Impuesto a combustibles de China impactará a proveedores venezolanos, pero ayudará a refinerías locales

Por Chen Aizhu y Shu Zhang

SINGAPUR (Reuters) – El reciente impuesto de China sobre las importaciones de tres clases de combustibles por un valor anual de 22.000 millones de dólares tendrá un impacto extendido en la industria petrolera mundial, perjudicando tanto a proveedores venezolanos como a las refinerías de Asia y a los grandes operadores de crudo.

Pero las refinerías estatales chinas, algunas de las cuales han presionado durante mucho tiempo por el impuesto, se beneficiarán con la medida, al igual que los exportadores de crudo de Rusia, quienes verán el tributo como una oportunidad para hacerse con una participación de mercado en el continente.

Pekín anunció la semana pasada nuevos impuestos sobre las compras al exterior de bitumen diluido, combustible de ciclo ligero (LCO) y aromáticos mixtos a partir del 12 de junio, aumentando sus costos para los importadores entre un 40% y un 50%. La mayoría de las importaciones se realizan utilizando una laguna fiscal y se les responsabiliza por el empeoramiento del exceso de oferta y la contaminación del medio ambiente.

China importó casi 40 millones de toneladas de estos tres productos combinados en 2020, un nivel récord, y los volúmenes de betún diluido sobrepasaron en 10 veces los cargamentos del 2019; en tanto que las compras de LCO y aromáticos mixtos casi se duplicaron, mostraron datos de aduanas.

Casi el 90% de las importaciones de bitumen de China provienen de Malasia, que según los operadores se compone principalmente de una mezcla de crudo pesado de Venezuela y de volúmenes más pequeños de petróleo iraní.

Estos combustibles se volvían a cargar en otros buques y se han hecho pasar como bitumen enviado a China a fin de que los proveedores pudieran eludir las sanciones de Estados Unidos a Venezuela e Irán, miembros de la OPEP, dijeron operadores.

«En última instancia, esto perjudicará a los proveedores venezolanos debido a los problemas fiscales y al trabajo operativo requerido para que el petróleo pase por la aduana en China», dijo un operador con sede en Singapur, y agregó que los abastecedores tendrán que ofrecer mayores descuentos para atraer compradores chinos.

Es probable que los operadores cambien el nombre de los cargamentos para etiquetarlos como crudo de Malasia para tratar de eludir el nuevo impuesto, dijo Wang Jiayao, analista de materias primas de la correduría de futuros china TF.

El Ministerio de Industria y Comercio Internacional de Malasia no respondió a una solicitud de comentarios.

Mientras tanto, las expectativas de un alza de la demanda de crudo chino están prestando apoyo al crudo ESPO con grado de exportación de Rusia, con las primas al contado negociadas por última vez en máximos de 11 meses.

«La fortaleza del crudo ESPO refleja algunas opiniones alcistas de que las refinerías chinas comprarán más petróleo legítimo, reemplazando el betún diluido», dijo un segundo operador.

El LCO y los aromáticos mixtos son subproductos de las refinerías que se utilizan para mezclarlos con el diésel y la gasolina, respectivamente.

La mayoría de estos combustibles se venden a operadores de camiones, barcos de pesca y gasolineras, pero a menudo sin pagar un impuesto al consumo de unos 30 dólares el barril que se aplica al diésel y de 38 dólares a la gasolina, lo que le ha costado a China casi 100.000 millones de yuanes (15.600 millones de dólares) en ingresos fiscales al año, indicaron analistas.

(Reportes de Chen Aizhu, Shu Zhang, Roslan Khasawneh, Koustav Samanta y Mei Mei Chu. Editado en español por Marion Giraldo)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH4I0XN-BASEIMAGE

Compruebe también

FOREX-El dólar arranca la semana con fuerza y se centra en los datos de empleo

Por Hideyuki Sano TOKIO, 28 jun (Reuters) – El dólar se mantenía firme el lunes, …