Solicitudes de subsidio de desempleo en EEUU caen; precios de producción se aceleran

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) – Los estadounidenses presentaron una menor cantidad de nuevas solicitudes de subsidio de desempleo y menos de las previstas la semana pasada, ya que las empresas se aferraron a sus trabajadores cuando hay una creciente escasez de mano de obra que contribuyó a frenar el crecimiento del empleo en abril.

La lucha por los trabajadores ocurre en un momento en que la economía está experimentando un auge de la demanda, lo que provoca una escasez generalizada de insumos en las fábricas y aviva la inflación.

Los precios de producción aumentaron más de lo previsto en abril, lo que supuso la mayor alza anual desde 2010, según otros datos del jueves.

Las solicitudes iniciales de subsidios de desempleo estatales cayeron en 34.000, hasta una cifra desestacionalizada de 473.000, en la semana terminada el 8 de mayo, según el Departamento de Trabajo.

La cifra fue la más baja desde mediados de marzo de 2020, cuando se impuso el cierre obligatorio de los negocios no esenciales para frenar la primera oleada de contagios del COVID-19. Los economistas encuestados por Reuters habían previsto 490.000 solicitudes en la última semana.

A pesar de que las ofertas de empleo alcanzaron la cifra récord de 8,1 millones y de que casi 10 millones de personas están oficialmente desempleadas, las empresas tienen dificultades para encontrar mano de obra y los despidos están en mínimos históricos.

Los generosos subsidios de desempleo, el temor a contagiarse del COVID-19, el hecho de que los padres se queden en casa para cuidar a sus hijos y la escasez de materias primas, así como las jubilaciones relacionadas con la pandemia y los cambios de carrera, han sido los responsables de la desconexión.

La economía creó 266.000 puestos de trabajo en abril, tras añadir 770.000 en marzo, informó el gobierno de la semana pasada.

«Con la alta demanda de trabajadores y los despidos relativamente bajos, deberíamos ver una fuerte contratación en los próximos meses, a medida que disminuyan las barreras al empleo, como la falta de guarderías», dijo Robert Frick, economista corporativo de Navy Federal Credit Union.

«Para muchos, especialmente los trabajadores con salarios bajos, volver a un trabajo es un rompecabezas en el que deben encajar varias piezas, como el cuidado de los niños, el transporte, los niveles salariales y las prestaciones», añadió.

Algunos economistas creen que los programas mejorados de prestaciones por desempleo, que incluyen un subsidio semanal del gobierno de 300 dólares, podrían estar animando a algunas personas a intentar presentar una solicitud de ayuda, manteniendo las solicitudes muy por encima del rango de 200.000 a 250.000 que se considera consistente con un mercado laboral saludable.

AUGE DE LA DEMANDA

El número de personas que reciben prestaciones tras una primera semana de ayuda cayó en 45.000, hasta los 3,655 millones, en la semana que terminó el 1 de mayo.

Algunas personas están encontrando trabajo, mientras que otras están agotando su derecho a las prestaciones, limitadas a 26 semanas en la mayoría de los estados. Alrededor de 5,3 millones de personas recibieron prestaciones ampliadas durante la semana que finalizó el 24 de abril.

Otras 433.209 estaban en un programa estatal para quienes han agotado sus seis meses iniciales de ayuda. Al menos 16,9 millones de personas estaban cobrando cheques de desempleo de todos los programas a finales de abril.

El gobierno ha proporcionado casi 6 billones de dólares en ayuda para la pandemia durante el año pasado. Más de un tercio de la población se ha vacunado completamente, lo que ha llevado a muchos estados a levantar la mayoría de las restricciones de capacidad de las empresas.

El enorme estímulo fiscal y la mejora de la salud pública han desencadenado un auge de la demanda que está presionando contra las restricciones de la oferta, lo que ha provocado una aceleración de la inflación.

En otro informe del jueves, el Departamento de Trabajo dijo que su índice de precios al productor para la demanda final subió un 0,6% en abril, después de haber subido un 1,0% en marzo. Un aumento del 0,6% en el costo de los servicios representó cerca de dos tercios de la subida del IPP.

Los servicios aumentaron un 0,7% en marzo. Los precios de los bienes aumentaron un 0,6% el mes pasado, tras haber subido un 1,7% en marzo.

En los 12 meses transcurridos hasta abril, el IPP se disparó un 6,2%. Se trata de la mayor subida interanual desde que se renovó la serie en noviembre de 2010 y sigue a un aumento del 4,2% en marzo.

El IPP interanual se ha visto impulsado por el hecho de que las débiles lecturas de la pasada primavera empiezan a desaparecer del cálculo.

«Las presiones inflacionistas están aumentando debido a la reapertura de la economía, los problemas de la cadena de suministro y la escasez mundial de semiconductores», dijo Ryan Sweet, economista senior de Moody’s Analytics en West Chester.

(Reportaje de Lucia Mutikani; Editado en español por Javier López de Lérida)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH4C0V3-BASEIMAGE

Compruebe también

FOREX-El dólar arranca la semana con fuerza y se centra en los datos de empleo

Por Hideyuki Sano TOKIO, 28 jun (Reuters) – El dólar se mantenía firme el lunes, …