Una nueva combinación mejora la terapia del melanoma más mortal

El melanoma metastásico, la principal causa de mortalidad por cáncer de piel en el mundo, puede tener un nuevo tratamiento más eficaz. Se trata de la combinación de la quimioterapia con inhibidores del oncogén BRAF, según un estudio del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), que acaba de publicar la revista Oncogene.

El melanoma metastásico fue la causa más de 900 muertes cada año en nuestro país, según el informe Las Cifras del cáncer en España 2020, elaborado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Sin embargo, gracias los nuevos tratamientos, la supervivencia a cinco años en este tumor está aumentando y varía del 77% en la enfermedad metastásica regional ganglionar a solo el 25% en la enfermedad metastásica a distancia.

La utilidad de bloquear la expresión del oncogén BRAF, para reducir la capacidad de reparación de las células de cáncer de colon y recto después de recibir tratamiento quimioterápico, ya se había sido demostrada por este grupo en estudios previos.

Gracias los nuevos tratamientos, la supervivencia a cinco años en este tumor está aumentando y varía del 77% en la enfermedad metastásica regional ganglionar a solo el 25% en la enfermedad metastásica a distancia

En esta ocasión, en colaboración con investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y el Instituto Catalá de Oncología (ICO),se ha analizado el efecto de la combinación de los dos tipos de tratamiento sobre el melanoma maligno.

Los investigadores han testado los dos tratamientos por separado y de forma conjunta en ratones y en células tumorales in vitro. La combinación de los dos abordajes mostró un efecto superior en todos los ensayos después de una semana de tratamiento. A la vez, sus beneficios se mantuvieron una vez finalizado el tratamiento.

«Hemos demostrado el potencial terapéutico de la combinación de los dos tratamientos en la erradicación de las células cancerosas. Esta estrategia no solo puede prevenir la aparición de resistencias a alguno de los abordajes, sino que ofrece una nueva perspectiva terapéutica para los pacientes con mutaciones que afectan al oncogén BRAF», apunta Lluís Espinosa, investigador del IMIM-Hospital del Mar y del CIBERONC.

El estudio también sugiere que bajas dosis de quimioterapia, evitando su toxicidad, combinadas con el tratamiento habitual con inhibidores de BRAF, pueden tener un gran efecto sobre la progresión del melanoma metastásico.

Además, por el hecho que el tratamiento combinado elimina las células tumorales en lugar de parar su crecimiento, también se evitarían tratamientos largos y la posible aparición de resistencias.

Por otra parte, los investigadores creen que este abordaje podría ser aplicado a otros tipos de cáncer, incluyendo algunos subtipos raros de melanoma que actualmente no tienen tratamiento porque no presentan mutaciones en el oncogén BRAF.

Al combinar a bajas dosis de quimioterapia, de muy baja toxicidad, con inhibidores de BRAF, dañamos, por una parte, el ADN de la célula con la quimioterapia, y por otra impedimos a la célula repararse gracias a los inhibidores de BRAF

Los autores del estudio consideran que esta posibilidad es de fácil evaluación, al existir ya los tratamientos, que están siendo utilizados de forma habitual en el tratamiento de diversos tipos de tumores.

En este caso «el mecanismo es simple, al combinar a bajas dosis de quimioterapia, de muy baja toxicidad, con inhibidores de BRAF, dañamos, por una parte, el ADN de la célula con la quimioterapia, y por otra impedimos a la célula repararse gracias a los inhibidores de BRAF. Esto no solo potenciaría el efecto de cada uno de los tratamientos, sino que también podría hacer este efecto irreversible», explica Fernando Gallardo, autor del trabajo.

Lo cierto es que los os nuevos tratamientos han hecho posible el aumento de la supervivencia de esta patología. Actualmente están disponibles en España el vemurafenib, dabrafenib y encorafenib, todos inhibidores de BRAF, que se emplean en combinación para el tratamiento del melanoma metastásico.

Uno de los principales problemas para el tratamiento con inhibidores de BRAF, el tratamiento de referencia en esta enfermedad, es que las células cancerosas vuelven a proliferar al adquirir resistencia a este abordaje, ya que el inhibidor solo las para, no las elimina. La posibilidad de utilizar esta combinación con quimioterapia podría eliminar el problema de algunas resistencias y de la recaída a la enfermedad.

Con información ABC.ES

Compruebe también

Tónico de té verde para combatir el acné y las arrugas

Existen diversos tratamientos naturales para aliviar los brotes del acné, pero hay uno que es sencillo de realizar …