Niños de países mediterráneos tienen más problemas de sobrepeso

Los países mediterráneos son los que poseen mayor proporción de niños con sobrepeso en Europa pese a la tendencia decreciente de los últimos años, señaló hoy en un informe la Oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Chipre, España, Grecia e Italia, por ese orden, tienen las tasas más altas, entre el 38 y el 43%, mientras que países de Asia Central como Tayikistán, Kirguizistán y Turkmenistán muestran las más bajas (del 5 al 11 %), según datos de 250.000 niños de 6 a 9 años de 36 países de la región europea de la OMS.

La misma imagen se repite al medir los índices de obesidad, con los países mediterráneos (Chipre, Italia y Grecia; España, sexta) en cabeza con valores en torno al 20 % y los de Asia Central con los números más bajos del continente.

El informe, con datos registrados entre 2015 y 2017 y presentado en el Congreso Europeo sobre Obesidad, resalta que en 13 países se ha registrado, con respecto al estudio anterior de 2018, una tendencia estable o decreciente, entre ellos España, Grecia e Italia, con caídas del índice de sobrepeso del 3 al 12 %.

Varios países han impulsado medidas recomendadas por la OMS como impuestos a los refrescos, restricciones a la publicidad sobre alimentos y más clases de educación física.

«Los datos muestran una tendencia a la baja en obesidad infantil en países con índices más altos. Han escuchado la alarma de previos estudios e implementado políticas que funcionan», señaló la directora de programas de salud de OMS-Europa, Nino Berdzuli.

MÁS SOBREPESO EN NIÑOS QUE EN NIÑAS

Los datos son peores en niños que en niñas: 29 frente a 27 % en el caso del sobrepeso y 13 por 9 % en la obesidad.

Casi el 80 % de los niños de ambos géneros desayunan cada día, cerca del 45 % come fruta a diario y el 25 %, verduras, aunque los valores presentan grandes variaciones internas.

En el caso de los dulces y aperitivos salados, el porcentaje de niños que los consumen más de tres días a la semana oscila del 5 al 62 % en los primeros y del 1 al 35 % en los segundos.

Uno de cada dos niños va a la escuela caminando o en bicicleta y más de la mitad juegan al menos una hora al día fuera de sus casas.

Los hijos de padres con mayor nivel educativo son más proclives a participar en deportes y actividades como el baile, diferencia que en algunos países llega a ser del 20 % entre familias de alta y baja formación educativa, señala el estudio.

PREOCUPACIÓN POR LOS EFECTOS DE LA COVID-19

La OMS alerta de que es probable que la pandemia de covid-19 vaya a empeorar los niveles de sobrepeso, ya que el cierre de escuelas y los confinamientos perjudican el acceso a comidas escolares y clases de educación física, ampliando las desigualdades.

De ahí que considere «prioritario» impulsar estrategias de prevención de la obesidad infantil durante la pandemia.

«Para iluminar el futuro de las próximas generaciones debemos implementar políticas basadas en la ciencia y en datos, ayudando a reducir la obesidad infantil y promoviendo dietas más sanas y la actividad física», señaló el director de OMS-Europa, Hans Kluge.

Compruebe también

Reino Unido trabaja en vacunas de refuerzo contra el Covid-19

El ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, reveló este lunes que el Gobierno trabaja en …