Biden advierte a Reino Unido no poner en peligro la paz en Irlanda del Norte

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la primera dama, Jill Biden, desembarcan del Air Force One a su llegada al aeropuerto de Cornualles, cerca de Newquay, Cornualles, Reino Unido, el 9 de junio de 2021. REUTERS/Phil Noble

CARBIS BAY, Inglaterra, 10 jun (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, trae un recado importante sobre el Brexit a su primera reunión con el primer ministro británico, Boris Johnson: evitar que una disputa con la Unión Europea ponga en peligro la delicada paz en Irlanda del Norte.

En su primer viaje al extranjero desde que asumió el cargo en enero, Biden se reúne con Johnson el jueves en la localidad costera inglesa de Carbis Bay, antes de la cumbre del G7 del viernes al domingo, del encuentro de la OTAN del lunes, de la cumbre entre Estados Unidos y la UE del martes y de una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin en Ginebra al día siguiente.

Biden tratará de utilizar el viaje para forjar sus credenciales multilaterales tras la tumultuosa presidencia de Donald Trump, que dejó a muchos aliados de Estados Unidos en Europa y Asia desconcertados y en algunos casos distanciados o enemistados.

Biden, sin embargo, trae un mensaje incómodo para Johnson, uno de los líderes de la campaña del Brexit de 2016: Impedir que las acaloradas disputas por el divorcio con la UE socaven un acuerdo de paz de 1998 con la mediación de Estados Unidos, conocido como el acuerdo de Viernes Santo, que puso fin a tres décadas de derramamiento de sangre en Irlanda del Norte.

«El presidente Biden ha sido muy claro sobre su firme creencia en el acuerdo de Viernes Santo como base para la coexistencia pacífica en Irlanda del Norte», dijo el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Jake Sullivan a los periodistas a bordo del Air Force Uno.

«Cualquier paso que lo ponga en peligro o lo socave no será bienvenido por Estados Unidos», dijo Sullivan, que no quiso calificar las acciones de Johnson como un peligro para la paz.

La salida de Reino Unido de la Unión Europea tensó la paz en Irlanda del Norte hasta el punto de ruptura porque el bloque de los 27 quiere proteger sus mercados, pero la frontera en el mar de Irlanda separa el territorio británico del resto del Reino Unido. Irlanda del Norte comparte frontera con Irlanda, miembro de la UE.

Tal es la preocupación de Biden por Irlanda del Norte que Yael Lempert, la principal diplomática estadounidense en Reino Unido, mandó a Londres una «demarche» -una reprimenda diplomática formal- por «inflamar» las tensiones, según informó el periódico Times

Biden también hablará el jueves sobre la donación de dosis adicionales de vacunas de COVID-19 a los países pobres.

PROBLEMAS

El acuerdo de paz de 1998 puso fin en gran medida a los «Problemas», tres décadas de conflicto – entre los militantes nacionalistas católicos irlandeses y los paramilitares «lealistas» probritánicos – que dejaron 3.600 muertes.

Biden, que está orgulloso de su herencia irlandesa, hará una declaración de principios sobre la importancia de ese acuerdo de paz, según Sullivan.

«No va a lanzar amenazas ni ultimátums, simplemente va a transmitir su profunda convicción de que tenemos que respaldar y proteger este protocolo», dijo Sullivan

Aunque Reino Unido abandonó formalmente la UE en 2020, las dos partes siguen intercambiando amenazas sobre el acuerdo del Brexit después de que Londres retrasara unilateralmente la aplicación de las cláusulas norirlandesas del acuerdo.

La UE y Reino Unido trataron de resolver el rompecabezas de la frontera con el Protocolo de Irlanda del Norte (incluido en el acuerdo del Brexit), que mantiene a la provincia tanto en el territorio aduanero del Reino Unido como en el mercado único de la UE .

Los unionistas probritánicos dicen que el acuerdo del Brexit que firmó Johnson contraviene el acuerdo de paz de 1998 y Londres ha dicho que el protocolo es insostenible en su forma actual después de que se interrumpieron los suministros de bienes cotidianos a Irlanda del Norte.

Reino Unido, sede de un gran complejo industrial de Airbus, y la Unión Europea esperan resolver una disputa de casi 17 años con Estados Unidos sobre las subvenciones a los aviones de Boeing y Airbus.

Representantes estadounidenses, británicos y de la UE han expresado su optimismo de que se pueda alcanzar un acuerdo antes del 11 de julio, fecha en la que volverán a entrar en vigor los aranceles actualmente suspendidos para todas las partes.

Una fuente cercana a las negociaciones dijo que las discusiones estaban progresando bien, pero que era poco probable que se llegara a un acuerdo antes de la cumbre entre Estados Unidos y la UE de la próxima semana.

Notiespartano/Reuters

Compruebe también

Ratifican credenciales del embajador de Maduro ante la ONU

Ratifican credenciales de diplomáticos designados por Nicolás Maduro por una resolución aprobada por la Asamblea General de la ONU