Líder de Alcancía por José Gregorio Rodríguez

Esta semana nos sorprendió el “caradurismo” con el que el director de Administración de las Finanzas Públicas de la gobernación ofreció una declaración a los medios de comunicación en Nueva Esparta, casi un mes después que el Consejo Legislativo del estado (CLEBNE), rechazó la memoria y cuenta del gobernador Alfredo Díaz, y la de todos los directores del despacho y presidentes de institutos autónomos adscritos a la gobernación, justificando el ejercicio presupuestario del 2.020.

Subestimando la inteligencia del pueblo neoespartano, se atrevió a decir que el 24% del presupuesto del gobierno regional fue destinado al sector salud. Afirmó que “no solo la Dirección de Salud tiene competencia en la materia, pues, tanto el programa ‘Somos Salud’, los gastos clínicos y dotación de medicamentos a trabajadores y personas de escasos recursos, igual que la Fundación Social Nueva Esparta, a través de las consultas médicas en las Jornadas Integrales de Salud, requieren de la asignación de finanzas”.

Continuó ofendiendo la inteligencia guaiquerí, y argumentó que “se destinaron recursos para la entrega de ayudas técnicas y otros programas sociales, dirigidos a personas de escasos recursos económicos y los sectores más vulnerables del estado”.

Estupefacto por las declaraciones del alto funcionario del Ejecutivo regional, recurrí al Estudio y Análisis del Informe de Gestión Político-Administrativa correspondiente al ejercicio fiscal 2020, elaborado por los integrantes de la Comisión Permanente de Finanzas, Economía y Contraloría del CLEBNE, legisladores; Kendy Graterol (Presidente); Natascha Núñez (vice-presidenta) y José Ángel Oliveros, que fuera presentado al cuerpo legislativo en pleno y aprobado por unanimidad.

De forma clara, precisa, inequívoca, queda establecido en el informe que del monto total del presupuesto del Ejecutivo regional, que alcanzó la suma de “UN BILLON TRESCIENTOS SIETE MIL QUINIENTOS CINCUENTA MILLONES CIENTO TRES MIL SEISCIENTOS DOS BOLIVARES CON SIETE CENTIMOS (Bs. 1.307.550.103.602,07)”, tan solo CUARENTA Y CINCO MIL SESCIENTOS CUARENTA Y TRES MILLONES NOVECIENTOS VEINTICUATRO MIL SEISCIENTOS SESENTA Y NUEVES BOLÍVARES EXACTOS (Bs.45.643.924.679,00), fue la inversión en medicamentos, insumos y suministro, lo cual representa un ínfimo 3,49% del presupuesto”.

Lo que no menciona el funcionario en su declaración a los medios es que el (53,42%) del presupuesto general del Ejecutivo Regional, fue destinado a la partida de Transferencias y Donaciones, tal y como lo precisa la Comisión de Finanzas del CLEBNE en su informe: “El ciudadano Director de Administración de las Finanzas Públicas, en su memoria y cuenta admite que el cincuenta y tres coma cuarenta y dos por ciento (53,42%) del presupuesto general del Ejecutivo Regional, fue destinado a la partida de Transferencias y Donaciones , tal y como es admitido en la información cursante en la página 51 de la mencionada memoria y cuenta donde textualmente puede leerse:”…se puede observar que del gasto pagado se destinaron mayormente los recursos a las partidas de transferencias y donaciones en (sic) (53,42%), en relación (Sic) al ejercicio fiscal 2019 hubo un aumento porcentual en (sic) (3,40%) en lo que se refiere a la 407…”.,  lo que representa la suma de Seiscientos Ochenta y Cinco Mil Cuatrocientos Sesenta y Tres Millones Quinientos Un Mil Novecientos Treinta y Siete Bolívares con Siete Céntimos (Bs. 685.463.501.937,07).

Concluye la Comisión de Finanzas del ente legislativo señalando que: “del minucioso estudio que ha realizado esta Comisión Permanente, se ha podido determinar que la referida DIRECCIÓN no aporta los insumos suficientes que permitan hacer seguimiento al recorrido y destino final de tan importante suma de dinero que representa MÁS DE LA MITAD DEL PRESUPUESTO, desconociendo esta Comisión Permanente, a través de qué dirección o ente descentralizado fueron ejecutadas dichas donaciones”.

