UEFA rechaza iluminación arcoíris del estadio de Múnich en partido de Alemania

La UEFA rechazó la solicitud del alcalde de Múnich, Dieter Reiter, en nombre del ayuntamiento de la ciudad, de iluminar el estadio Allianz Arena con los colores del arcoíris en el partido de la tercera jornada de la fase de grupos entre Alemania y Hungría.

El máximo organismo europeo recibió el lunes una carta del primer edil en el que este exponía que la petición «está motivada por una decisión política que fue tomada por el Parlamento húngaro», que aprobó una polémica normativa que prohíbe, entre otros, hablar sobre homosexualidad en los programas escolares y que fue calificada de homófoba por la oposición progresista y por ONG internacionales.

«La UEFA entiende que la intención es también enviar un mensaje para promover la diversidad y la inclusión», señala en un comunicado, en el que precisa que es una causa que «ha estado apoyando durante muchos años habiendo unido fuerzas con los clubes europeos, las selecciones nacionales y sus jugadores, lanzando campañas y un gran número de actividades en toda Europa para promover la ética de que el fútbol debe estar abierto a todo el mundo. Y, en consecuencia, la UEFA propuso fechas alternativas para la iluminación que se alinean mejor con los eventos existentes», explica el organismo futbolístico continental.

Insiste en que «está decidida a desempeñar su papel en el cambio positivo y cree que la discriminación solo puede combatirse en estrecha colaboración con los demás. Como organismo rector del fútbol europeo, la UEFA reconoce que tiene la obligación de unir y coordinar los esfuerzos de los aficionados y las instituciones de toda Europa, porque es responsabilidad de todos eliminar la discriminación del fútbol».

Igualdad

En la preparación de la Eurocopa, lanzó una campaña llamada Sign for an Equal Game «que anima a los aficionados, jugadores, clubes, federaciones nacionales y otras partes implicadas en el fútbol a unirse a la lucha contra la discriminación», según establece la organización.

«Sign for an Equal Game es la última entrega de la campaña Equal Game, que se ha llevado a cabo durante las últimas cuatro temporadas y que tiene como objetivo crear un impacto social positivo bajo el valor principal de la UEFA, el respeto. Su principal objetivo es concienciar a la gente de que el fútbol es para todos, sin importar quiénes son, de dónde vienen y cómo juegan».

«El racismo, la homofobia, el sexismo y todas las formas de discriminación son una mancha en nuestras sociedades, y representan uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el fútbol hoy en día. Los comportamientos discriminatorios han empañado los partidos y, fuera de los estadios, el discurso en torno al deporte que amamos», justifica.

Pero la UEFA recuerda que «a través de sus estatutos, es una organización política y religiosamente neutral. Dado el contexto político de esta solicitud específica, un mensaje dirigido a una decisión tomada por el Parlamento nacional húngaro, debe rechazar esta solicitud».

Sin embargo, en vista de la prohibición de la UEFA de iluminar la Allianz Arena con los colores del arcoíris otros estadios alemanes, en Fráncfort, en Colonia, piensan hacerlo, informaron representantes del FC Colonia y del Eintracht.

Notiespartano/ElNacional

Compruebe también

West Ham le complica al Chelsea su liderato en la Premier League

Por primera vez en toda la temporada y por segunda ocasión en la era de …