El desafiante líder bielorruso acusa a Occidente de librar una ‘guerra híbrida’

Por Tom Balmforth y Maria Kiselyova

MOSCÚ, 26 may (Reuters) – El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, afirmó el miércoles que un periodista detenido en un avión obligado a aterrizar en Minsk había formado parte de una trama para llevar a cabo una rebelión sangrienta, acusando a Occidente de librar una guerra híbrida contra él.

En sus desafiantes declaraciones, las primeras en público desde que ordenó a un avión de guerra interceptar un vuelo de Ryanair entre Grecia y Lituania, miembros de la UE, no mostró ningún indicio de dar marcha atrás en la confrontación con los países que lo acusan de piratería aérea.

«Como preveíamos, las personas que quieren nuestro mal fuera y dentro del país han cambiado sus métodos de ataque al Estado», dijo Lukashenko, de 66 años, en el Parlamento bielorruso. «Han cruzado muchas líneas rojas y han abandonado el sentido común y la moral humana».

Bielorrusia ya ha sido objeto de sanciones de la UE y Estados Unidos desde que Lukashenko reprimió las protestas prodemocráticas en el país tras unas cuestionadas elecciones celebradas el año pasado. Sin embargo, su decisión de interceptar un vuelo internacional que atravesaba el espacio aéreo de su país y de detener a un periodista disidente de 26 años que viajaba a bordo ha provocado un nuevo nivel de condenas y promesas de medidas mucho más graves.

El periodista, Roman Protasevich, cuya información en las redes sociales desde el exilio había sido una de las últimas fuentes independientes de noticias sobre Bielorrusia, apareció el lunes en la televisión estatal confesando haber organizado manifestaciones. El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó las imágenes de «angustiosas», y figuras de la oposición bielorrusa dijeron que son una prueba de que había sido torturado.

A última hora del martes, la televisión estatal bielorrusa emitió un vídeo de confesión similar de Sophia Sapega, una estudiante de 23 años detenida junto a Protasevich.

Bielorrusia niega que maltrate a los detenidos. Diversos grupos de derechos humanos han documentado cientos de casos de abusos y confesiones forzadas desde el año pasado.

VUELOS DESVIADOS

El regulador europeo de la aviación emitió el miércoles un boletín en el que instaba a todas las compañías aéreas a evitar el espacio aéreo de Bielorrusia por motivos de seguridad, afirmando que el desvío forzoso del vuelo de Ryanair había puesto en entredicho su capacidad para ofrecer cielos seguros.

«Las circunstancias que rodean esta acción arrojan serias dudas sobre el respeto mostrado por Bielorrusia a las normas internacionales de aviación civil», dijo la Agencia Europea de Seguridad Aérea.

Los Estados occidentales han ordenado a sus compañías aéreas que desvíen los vuelos para evitar el espacio aéreo de Bielorrusia y han anunciado planes para prohibir los aviones bielorrusos. La UE dice que también se están preparando otras sanciones no especificadas.

Lukashenko prometió responder con dureza a cualquier sanción. Su primer ministro dijo que el país podría prohibir algunas importaciones y restringir el tránsito como respuesta, sin dar detalles.

Bielorrusia, sin salida al mar, está situada entre su aliada Rusia y la UE. Por ella circula parte del petróleo y el gas rusos. El año pasado, como represalia a las sanciones, limitó el tráfico de exportación de petróleo a través de un puerto de Lituania, país miembro de la UE.

En sus declaraciones ante el Parlamento bielorruso, Lukashenko dijo que ya no es posible realizar protestas en la calle en Bielorrusia, lo que quizá indique una nueva represión de los opositores. La mayoría de los principales opositores bielorrusos están ahora en la cárcel o en el exilio.

En el poder desde 1994, Lukashenko se enfrentó a protestas masivas durante la segunda mitad del año pasado, tras ser declarado ganador de unas elecciones presidenciales que, según sus oponentes, fueron amañadas. Las protestas finalmente perdieron fuerza tras una represión de meses en la que se detuvo a miles de personas.

La líder de la oposición en el exilio, Sviatlana Tsikhanouskaya, dijo el miércoles que la oposición estaba preparando una nueva fase de protestas activas contra el Gobierno.

«No hay nada más que esperar: tenemos que detener el terror de una vez por todas», dijo Tsikhanouskaya en un comunicado en redes sociales.

INTENTOS DE AISLAR A BIELORRUSIA

Estados Unidos y los líderes europeos están buscando formas de aumentar el aislamiento de Lukashenko, que se ha mostrado indiferente ante anteriores rondas de sanciones occidentales, sobre todo consistentes en la inclusión de autoridades bielorrusas en listas negras. Occidente también se muestra cauteloso a la hora de molestar a Moscú, que considera a Bielorrusia como un parachoques frente a Occidente de importancia estratégica.

La Casa Blanca dijo que el presidente estadounidense Joe Biden discutiría el incidente con el presidente ruso Vladimir Putin en una cumbre el próximo mes. Añadió que Washington no cree que Moscú haya desempeñado ningún papel en el incidente.

Las autoridades bielorrusas publicaron el martes la transcripción de una conversación entre la tripulación del avión de Ryanair y un controlador aéreo bielorruso. En ella, el controlador informa al piloto de una amenaza de bomba y le aconseja que aterrice en Minsk. El piloto cuestiona repetidamente la fuente de la información antes de aceptar finalmente declarar una emergencia y desviar el avión.

La transcripción, que Reuters no pudo verificar de forma independiente, difiere de los extractos publicados anteriormente por la televisión estatal bielorrusa, que había informado de que el piloto había pedido aterrizar en Minsk, en lugar de que el controlador le hubiera aconsejado hacerlo.

(Informes de las oficinas de Reuters; Escrito por Timothy Heritage; Editado por Peter Graff; Traducido por Darío Fernández)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH4P0S0-BASEIMAGE

Compruebe también

China pide a nuevo Gobierno alemán «puentes y no muros»

China pidió este sábado a Alemania que "construya puentes, después que esta pidiera una diplomacia dura contra regímenes autoritarios