La primera vez que nos referimos a este tema en este espacio, el pasado 02 de mayo, le formulamos al gobernador varias preguntas que todavía no reciben respuesta:

¿Cómo es posible que la mayor cantidad de medicamentos, insumos y suministros con los que las autoridades de salud del gobierno regional, atienden a la red hospitalaria de nuestras islas sean las que provee el gobierno nacional y las hagan pasar como suyas?

¿Será verdad que no están registrados en la memoria y cuenta de Funsone, los nombres de los beneficiarios de las becas y ayudas económicas que por esa institución se otorgan?

¿Cómo es eso que el Director de Administración de las Finanzas Públicas, admite en su memoria y cuenta que el 53,42% del presupuesto general del Ejecutivo Regional, fue destinado a la partida de Transferencias y Donaciones y el director de Protección y Servicio Social afirma en su informe que no administró recursos?

¿Cuánto de esas “donaciones y transferencias” le fue otorgado a la “¿Fundación Suma de Voluntades” que el señor director junto con una médica de traumatóloga de Guayacancito regenta en el municipio Península de Macanao, jurisdicción en la cual “casualmente” ejerce como jefe de campaña a la reelección del gobernador?

¿Qué papel juega en esta trama y cuanto ha recibido la “Fundación Esperanza y Acción” que en materia de salud actúa en conjunto con la gobernación?

Reflexionando sobre este asunto recordamos un artículo de opinión que escribiera el pasado mes de abril Tobías Bolívar, secretario general de Acción Democrática (Ramos Allup) en la entidad, y que fuera difundido ampliamente por las redes sociales. 

En el cual señala que, para lograr su ascenso político, Alfredo Díaz, siempre ha dependido de los dineros que administra en el cargo público que ostenta, “por lo que las aplicaciones de esos recursos financieros no obedecen a planes presupuestarios, sino al interés de mantenerse en el poder por encima de lo que sea”, en clara alusión a su cuestionado desempeño administrativo como alcalde del municipio Mariño (Porlamar).

Luego señala Bolívar, que el señor Díaz, con esa desviación administrativa “llegó gateando, o sea con muy pocos votos a ser electo gobernador y que, en su desempeño de estos tres años, ha manejado los recursos de los margariteños y cochenses, como le ha venido en ganas, privilegiando su interés de permanecer en el poder y olvidándose de cumplir con sus responsabilidades públicas y sus compromisos económicos, políticos y sociales con la ciudadanía”.

Continúa el secretario general de AD señalando que, “hoy con el sol en la espalda, producto de haber traicionado a su familia política y de haberse empeñado en una unidad sin tomar en cuenta a los partidos políticos y prevalido de que él quita y pone (…) pretende el control total (…), para imponer a su esposa como candidata a la alcaldía de Porlamar y él como único candidato a la gobernación. <SI LUIS> y para más mazamorra, no reconoce más autoridad, que la que él representa, porque según sus allegados, así lo grita cuando está en su delirio: <Después de mí el diluvio>”.

En su escrito, Tobías Bolívar, menciona como ejemplos del incumplimiento del gobernador, “problemas fundamentales en las áreas de los servicios públicos vitales, como suministro de agua potable, electricidad, seguridad, vialidad, prestación de servicios de salud y educación eficientes, se nota, que no ha habido tiempo para esas atenciones prioritarias, pero si para la banalidad, el jolgorio, la rumba política y paralelismo populista y grotesco, acompañado del despilfarro de recursos públicos sin ningún tipo de control, con el propósito de demostrar su supuesto liderazgo, que siempre ha dependido de la alcancía de turno, con razón le dicen LIDER DE ALCANCÍA”.

JoséGregorioRodríguez/Jotaerre577@gmail.com

Compruebe también

Estocada en La Asunción por Manuel Avila

Estocada Con esa daga en el corazón llegó esa noche Alfredo Díaz al chat de la Pandilla del Toro y no soportó la presión de los embates