La tarta tatín es un clásico de la repostería francesa que se puede preparar con diferentes frutas. Acompañado de nata montada, crema fresca o helado es un postre perfecto.