Gobernador no se vista que no va por José Gregorio Rodríguez

Cada día que pasa son más contundentes, claros y explícitos los acontecimientos de la política local que conducen a pronosticar el definitivo fracaso de las primarias promovidas por el gobernador Alfredo Díaz.

La gente les pide a gritos que sean serios y digan la verdad al pueblo de Nueva Esparta. El gobernador Alfredo Díaz y sus más cercanos colaboradores siempre creyeron que podían “despachar fácilmente” el tema de la candidatura opositora a la gobernación y apostaron que nadie se les atravesaría en el camino.

Actuó como el muchacho acomodado de otros tiempos, que cuando salía a jugar beisbol y si no lo colocaban en la posición que solicitara en el campo, ni de cuarto bate, se llevaba los guantes, las pelotas, los bates y hasta el agua, para que no pudiera jugar nadie.

Hasta que se les atravesaba algún otro jugador que aparecía con algunos pertrechos de juego para resolver la situación y comenzar el partido en otras condiciones. A cada quien se le ubicaba en la posición que mejor podía desempeñarse para enfrentar a un rival regularmente muy aventajado y con muchas destrezas en el desempeño del juego.

En buena medida esto fue lo que le pasó al gobernador Alfredo Díaz, creyó que todavía tenía el “juego en sus manos” y que nadie se atrevería a disputarle su candidatura a la reelección. Y en buena medida, algunos de quienes lo acompañaban, tenían la certeza que sería “el gran elector” para disponer de candidaturas a alcaldes, legisladores y concejales.

En el fondo, tal manera de pensar y actuar, esconde la profunda subestimación y hasta el desprecio que sienten por la opinión mayoritaria del pueblo y además, del adversario.

Nunca pensó el gobernador, cuando el 4 de enero de este año “fijó” en su twitter la leyenda: “Aquí seguimos, en este territorio se respira libertad y democracia. Que nadie lo dude. Nueva Esparta es la representación genuina de la lucha por tierra, cielo y mar para lograr victorias. Estamos preparados para defender lo nuestro y lo que nos une”, lo que se le venía encima. Pensaba que la tierra, el cielo y el mar, de Margarita, Coche y Cubagua, eran de su absoluta propiedad y que podía disponer de su destino como mejor le pareciera.

Se equivocó por completo Alfredo Díaz. Desde los primeros días del mes de enero cuando el ex gobernador Morel Rodríguez Ávila, anunció su aspiración de regresar a la gobernación, no ha parado en su empeño y según las encuestas que se conocen, es el líder opositor mejor posicionado para lograr ese objetivo.

El talante de los políticos de envergadura se reconoce por su manera de actuar en las circunstancias más difíciles. El gobernador Díaz, en lugar de invitar a conversar al adversario que le salió al ruedo, que además no se trata de cualquier contrincante, sino uno que ha sido gobernador en repetidas oportunidades, dinamitó los caminos del diálogo y ni siquiera envió a sus aliados a conversar en su nombre, muy por el contrario, comenzó una campaña de desprestigio.

El gobernador decidió “jugar a los locos” e impulsar la línea de las elecciones primarias en la oposición a “hurtadillas”, como tanto lo hizo y tan buenos resultados le rindió en sus dos períodos de alcalde del municipio Mariño, tiempos en los cuales “entre gallos y medianoche”, se resolvían la mayoría de los negocios importantes de Porlamar.

El 7 junio pasado conocimos, por una infidencia en las redes sociales de su flamante secretario general de gobierno y jefe de campaña, que envió un oficio el 06 de febrero al Consejo Nacional Electoral (CNE), solicitando el apoyo técnico y logístico del Poder Electoral, para la celebración en Nueva Esparta de unas elecciones primarias en la oposición.

El 13 de junio nos referimos a este asunto por este mismo espacio: “Todo esto ampliamente explicado en una comunicación de fecha 8 de abril, en la que el secretario general del CNE, informaba al entonces vicepresidente del organismo electoral que el despacho a su cargo había remitido a la Junta Electoral nacional el oficio del gobernador Díaz, para su consideración (…) Contaban con la ‘diligencia’ de un rector del CNE que hasta pocos meses antes había sido dirigente nacional de Avanzada Progresista y de la presunta influencia que sobre este alto funcionario ejercía un prominente integrante del Ejecutivo Regional, directivo de esa organización (…) Todo lo tenían calculado sobre una hipótesis falsa. Que el CNE anunciaría su apoyo. En su acostumbrado ejercicio de piratería política omitieron que la Asamblea Nacional estaba en pleno proceso para la selección de un nuevo CNE y que había que esperar por la designación de los nuevos rectores”.

