A una hora de Shanghái, pobladores están solo un poco más abiertos a tener tres hijos

Por Josh Horwitz

FENGXIAN, China, 3 jun (Reuters) – Muchos habitantes de las ciudades chinas reaccionaron con sorna cuando el gobierno anunció planes esta semana para permitir que las parejas tengan tres hijos en lugar de dos, en un intento por evitar los efectos del envejecimiento de la población.

Una avalancha de comentarios en las redes sociales señaló el alto costo de ser propietario de un departamento, las caras cuotas escolares y las largas horas de trabajo que hacen que sea tan difícil criar a un hijo, no se diga tres.

En el distrito rural de Fengxian, a unos 50 kilómetros del centro del polo comercial de Shanghái, la gente también duda sobre si tener más niños, incluso los que ya tienen más de uno, algo que sigue siendo una práctica poco común en China.

Sun Yan, peluquera de 25 años de la aldea de Gangguan, que tiene dos hijos, dijo que un tercero está descartado. «Definitivamente estamos bajo estrés económico, no es fácil criar dos hijos», dijo, aunque agregó que podría reconsiderarlo si la educación obligatoria fuera gratuita.

Zhai Ping, una granjera de 37 años de la cercana aldea de Liancun, declaró que no tendría un tercer hijo aunque el gobierno le ofreciera un millón de yuanes (157.000 dólares). No obstante, indicó que podría reconsiderarlo cuando su segundo hijo sea mayor.

Liu Yonggang, de 44 años y padre de tres hijos, se mostró más pesimista que sus vecinos. «Si yo fuera joven ahora, no estaría feliz de tener tantos hijos. Primero, es estresante, segundo, la presión económica es muy grande».

La política de tres hijos anunciada el lunes se enmarca dentro de las medidas con las que Pekín busca frenar el impacto de una sociedad que envejece en la nación más poblada del mundo, con 1.400 millones de personas en 2020, según el censo más reciente del gobierno.

Con sólo 1,3 hijos por mujer en ese año, la tasa de fertilidad de China está a la par con sociedades envejecidas como Japón e Italia, y muy por debajo de los 2,1 necesarios para alcanzar el nivel de reemplazo.

Pekín reformó en 2016 su política de un solo hijo, con décadas de antigüedad, para permitir que las parejas tuvieran dos, pero el cambio no ha servido de mucho para estimular nuevos nacimientos.

Después del cambio de esta semana, la agencia estatal de noticias Xinhua publicó un sondeo que mostraba que 29.000 de los 31.000 encuestados habían dicho que «nunca pensarían» en tener un tercer hijo. La encuesta fue retirada.

(1 dólar = 6,3873 yuanes)

(Reporte de Josh Horwitz y Xihao Jiang; editado en español por Janisse Huambachano)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH520LM-BASEIMAGE

Compruebe también

Ómicron nueva variante de Covid-19 crea alarma mundial

Ómicron la nueva variante del SARS-CoV-2 fue calificada por la OMS como altamente peligrosa por su alto nivel de contagio