Sexo y running, conectados en 30 pasos

¿De qué hablo cuando hablo de correr? De relaciones sexuales.

1. Te compras ropa porque quieres tener un determinado aspecto.

2. Te cuidas porque quieres tener un determinado aspecto.

3. Ese determinado aspecto es más o menos el que tenía Brad Pitt en ‘Leyendas de pasión’.

4. Pero no puedes ir por la Gran Vía de tu ciudad disfrazado de campesino sexy.

5. Ni con coleta. El pelo largo, afortunadamente, se extinguió a la vez que el pasado milenio.

Para tener ese determinado aspecto, te cuidas rebajando las grasas malas de la dieta. Y los hidratos de carbono a destiempo. Y las dos mejores-peores palabras del idioma castellano: bollería industrial.

7. Y haciendo running.

8. Cuando haces running puedes ligar con runners.

9. Las runners tienen el mismo determinado aspecto que Angelina Jolie en ‘Alejandro Magno’. Sólo que sin toga.

10. Pero, ey, no te embales, que llevan mallas.

11. Mallas ajustadas.

12. Me vas captando.

13. Hacer running es el nuevo gin-tonic. Y a todo el mundo le gusta el gin-tonic.

14. Lee de nuevo el titular. Y luego pasa al punto 15.

15. Nos ha costado, pero hemos llegado a la línea de salida.

16. Así que ponte guapo con prendas fosforescentes, transpirables y futuristas.

17. Y emprende la marcha. Un pie detrás de otro, cada vez más rápido.

18. Ahora aminora o acelera el paso hasta situarte en paralelo a esa runner de rostro superdotado que lleva a su vez prendas fosforescentes, transpirables y futuristas.

19. Repara en que conforman un arcoíris perfecto.

20. Posa tu pupila en su pupila azul y dile algo ingenioso. No sé, por ejemplo que así, en paralelo, conforman un arcoíris perfecto.

21. Lo más normal es que, si no le falta el oxígeno, sonría.

22. Lo más normal es que, si está soltera y ha sonreído, quiera ligar contigo.

23. Si sonríe y no está soltera, caerá en que el que está corriendo a su lado eres tú y no su novio. Lo cual significa que tienes mejor aspecto que él.

24. Y eso juega a tu favor.

25. Dile que te llamas Pedro. Excepto si te llamas Juan. En ese caso, dile que te llamas Juan. Y pregúntale cómo se llama ella.

26. Todavía lo ignora, pero ya os une un vínculo. Tú lo sabes porque lo acabas de leer, así que juegas con ventaja. Hemos conseguido que te acuestes con ella y, si no sucede, es que lo has estropeado tú entre este instante y el punto final del artículo.

27. Den varias vueltas al circuito y prosigue con la estrategia de soltar piropos de baja intensidad.

28. Al acabar con su rutina, invítala a tomar cerveza (algunos recomiendan bebidas isotónicas, pero entonces no tendrás excusa para repetir la carrera mañana).

29. Ha dicho que sí y ahora abandonan el circuito urbano bastante contentos los dos. Atortolados, muy en forma y brillantes debido al impacto de las luces del atardecer sobre sus perlas de sudor…

30... dando lugar a una postal muy parecida a la que protagonizarían Brad Pitt y Angelina Jolie.

Notiespartano

Compruebe también

La privacidad en la relación de pareja

Si tú o tu pareja intentan controlarse mutuamente, no se respetan como personas. Para convivir armónicamente, …