La carne vegetal no es equivalente a la carne animal

Son muchos los esfuerzos e innovaciones que se están llevando a cabo por parte de la industria alimentaria para ofrecer alternativas a la carne animal, sobre todo enfocadas a las personas que siguen una dieta vegetariana o vegana. Esto ha hecho que ya se venda en supermercados lo que se conoce como carne vegetal,  que emula en aspecto, sabor y textura a la procedente de animales, pero que está formulada con ingredientes a base de plantas.

Sin embargo, un estudio llevado a cabo por miembros de la universidad de Duke (EEUU)  ha revelado que, aunque ambos alimentos se puedan parecer mucho, pues los fabricantes han hecho mejoras para simular la sangre –con extractos de remolacha roja, bayas o zanahoria–, los niveles de proteínas –con proteínas vegetales aisladas de soja  o guisantes– o la textura –fibras no digeribles como metilcelulosa–, nutricionalmente hablando tienen grandes diferencias.

El estudio, que se ha publicado en la revista Scientifics Reports, ha utilizado la metabolómica para analizar los metabolitos de ambos tipos de carnes, que son componentes básicos de la bioquímica del cuerpo, que son cruciales para la conversión de la energía, la construcción de estructuras y su destrucción, señalización entre las células y otras funciones.

171 de los 190 metabolitos en la carne vegetal eran diferentes

Y es que, aunque la carne animal y la vegetal puedan parecer iguales, en los 13 elementos que aparecen en las etiquetas nutricionales, como grasas, vitaminas  y proteínas, una vez que se hizo un análisis más exhaustivo se encontró que 171 de los 190 metabolitos medidos eran diferentes entre la carne de res y el sustituto de carne creado a base de vegetales.

Concretamente, se encontró que la carne animal tenía 22 metabolitos que la vegetal no contenía, y la alternativa vegetariana presentaba 31 metabolitos que la carne real no poseía. Las mayores distinciones ocurrieron en aminoácidos, dipéptidos, vitaminas, fenoles y tipos de ácidos grasos saturados e insaturados que se encuentran en estos productos.

Se encontraron algunos metabolitos que son importantes para la salud humana, ya sea exclusivamente o en mayores cantidades en la carne animal, como es el caso de la espermina, creatina, anserina, cisteamina, glucosamina, escualeno y el ácido graso omega-3 DHA.

“Estos nutrientes son importantes para nuestro cerebro y otros órganos, incluidos nuestros músculos. Pero algunas personas con dietas veganas (sin productos animales) pueden llevar una vida sana, eso es muy claro”, explica Stephan van Vliet, autor del estudio. Además, la alternativa de la carne a base de plantas presentaba varios metabolitos beneficiosos que no están en la carne de res, como los fitoesteroles y los fenoles.

Con información de WebConsultas

Compruebe también

Alemania impondrá la vacuna obligatoria para intentar frenar la pandemia

Alemania ampliará las restricciones a los no inmunizados e impondrá la vacunación obligatoria, un instrumento …