Tipos de aceites naturales para cuidar tu piel

Antes de que hubiese lociones, cremas y leches limpiadoras se aprovechaban las propiedades de los aceites vegetales para limpiar, nutrir e hidratar tanto la piel como el cabello.

Aunque ahora tengamos muchos productos a nuestra disposición, esos aceites siguen resultando excelentes para cuidarse de forma natural y mantener la piel sana y bien hidratada. Conviene conocer qué tipos de aceites existen y cuál conviene a cada tipo de piel para acertar en la elección.

¿QUÉ TIPOS DE ACEITES COSMÉTICOS HAY?

Los aceites cosméticos se dividen en dos tipos: de base y esenciales.

  • Aceites de base

Los aceites de base son aceites conseguidos mediante la extracción de la grasa de semillas y otros frutos. Se llaman también portadores porque se usan para diluir aceites esenciales a los que «llevan» a la piel, ya que estos suelen ser demasiado fuertes para aplicarse directamente y la podrían irritar.

En lugar de aceite se puede utilizar mantequilla clarificada (o ghee) como grasa portadora, muy común en la medicina y la cosmética ayurvédicas, pues hidrata y respeta las pieles sensibles.

Los aceites portadores, aunque no suelen tener olores fuertes, son más que una base y cada uno posee sus propias propiedades curativas y cosméticas.

En general protegen la piel de las agresiones externas y favorecen su hidratación ayudando a retener la humedad. Pero los aceites de base sobre todo suelen ser nutritivos.

Los más comunes son el de almendra dulce y el de jojoba; también se emplean mucho los de oliva, coco, aguacate y semilla de uva por sus vitaminas y propiedades hidratantes.aceite de coco

¿Cuál es más sano, el aceite de oliva o el de coco?

  • Aceites esenciales

Los aceites esenciales son el producto que queda al destilar frutas, hierbas y flores para extraer su esencia.

La destilación se realiza a partir de un solo ingrediente, y el resultado es un aceite acuoso, potente y oloroso que se usa tanto por las propiedades de la planta de la que se ha extraído como por su aroma.

Los aceites esenciales se venden y utilizan en pequeñas cantidades y tienen un precio bastante más elevado.

El aceite mineral, utilizado como portador, es un derivado del petróleo. Al igual que la vaselina (su forma sólida) crea una capa protectora sobre la piel para protegerla, pero no está considerado natural. Sin embargo, es muy común en la cosmética convencional.

UN ACEITE PARA CADA TIPO DE PIEL

Los aceites son recomendables para todo tipo de pieles, incluso las grasas, pero conviene saber qué aceite usar en cada piel y sus necesidades.

Los aceites de maíz y de semilla de uva, por ejemplo, son portadores ideales para pieles grasas, mientras que el de sésamo y el de oliva son adecuados para las pieles más secas.

Por lo general los aceites vegetales son poco estables y se estropean fácilmente al estar expuestos al calor y al aire. Por ello los mejores son los que han sido extraídos en frío, preferiblemente en primera presión, y a ser posible biológicos.

Para que el aceite se mantenga fresco el mayor tiempo posible conviene conservarlos en la nevera o en un lugar fresco al abrigo de la luz. Los aceites esenciales deben guardarse fuera del alcance de los niños, ya que son muy potentes y hay que ir con cuidado al utilizarlos.

Aunque los aceites vegetales y los esenciales suelen combinarse para aprovechar de forma segura las cualidades de ambos, es posible utilizar los aceites vegetales solos: un aceite de almendras resulta ideal y muy suave como desmaquillante de ojos, por ejemplo, y un aceite de oliva ayuda a hidratar las cutículas.

También se puede añadir unas gotas de esencia a una loción o crema para incrementar sus propiedades.

La aplicación de los aceites debe hacerse con la piel limpia y un poco húmeda, aunque no mojada. Los aceites no aportan agua a la piel pero sí ayudan a mantenerla hidratada reteniendo el agua.

Cómo elegir crema hidratante

USO DE ACEITES PARA REGENERAR EL CABELLO

Los aceites para el cabello resultan más beneficiosos en personas que tienen el cuero cabelludo seco o sensible, o el pelo dañado.

  • Se suelen aplicar antes de acostarse y con el cabello seco, pero sin ningún tipo de producto cosmético, como laca o espuma, en él.
  • Si se calienta un poquito el aceite antes de aplicarlo, sin que queme, se activa el aceite y su aplicación resulta más cómoda. Luego se lava normalmente al despertarse.

3 SENCILLOS GESTOS DE BELLEZA CON ACEITES

  1. Limpiar impurezas. Para limpiar profundamente la piel sucia o con espinillas añade unas gotas de aceite de árbol de té, un antibacteriano muy potente, a la leche limpiadora diaria o la mascarilla. Utiliza solo una o dos gotas, y si tu piel no es sensible. No dejes la solución en la cara mucho tiempo.
  2. Hidratar el cuerpo. Mezcla aceite de almendras con unas gotas de esencia de limón y masajéate la piel. El aceite de almendras hidrata, suaviza y conviene a todo tipo de pieles. El limón reanima y refresca.
  3. Reparar el cabello. Un cuero cabelludo sensible o seco se beneficiará de un masaje semanal con aceite de sésamo. Para hidratar y dar brillo al pelo estropeado, usa aceite de coco, insistiendo en las puntas, una vez a la semana antes de dormir.

Compruebe también

Aclara de manera natural tu cabello

Aclara tu cabello de manera natural. Además, tendrás un cambio de estilo de manera rápida. Aquí te dejamos unos trucos prácticos para …