geociencias GFZ, junto con colegas de Hannover, Kiel y Padua, ha demostrado que existe un vínculo directo entre la disminución del nivel freático, la evaporación y el hundimiento de la tierra que explica la reducción de tamaño del Mar Muerto, según ha explicado el centro en un comunicado.

Los investigadores usaron una amplia gama de instrumentos para demostrar que “la tierra sólida se mueve hacia arriba y hacia abajo sincrónicamente con las fluctuaciones en la superficie del agua y el nivel del agua subterránea con un retraso de aproximadamente ocho semanas”. Sin embargo, la tendencia es claramente a la baja.

Estiman que el nivel del agua del Mar Muerto se reduce cerca de un metro cada año, mientras que la tierra se hunde unos 15 centímetros anuales. “Los flujos de lluvia en las montañas circundantes y el río Jordán provocan aumentos a corto plazo en el nivel del lago. Sin embargo, las extracciones de agua de los afluentes para la agricultura, el bombeo de agua salina para extraer potasio y la evaporación en las altas temperaturas hacen que el balance sea permanentemente negativo”.

Para la agricultura, el turismo y la infraestructura en la región, el hundimiento de la tierra y la pérdida de agua son muy amenazantes. Por ejemplo, el agua subterránea fresca que fluye río abajo hace que las sales se disuelvan en el suelo, lo que produce sumideros. Pero también conduce a un hundimiento a gran escala de la superficie terrestre circundante.

Con información de as.com

Compruebe también

Novio casi queda paralítico en su boda luego de que sus amigos lo lanzaran al aire

Un novio rumano sufrió una seria lesión en la columna vertebral en la celebración de …