Combates entre Israel y Gaza entran en su segunda semana

Por Nidal al-Mughrabi y Jeffrey Heller

GAZA/JERUSALÉN (Reuters) -Israel y el grupo militante Hamas, que controla la Franja de Gaza, se enfrentaban a un creciente llamado internacional para poner fin a las hostilidades, que entraron el lunes en su segunda semana sin una solución en el horizonte.

La preocupación mundial se profundizó tras un ataque aéreo israelí en Gaza que destruyó varias casas el domingo y que, según funcionarios de salud palestinos, acabó con la vida de 42 personas, incluidos 10 niños, y en medio de los persistentes ataques con cohetes contra poblaciones israelíes.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, inyectó más urgencia a los llamamientos de Washington a la calma y dijo en Twitter que «todas las partes deben desescalar las tensiones y la violencia debe cesar de inmediato» tras hablar con su par egipcio sobre la actual violencia que vive Israel, Gaza y la Cisjordania ocupada.

En una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el domingo, Estados Unidos afirmó que dejó claro a Israel, los palestinos y otros que está dispuesto a ofrecer su apoyo «si las partes buscan un alto el fuego».

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, dijo que la campaña de Israel en Gaza continúa «con toda la fuerza» y que debe lograrse una disuasión para evitar futuros conflictos con Hamas.

«Estamos actuando ahora, por el tiempo que sea necesario, para restaurar la calma y la tranquilidad de ustedes, los ciudadanos de Israel. Tomará un tiempo», afirmó en un discurso televisado tras la reunión de su gabinete de seguridad.

Poco después de la medianoche del lunes, militantes lanzaron cohetes contra las ciudades de Beersheba y Ashkelon, en el sur de Israel. Testigos dijeron que aviones israelíes lanzaron decenas de ataques aéreos. El ejército israelí indicó que uno de los objetivos fue un complejo de inteligencia de Hamas.

El Ministerio de Salud de Gaza elevó a 197 la cifra de muertos en el densamente poblado enclave de dos millones de habitantes, incluidos 58 niños y 34 mujeres. En Israel han fallecido diez personas, incluidos dos niños, según las autoridades locales.

Hamas inició su ofensiva con cohetes el pasado lunes, tras semanas de tensión por un caso judicial para desalojar a varias familias palestinas en Jerusalén Oriental, y en represalia por los choques de la policía israelí con los palestinos cerca de la Mezquita de Al-Aqsa, el tercer sitio más sagrado para el Islam, durante el mes sagrado musulmán del Ramadán.

CALMA SOSTENIDA

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que su administración está trabajando con todas las partes para conseguir una calma sostenida.

«Pensamos que los palestinos e israelíes por igual merecen vivir en seguridad y disfrutar la misma medida de libertad, prosperidad y democracia», dijo en un video preparado que fue difundido en un evento el domingo para marcar la festividad musulmana del Eid.

En Nueva York, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo al Consejo de Seguridad que las hostilidades en Israel y Gaza son «absolutamente espantosas» y pidió un fin inmediato de los combates.

Según señaló, la ONU «está comprometiéndose de forma activa con todas las partes para lograr un alto el fuego inmediato», al tiempo que les instó a «permitir que los esfuerzos de mediación se intensifiquen y tengan éxito». Los enviados de la ONU han ayudado a mediar treguas pasadas entre Israel y Hamas.

Washington, un estrecho aliado de Israel, se ha visto aislado en la ONU por su objeción a que el Consejo de Seguridad emita una declaración pública sobre la violencia, ya que teme que pueda perjudicar a la diplomacia que se está realizando en un segundo plano.

(Reporte adicional de Dan Williams en Jerusalén, Michelle Nichols en Nueva York, Suleiman Al-Khalidi en Amán y Trevor Hunnicutt en Washington; editado en español por Carlos Serrano)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH4F071-BASEIMAGE

Compruebe también

Extrema derecha francesa consigue débiles resultados en las regionales

Extrema derecha francesa obtuvo resultados peores a los previstos en las elecciones regionales del domingo, según sondeos a boca de urna