Algas, los vegetales comestibles del mar

La historia de las algas usadas como alimento se remonta a más de 4.000 años en China, 1.200 en Japón y 1.000 en México. Desde principios de los años ochenta en Europa, ha ido creciendo el interés por las algas comestibles. Tanto es así que ciertos bancos de algas, sin ir más lejos, en Galicia o la Bretaña francesa, han empezado a explotarse para estos fines.

Las algas se recogen cuando hay marea baja por los algocultores, que las clasifican, lavan y, a continuación, deshidratan, conservan en vinagre, congelan, o envasan al vacío, para ser integradas después en diversas presentaciones. Este alimento es muy valioso nutritivamente, gozan de un nivel notable de glácidos y celulosa, que les otorga una excelente función digestiva e intestinal.

El buen índice de lípidos insaturados permite a su vez contribuir al equilibrio de ácidos grasos en nuestro organismo suponiendo un alimento de inmejorables prestaciones antiescleríticas y cardiosaludables. El elevado régimen de aminoácidos y vitaminas, como la B12, única en un vegetal, suple las pocas deficiencias que normalmente puede tener la alimentación vegetariana. En algunos casos su índice de proteínas es equiparable al de los cereales, los huevos y hasta la carne de vacuno.

La inmensa gama de variedades de algas comestibles y la versatilidad que supone cada una de éstas en lo que respecta a sabor, textura y aroma, llaman la atención de cada vez más profesionales, susceptibles a la nuevas tendencias en alimentación funcional, y al prestigio que merecen estos productos en la cocina japonesa.

Nori

De hojas finas, aromática y de sabor suave. El alga nori contiene grandes cantidades de vitamina A, C y B1 y es muy rica en proteínas. Contribuye, también, a reducir el nivel de colesterol.

Cómo prepararla: Tueste un par de minutos y desmenuce sobre su plato preferido. También puedes tomarla cruda o al vapor.

Kombu

Es un alga con láminas gruesas y alargadas, de sabor fuerte y dulce. Su dulzor proviene del ácido glutámico y de la fructosa y el manitol, dos azúcares simples, que no aumentan el nivel de azúcar en la sangre. Por este motivo, este tipo de alga sí es recomendable para los diabéticos.

Cómo prepararla: Tras unos treinta minutos en remojo, hiérvala durante otros 30, aunque, si lo prefiere, también puedes freírla.

Arame

Es muy parecida a la hiziki, de sabor dulce. Es rica en yodo, calcio y fósforo y su equilibrio mineral la hace muy recomendable para combatir la hipertensión y aliviar trastornos de los órganos reproductores.

Cómo prepararla: Para añadirla a ensaladas, pastas o verduras, basta con remojarla durante unos cinco minutos. Si lo prefieres, puedes cocinarla ligeramente.

Wakame

La apariencia de esta alga recuerda a la de una escarola grande. De sabor suave, el alga wakame es especialmente rica en calcio, vitaminas B y C y hierro, y posee propiedades nutritivas parecidas a las del alga kombu.

Cómo prepararla: Remójela unos 5 minutos y ya estará lista para acompañar a ensaladas, salteados o estofados. También cocida (entre 5 y 15 minutos) resulta ideal para mezclar con vegetales.

Hiziki

Es de color casi negro y sabor fuerte. Dado su alto contenido en calcio, favorece la elasticidad y el brillo del cabello, así como el crecimiento y fortalecimiento de las uñas. Sus minerales y oligoelementos equilibran el sistema nervioso y regulan el nivel de azúcar en la sangre.

Cómo prepararla: Remójela de 10 a 15 minutos, tire el agua y hiérvala durante 20 minutos. Es ideal con arroz integral o en ensaladas, salsas o junto con cereales o verduras cocidas.

Agar-agar

De hojas transparentes y sabor suave, se disuelve rápidamente al hervirla (unos 10 minutos). Se usa como gelatina en jaleas, postres, zumos o confituras. Es digestiva y ayuda a regular el tránsito intestinal.

Cómo prepararla: Si quieres aprovechar sus cualidades nutritivas al máximo, cómala cruda después de haberla remojado durante una media hora.

Notiespartano/2001

Compruebe también

Tomates rellenos de ricotta y albahaca…

Los tomates rellenos al horno, en este caso, de ricotta y albahaca, constituyen una manera …