Histórica comisaría de Londres se convierte en museo y abre celdas a los visitantes

LONDRES (Reuters) – Una estación de policía de Londres en desuso abrió sus antiguas celdas de detención a los visitantes mientras se reinventa como museo, en la última incorporación a la variada oferta cultural de la capital británica.

El Museo de la Policía de Bow Street está ubicado en la zona de Covent Garden, dentro de las instalaciones que solían albergar una comisaría y un tribunal de magistrados, donde alguna vez estuvieron acusados el escritor Oscar Wilde y las sufragistas Emmeline y Christabel Pankhurst.

Cuenta la historia de los Bow Street Runners, a menudo considerada la primera fuerza policial profesional de Londres, que se formó en 1749 y luego se fusionó con la Policía Metropolitana. También explora una larga historia de crímenes e investigaciones.

«Este edificio abrió originalmente en 1881 como una estación de policía y también como un tribunal de magistrados», dijo la curadora del museo Jen Kavanagh a Reuters y agregó que hubo un tribunal en esa calle desde 1740.

«Realmente queríamos asegurarnos de que una parte importante de la historia de Londres y que un edificio tan icónico volvieran a la vida y nos dio la oportunidad de mostrar lo que realmente ocurría dentro de estas cuatro paredes», agregó.

La comisaría de Bow Street cerró en 1992. El tribunal de magistrados, que también llevó casos contra los hermanos Kray y el dictador chileno Augusto Pinochet, cerró en 2006.

Los visitantes pueden ver las oficinas y las celdas de la planta baja de la antigua comisaría. También se exhiben viejos uniformes, esposas y el banquillo de los acusados número dos original.

El edificio fue restaurado y los pisos superiores sobre la antigua comisaría se convirtieron en un hotel.

(Reporte de Ben Makori; escrito por Marie-Louise Gumuchian; editado en español por Lucila Sigal)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH4Q17L-BASEIMAGE

Compruebe también

Red Notice se convierte en la película más exitosa de Netflix