RESUMEN-El gasto de los consumidores de EEUU hace una pausa y la inflación sube

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 25 jun (Reuters) – El gasto de los consumidores estadounidenses se detuvo en mayo, ya que la escasez pesó sobre las compras de vehículos, pero la exigua oferta y el aumento de la demanda por servicios ayudaron a que los precios subieran y la principal medida de inflación para la Fed anotó su mayor alza anual desde 1992.

El Departamento de Comercio dijo el viernes que la lectura sin cambios del gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, siguió a un aumento revisado al alza del 0,9% en abril. Antes, se había informado de que el gasto de los consumidores había aumentado un 0,5% en abril.

Los economistas encuestados por Reuters habían previsto que el gasto de los consumidores subiera un 0,4% en mayo.

Los vehículos de motor y algunos electrodomésticos escasean debido a los problemas de abastecimiento derivados de la pandemia del COVID-19.

El gasto está empezando a desplazarse de nuevo hacia los servicios, que representan dos tercios del consumo, lo que pesa sobre los bienes.

Al menos 150 millones de estadounidenses están totalmente vacunados contra el coronavirus, lo que permite que la economía comience a reabrir y que la gente pueda viajar, salir a cenar y realizar otras actividades que estaban restringidas durante la pandemia.

«La demanda de servicios suntuarios se está recuperando rápidamente a medida que se reducen las restricciones por la pandemia, pero esto se contrarresta por una ralentización de las ventas reales al por menor», dijo James Sweeney, economista jefe de Credit Suisse en Nueva York.

«De cara al futuro, esperamos que el crecimiento general del gasto de los consumidores siga siendo fuerte a medida que el sector de los servicios siga normalizándose», añadió.

SERVICIOS DE MODA

El mes pasado, el gasto en servicios aumentó en 74.300 millones de dólares, liderado por el ocio, los restaurantes y los hoteles, así como la vivienda y los servicios públicos. El gasto en bienes disminuyó en 71.500 millones de dólares.

El índice de precios de los gastos de consumo personal (PCE), excluyendo los componentes volátiles de los alimentos y la energía, aumentó un 0,5% tras avanzar un 0,7% en abril. En los 12 meses a mayo, el llamado índice de precios PCE básico se disparó a un 3,4%, la mayor subida desde abril de 1992.

En abril, el índice de precios PCE básico era de un 3,1% en términos interanuales. El índice de precios PCE básico es la medida de inflación preferida por la Reserva Federal para su objetivo flexible del 2%.

La inflación interanual también se está acelerando a medida que las débiles lecturas de la pasada primavera desaparecen del cálculo. Aunque los denominados efectos de base alcanzaron probablemente su punto máximo en mayo, la inflación se mantendrá probablemente elevada a corto plazo debido a las limitaciones de oferta y la escasez de trabajadores.

«Aunque los efectos de base positivos disminuirán en el segundo semestre del año, se espera que la inflación mes a mes siga siendo alta, dado que es poco probable que la demanda se relaje en la medida que la economía siga reabriéndose y que las cadenas de suministro sigan bajo presión», dijo Sam Bullard, economista senior de Wells Fargo.

(Reporte de Lucia Mutikani. Editado en español por Javier López de Lérida)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH5O0XX-BASEIMAGE

Compruebe también

FOREX-El dólar arranca la semana con fuerza y se centra en los datos de empleo

Por Hideyuki Sano TOKIO, 28 jun (Reuters) – El dólar se mantenía firme el lunes, …