Museo ofrece recorrido sensorial para personas con discapacidad visual en Bolivia

El Museo Costumbrista Juan de Vargas de La Paz armó un recorrido sensorial para que las personas con discapacidad visual puedan palpar y sentir algunas réplicas de obras y así acercarles a la historia de Bolivia.

Esta iniciativa de la Alcaldía de La Paz agrupó más de una decena de piezas entre esculturas, vasijas y cuadros con relieve en el patio del museo junto a una explicación en braille.

La idea de realizar esta actividad es abrir los museos a todas las personas y trabajar más en la inclusión para que así tengan la misma oportunidad de disfrutar un espacio como un museo, manifestó a Efe la responsable del museo, Mónica Sejas.

Esta muestra recopiló obras de cuatro museos de La Paz, que van desde canastas tejidas en hoja de palma, piezas de cerámica precolombinas, un cuadro tallado en madera con personajes y animales representativos paceños, un Ekeko, el dios de la abundancia, icono de la festividad de la Alasita en Bolivia, entre otros.

El recorrido también puede ser visitado por personas que no tengan ninguna discapacidad, pero que quieran utilizar unas gafas negras y agudizar sus sentidos.

La experiencia

Las guías especializadas tenían a su cargo hasta dos personas para llevarles por el recorrido y realizar la explicación de cada pieza, acercales a cada obra y también ayudarles con los audífonos para que escuchen los sonidos que contextualizaba la experiencia.

Las manos se volvieron los ojos de los visitantes que con la descripción de la guía y el palpar de la obra se imaginaban la pieza que tenían a su frente.

Algunos al principio se acercaban con un poco de temor de hacer caer la pieza, pero a medida que se avanzaba en el recorrido los visitantes se animaban a preguntar por los colores de la obra como también el material que estaba hecho, al igual que algunos datos históricos.

Es el caso del boliviano Alberto Plata que es ciego desde nacimiento y que con asombro y curiosidad realizó el recorrido, palpó cada obra, escuchó la música y los sonidos como también la explicación de la guía y pidió que le describan el lugar y los materiales de las obras.

«Estamos viviendo como si estuviéramos viendo, yo soy ciego de nacimiento, pero el hecho de que me relaten minuciosamente los detalles de lo que me hacen tocar o me hacen sentir me parece que estuviera viendo todo lo que me muestran», contó Plata.

Cada uno vivió el recorrido a su manera y con especial interés de acuerdo a sus gustos, como la boliviana María del Carmen Vargas quien mostró mayor interés en tocar los cuadros con personajes paceños y que le describan los colores de los mismos.

Notiespartano/2001

Compruebe también

Hombre destruye varios camiones por esta razón

Un operador de una excavadora que trabajaba en una mina de carbón en las proximidades …