Viraje al vacío del gobernador por José Gregorio Rodríguez

Una mala semana la que concluye para el gobernador Alfredo Díaz. El PSUV le “quitó” la política de las primarias y el Consejo Legislativo le rechazó un traslado de partida presupuestaria con el que pretendía seguir inyectando recursos para el proselitismo político. Veamos.

Me encuentro entre quienes piensan que los oficios no deben compararse, sin embargo, hay ocasiones en las que, en beneficio de una suficiente explicación, toca recurrir a este recurso.

En el béisbol, deporte del cual me declaro fanático irreductible, a pesar de las más de tres décadas que los Tiburones de La Guaira no ganan un campeonato en Venezuela, existen situaciones en las que, para avanzar a una fase superior de la competencia, dependemos de los resultados que se produzcan en los juegos entre otros equipos.

Cuando los dirigentes se quedan sin política sucede algo similar. Para alcanzar alguna posición a la que aspiran, dependen en buena medida, de desarrollos que no pueden gobernar, porque perdieron la iniciativa.

En Nueva Esparta, ese parece ser el caso del gobernador Alfredo Díaz. Casi cuatro años de mal gobierno y de pésima conducción política del sector opositor, lo dejaron en una situación muy precaria para aspirar a la reelección.

Le apostó lo que le quedaba a una consulta electoral en la oposición insular y nunca llegó a explicar cómo “se comía eso”. Entre marchas y contramarchas, declaraciones de prensa cada vez más “subidas de tono”, sin nunca conversar directamente con el interlocutor con el que quería “contarse”, continuó avanzando instalando comandos municipales “pro-primarias”, en actos realizados con los mismos activistas de su “causa”, transportados en unidades del transporte público, la mayoría de ellos de la nómina regional, otros “contratados” como extras para la ocasión y uno que otro militante de los que todavía quedan de la nomenclatura político partidista que aún lo acompaña.

Llegó incluso a procurar el respaldo como garantes de sus primarias, por parte de un grupo de gremios profesionales, cuyas directivas no son renovadas desde hace más de tres lustros, cuyos afiliados cada día que pasa solicitan con mayor fuerza la renovación de sus juntas directivas.

Hasta una encuesta de maletín ordenó publicar exhibiendo el presunto respaldo de la gente, a la participación como “jueces electorales” de directivos gremiales en situación similar a la de los ex diputados a la Asamblea Nacional del período 2016-2021, quienes se autoproclamaron como “diputados eternos”.

Hasta ese momento el PSUV y sus aliados del Polo Patriótico, no habían anunciado públicamente el método con el cual seleccionarían sus candidatos, no sólo a las gobernaciones, sino también a las alcaldías, los Consejos Legislativos y los Concejos Municipales.

Habían constituido una Comisión Electoral Nacional presidida por el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello Rondón, la cual el fin de semana anterior ensayó con una consulta a las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCH), estructura fundamental de la maquinaria organizativa de esa organización.

El martes 1 de junio “llegó el presidente y mandó parar”. Convocó unas elecciones primarias a realizarse el 8 de agosto, precedida por una consulta a las UBCH que se realizará el próximo 27 de junio y no conforme con eso, anunció que el universo electoral quedó ampliado a todos los integrantes del Registro Electoral del CNE. Más democracia imposible.

La vida real dejó sin política en el caso de Nueva Esparta al gobernador, y sus cacareadas y nunca bien explicadas elecciones primarias quedaron en él aire. Por cierto, en el camino se habían bajado de ese autobús unos cuantos dirigentes con aspiraciones de ser alcaldes, legisladores y concejales, abogando por el consenso y las encuestas como mecanismo para resolver candidaturas.

Pero el hombre más terco que un “equus-asinus”, en lugar de analizar la situación para definir cómo actuar, se lanzó por la calle del medio proclamando por las redes sociales que: “Siempre he dado la cara contra el régimen. Seré el último dictador de la dictadura y el primero de la democracia”, exhibiendo su rostro con unos partidarios portando un cartel con un dibujo del presidente Nicolás Maduro, calificándolo de ilegítimo.

Realizó un giro de 180 grados, como suele ser su costumbre, y se colocó del lado de la oposición más radical, la misma que ha impulsado las sanciones que han generado tanto sufrimiento al pueblo venezolano, en un gesto desesperado suponemos buscando el apoyo de Juan Guaidó, quien, dicho sea de paso, no le prestó la menor atención a los emisarios que le envió Alfredo Díaz.

En pocas palabras, aplicó la máxima expresada magistralmente en la frase del genio del humor Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”.

Además, la situación de precariedad política en la que se encuentra el personaje, parece agravarse por la tibia acogida que su candidata ha recibido por los lados del municipio Mariño, donde, dicho sea de paso, abundan los aspirantes opositores al cargo.

Por si fuera poco, también esta semana los diputados al Consejo Legislativo del estado Bolivariano Nueva Esparta (Clebne), rechazaron un traslado de partida presupuestaria, en el que solicitó autorización para decretar un Crédito Adicional, por “Trece Mil Setecientos Diez Millones Seiscientos Un Mil Cuatrocientos Veintitrés Bolívares con cero céntimos (Bs.13.710.601.423,oo)”, supuestamente para la adquisición de insumos de bioseguridad para ser donadas a personas en las instituciones de salud, sin precisar quiénes serían los beneficiarios.

Según los entendidos, estos recursos serían utilizados fundamentalmente en la campaña electoral anticipada en Porlamar.

Se me vienen a la memoria unas declaraciones recientes del director de Administración de la Finanzas Públicas, en las cuales, al referirse al rechazo la Memoria y Cuenta del gobernador en el Clebne afirmó: “El Consejo Legislativo carece de competencia legal para aprobar o improbar el informe anual sobre la gestión del Gobernador, así como para reprobar la memoria y cuenta de los directores y presidentes de los institutos públicos adscritos al ejecutivo regional. Su facultad se limita a recibir el informe y evaluarlo para tener el conocimiento sobre la gestión del año inmediato anterior, y a partir de allí, desarrollar su actividad parlamentaria”.

No sería de extrañar que en correspondencia con esta supina interpretación de la ley que pregona este alto funcionario, en la gobernación hagan caso omiso de la decisión del Poder Legislativo y ejecuten el traslado de partida para utilizarlo en la adelantada campaña electoral.

A estas alturas del juego no me extraña nada, mucho menos después de observar este viraje al vacío del gobernador Alfredo Díaz.

JoséGregorioRodríguez/Jotaerre577@gmail.com

Compruebe también

Demagogia en la frontera por César Pérez Vivas

Demagogia en la frontera que la llevo a tierra arrasada bajo el control de bandas crimínales, que imponen su ley