Más de 4.000 indios mueren por COVID-19 en un día y se extiende el clamor por las vacunas

Por Tanvi Mehta y Anuron Kumar Mitra

NUEVA DELHI (Reuters) – La India reportó el jueves más de 4.000 muertes diarias por COVID-19 por segunda jornada consecutiva y además amplió el intervalo entre dosis de la vacuna de AstraZeneca hasta 16 semanas ante una grave escasez de inyecciones.

Los expertos siguen sin saber cuándo se alcanzarán las cifras máximas, cuando las infecciones se mantienen por debajo de 400.000, y aumenta la preocupación por la transmisibilidad de la variante que está provocando infecciones en India y que se está extendiendo por el mundo.

Bhramar Mukherjee, profesor de epidemiología de la Universidad de Michigan, dijo que la mayoría de los modelos habían predicho un pico esta semana y que el país podría estar viendo señales de esa tendencia.

Aun así, el número de nuevos casos cada día es lo suficientemente grande como para abrumar a los hospitales, dijo en Twitter.

La situación es especialmente grave en las zonas rurales de Uttar Pradesh, el estado más poblado de India, con más de 240 millones de habitantes. Las imágenes de televisión han mostrado a familias llorando por los muertos en los hospitales rurales o acampando en salas de espera para atender a los enfermos.

Los cadáveres han llegado al Ganges, el río que atraviesa el estado, ya que los crematorios están desbordados y la madera para las piras funerarias escasea.

«Las estadísticas oficiales no dan idea de la devastadora pandemia que asola las zonas rurales de UP (Uttar Pradesh)», escribió el conocido activista y político de la oposición Yogendra Yadav en The Print.

«La ignorancia generalizada, la falta de instalaciones cercanas o adecuadas para realizar las pruebas, límites oficiales y extraoficiales a las pruebas y los retrasos desmesurados en los informes de las pruebas han hecho que, en un pueblo tras otro, prácticamente nadie se haya sometido a las pruebas, mientras decenas de personas se quejan de una fiebre extraña».

Según los datos del Ministerio de Sanidad, en las últimas 24 horas hubo 362.727 nuevos contagios de COVID-19 en India y 4.120 muertes.

CLAMOR POR LAS VACUNAS

La segunda oleada de infecciones, que estalló en febrero, ha ido acompañada de una ralentización de las vacunaciones, pero el primer ministro Narendra Modi anunció que las vacunas estarían disponibles para todos los adultos a partir del 1 de mayo.

Aunque es el mayor productor de vacunas del mundo, la India se ha quedado sin existencias por la enorme demanda. Hasta el jueves, el país había vacunado por completo a poco más de 38,2 millones de personas, lo que supone un 2,8% de una población de unos 1.350 millones, según datos del gobierno.

El Ministerio de Sanidad aceptó el jueves la recomendación de un grupo gubernamental de ampliar el intervalo entre la primera y la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca a entre 12 y 16 semanas, frente a las 6 y 8 semanas actuales.

La recomendación, ayudada en parte por pruebas del Reino Unido, se produce en un momento en que la India se enfrenta a una escasez extrema de vacunas.

(Reporte adicional de Shilpa Jamkhandikar en Bombay, Chandini Monnappa en Bengaluru y Sanjeev Miglani en Nueva Delhi; Escrito por Raju Gopalakrishnan y Sanjeev Miglani, Editado en español por Javier López de Lérida)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH4C0Y6-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH4C0Y7-BASEIMAGE

Compruebe también

Extrema derecha francesa consigue débiles resultados en las regionales

Extrema derecha francesa obtuvo resultados peores a los previstos en las elecciones regionales del domingo, según sondeos a boca de urna