Los hombres recién convertidos en padres pierden el deseo sexual

Ser padre es uno de los momentos más importantes de la vida. Sin embargo, después de la llegada del bebé ocurren transformaciones radicales. Con frecuencia pueden experimentar cambios en el deseo sexual  hacia las madres de sus hijos recién nacidos, estos pueden aumentar o disminuir en función de factores independientes de los cambios físicos provocados por el parto.

Las más evidentes: la falta de tiempo y los cambios en los hábitos de sueño. Pero pocos hablan de un temor de las parejas: el desplome de su vida sexual. Estudios demuestran que, en efecto, la llegada de los hijos tiene mucho que ver con el deterioro de la intimidad.

De acuerdo a la revista Journal of Sexual Medicine “la fatiga y el estrés provocados por la paternidad reciente pueden causar  una pérdida del deseo sexual.  Además, la pareja puede sentir un mayor deseo basado en la necesidad de intimidad o en la percepción de que el nuevo bebé limita la cantidad de tiempo disponible para las relaciones sexuales”.

«Al igual que las madres, los papás experimentan máximos y mínimos en el deseo sexual luego del parto», comentó la autora líder Sari van Anders, profesora de psicología y estudios de la mujer de la Universidad de Michigan.

El deseo sexual alto en el padre durante este periodo es impactado no sólo por el interés sexual, sino también por el sentimiento de intimidad. Mientras el deseo sexual bajo se debe  a la fatiga y el estrés; y no por la falta de interés de la pareja o el estatus de lactancia, como se supone generalmente.

Pero no todo está perdido. Según los expertos es posible volver a encender la llama de la pasión. La clave está en la comunicación, la iniciativa y, sobre todo, en no dejar pasar demasiado tiempo. También hay que entender que estos eventos hacen que la vida sexual fluya o disminuya. 

Estos son algunos consejos para recuperar la intimidad

1. Empiece desde cero

Muchos se preguntan ¿cuándo tener sexo después de la llegada del bebé?. 

Según los médicos, esto es posible después de que haya parado el sangrado vaginal o los puntos de una cesárea estén curados. Según los especialistas, esto toma entre cuatro a seis semanas. Pero lo recomendable es no retomarlo hasta después de dos meses, cuando “haya certeza de que los métodos de planificación funcionen”. 

A esto hay que sumarle otros factores que pueden incidir en el retraso del momento. De acuerdo a los expertos, la lactancia y el aumento de la  hormona progesterona disminuyen la líbido de las mujeres. Por eso es normal que ellas no quieran tener sexo durante algunos meses.

Pero no solo las mujeres experimentan cambios. Según una investigación  de  la Universidad de Notre Dame, los hombres también experimentan una caída de testosterona de alrededor del 30 por ciento. Los expertos recomiendan decidir juntos cuándo reanudar la intimidad y empezar por pequeños pasos: frases románticas, abrazos y besos. “Cada pareja es un mundo. Dependiendo de si son padres primerizos habrá dolor u otros problemas emocionales. Por eso cada pareja debe retomar el sexo a su ritmo”, concluye Brenda Rocha, médico en sexólogo.

2. No normalice la falta de sexo

Los expertos coinciden en que se debe ser comprensivos por un tiempo con la ausencia de sexo. Pero esta no puede prolongarse ilimitadamente. 

Las parejas pueden regresar a la normalidad de la vida sexual, sin embargo, pueden mejorarla. “De alguna manera nos han enseñado que debe ser así, que es normal. Pero esto es grave porque la sexualidad en una pareja es importantísima. Tocar al otro es algo esencial para conectar o unir”, explica. Cuando esto no pasa, las parejas pueden empezar a llevar vidas paralelas, separadas, y, en algún momento, descubrir que no tienen nada en común. En suma, aunque la paciencia es un buen detalle con la pareja, dejar pasar demasiado tiempo casi garantiza el fracaso de la relación en el futuro.

3. Dedicarse tiempo

Para muchos, planear el momento del sexo puede quitarle la diversión, pero llega un punto en el que es realmente necesario. De acuerdo a un estudio solo el 2 por ciento de las parejas tienen relaciones de manera espontánea después de tener un hijo. La mayoría recurre a estrategias como esperar hasta que los pequeños estén dormidos (64 por ciento), ducharse juntos (42 por ciento), usar tecnología para distraer a los niños (39 por ciento), llevarlos a la casa de un pariente (37 por ciento) o esperar a que se vayan al colegio (33 por ciento).

Para que el sexo no tenga que reducirse solo a estos espacios, los expertos recomiendan empezar a desarrollar buenos hábitos sexuales como una cena romántica o mandar un mensaje sugerente de texto a la pareja o establecer un día mínimo a la semana para ello. Aunque al principio pueda parecer aburrido, tener sexo puede llevar a más. Así, poco a poco los dos notan que los encuentros aumentan, incluso sin planearlos.

4. Piense en usted

Tomarse el tiempo para nutrir sus necesidades físicas y emocionales individuales también puede mejorar su relación. Ir al gimnasio, practicar meditación, algún deporte  o hablar con la pareja sobre cómo disminuir la carga mental son técnicas que le ayudarán..

5. Considere la terapia

Expertos aseguran que asistir a terapia ayuda a las parejas con bajo deseo sexual. consulte con un especialista si está en una situación difícil de pareja.

Notiespartano

Compruebe también

10 sorprendentes beneficios que tiene el sexo para tu salud

El sexo, más allá del placer físico que proporciona, puede aportarnos interesantes beneficios, algunos poco conocidos. …