Así las cosas, decidieron avanzar en esa “línea” y por esos mismos días del mes de junio a través de la autodenominada “Unidad Intergremial de Nueva Esparta”, integrada por los directivos de colegios profesionales cuyos ejercicios están vencidos desde hace unos cuantos lustros, decidieron proclamar una “junta de notables”, para que realice el proceso de primarias de Alfredo Díaz.

Pues bien, a partir de ese momento, decidieron “profundizar” en esa línea política y convocar a los supuestos aliados del gobernador para una rueda de prensa en principio el 6, el 8, el 13 y el 15 de julio, la cual nunca pudieron realizar por ausencia de la mayoría de los convocantes. Hasta que “se dejaron de eso” y en una reunión del cada vez más pequeño cenáculo afecto al gobernador, decidieron jugarse la carta de la recolección de firmas en respaldo a las primarias.

Llega el día “D” y el gobernador y su jefe de campaña convocan para el pasado miércoles 21 de julio el inicio de un proceso de recolección de firmas en respaldo a las primarias, acompañado de la visita a los municipios “más importantes” del candidato a la reelección. Ni siquiera en Mariño pudieron reunir más de 100 personas para esperar a su “líder”. Acto seguido, suspendieron la gira del candidato sin mayor explicación.

Para el jueves 22, tenían prevista la realización de “un gran acto” de entrega de las firmas recolectadas en respaldo a la reelección del gobernador, en la sede del Colegio de Abogados de La Asunción ¡SUSPENDIDO! Como es su estilo, “juegan a los locos” y nadie más habló del tema.

Lo cierto del asunto es que sólo difundieron la “puesta en escena” del acto de inscripción del candidato a la reelección y de su señora esposa, Leynnys Malavé de Díaz, a la alcaldía de Mariño.

A la final, decidieron recoger casa por casa las firmas y me cuentan que la gente se les negaba o simplemente les decían que ellos no iban a firmar nada de eso.

Versión que se corrobora terminando de escribir este artículo, cuando llega a mí mesa de trabajo una copia del acta de la Comisión de Primarias de Alfredo Díaz, con el resultado del proceso de recolección de firmas para la gobernación y para las alcaldías de cada uno de los municipios, donde se evidencia el estruendoso fracaso del proceso (VER CUADRO FIRMAS).

Si con actos en cada uno de los municipios, con la visita del gobernador a algunos de los centros de recolección, y ni siquiera con la búsqueda organizada de firmas casa por casa lograron reunir más de 3 mil firmas, que son las que de verdad recaudaron: ¿Cuál futuro tiene esa causa? ¿Están dispuestos a una auditoría para verificar la legitimidad de las 11 mil firmas que dicen haber recolectado? ¿Son representativas de casi 400 mil electores que tiene el estado Nueva Esparta las 11 mil firmas que dicen haber alcanzado en el comando de Alfredo Díaz?

Sinceramente estoy estupefacto por el proceso de descomposición que se produce en ese sector de la oposición ¿Cómo es posible que a estas alturas del juego, en lugar de discutir la política que van a seguir en lo adelante, se dediquen a “pasarse factura” entre ellos? ¡Vean las firmas que les colocan a los aspirantes a las alcaldías!

¿Cómo explican que el candidato “unánime” en Marcano, el supuesto máximo líder opositor del “Portachuelo Pa’ bajo” registre menos firmas que unos “debutantes” en Díaz y Gómez para citar un ejemplo?

Por si fuera poco, los partidos políticos integrantes del G4 agrupados en una plataforma unitaria regional que involucra a otras organizaciones partidistas, revelaron esta semana su decisión de no ir a primarias y escoger por consenso los nombres de quienes participarán como candidatos a alcaldes con la tarjeta de la “manito de la MUD” en las megaelecciones del 21 de noviembre próximo, y en la lista de los nombres anunciados no aparece ninguno de los aspirantes que van a las primarias del candidato a la reelección.

A la luz de los hechos, luego de un análisis profundo de la situación de la oposición en Nueva Esparta, me atrevo a sugerir al gobernador Alfredo Díaz, ¡NO SE VISTA QUE NO VA!

Notiespartano/JoseGregorioRodríguez

Compruebe también

Votar el #21N obligación de todos por Morel Rodríguez Ávila

Votar el #21N que es un derecho soberano e inalienable, se puede enderezar al país de los malos rumbos cambiar a quien lo hizo mal