Maduro pretende reflotar la economía imitando el modelo chino

Del «socialismo con peculiaridades chinas» al «socialismo bolivariano». La crisis venezolana no da tregua y el Ejecutivo Nacional no cesa de buscar alternativas que le permitan tomar aire. Ahora, los dos Nicolás Maduro (padre —líder del oficialismo— e hijo —diputado—) volvieron a poner sus ojos sobre el gigante asiático para imitar sus Zonas Económicas Especiales (ZEE).

El objetivo es el de atraer inversión extranjera y hacerlo con las singularidades caribeñas habituales. Es decir, por el momento el proyecto está rodeado de opacidad y varias voces de la oposición temen que sirva para entregar recursos naturales a intereses extranjeros.

Una propuesta entre maduros

La prueba de la importancia que tiene este proyecto para el gobierno la muestra ante la Asamblea Nacional de 2020, el diputado Nicolás Maduro Guerra, hijo del líder socialista.

«Asumimos el llamado del presidente Nicolás Maduro mediante el cual propuso analizar las posibles soluciones legislativas que permitan enfrentar las actuales criminales y crueles acechanzas imperiales de potencias extranjeras y de esta manera reimpulsar las líneas maestras de las zonas económicas especiales (ZEE)», dijo Maduro hijo en la tribuna de oradores de la AN.

La mención de su padre deja meridianamente claro el origen del proyecto y el interés directo del Ejecutivo sobre la decisión del Legislativo. Además, invoca a las sanciones de Estados Unidos como elemento de cohesión y también sirve como excusa para no facilitar detalles claves del proyecto.

En una AN donde 92% de los diputados son oficialistas, el resultado de la votación final se puede prever. En el primer debate, celebrado el pasado 27 de abril, fue aprobado el proyecto de ley que sigue su camino parlamentario hasta recibir luz verde definitiva.

Según Maduro hijo, estas ZEE serán «una alternativa estratégica de inversión» que permitirán «asegurar el desarrollo industrial científico, tecnológico y financiero» sin perder el «equilibrio interterritorial» y perseguir mejores condiciones «socioeconómicas, geoestratégicas y geopolíticas».

Pero, ¿cómo funcionarán esas ZEE para conseguir todo esto? Ese es el gran misterio todavía sin resolver y que obliga a mirar a China.

El gran modelo chino

China es uno de los dos grandes aliados internacionales de Venezuela pero, más allá de coqueteos, es evidente que su modelo económico es, cada vez más, un referente para Maduro.

Maduro Guerra lo dijo con rotundidad en la AN: «Una gran ZEE exitosa es (la de) nuestros hermanos de la República Popular China, donde una zona llamada Cantón en los años 80 tenía una población de 2 millones de habitantes, muy humilde y deprimida económicamente, y hoy, con una población creciente de más de 2 millones de habitantes, es una de las principales zonas industriales de China».

Parece claro que el modelo chino marca el norte en la brújula venezolana.

Específicamente, en esas zonas, el gobierno del gigante asiático aplica políticas económicas especiales, diferenciadas de las del resto del país y más orientadas al libre mercado.

A ello se suman incentivos que permiten que el comercio fluya sin las restricciones o autorizaciones del resto del país, mientras busca atraer muchas inversiones extranjeras.

El hijo del gobernante lo dejó también claro en su intervención: el modelo a implementar «supera los modelos tradicionales de organización y desarrollo regional y subregional del Estado venezolano e implementa dentro del régimen socioeconómico la promoción estratégica de la inversión nacional extranjera pública, privada, mixta o comunal para impulsar ese tipo de propiedades».

El riesgo de la opacidad

El primer reclamo de los economistas en Venezuela es que se supere la opacidad en la gestión del régimen. Del gasto público se desconoce casi todo, pues el presupuesto no es consultable, como tampoco lo es a quién se hacen concesiones, la producción petrolera o el precio al que se vende el crudo.

Con esa opacidad por bandera, el mayor riesgo de las ZEE radica en cómo se gestionen y qué suceda en ellas, pues Venezuela no es solo uno de los países más ricos en recursos naturales del mundo, sino que también tiene una de las geografías más complejas.

Por ambas razones, obtener información de regiones aisladas donde la minería y el petróleo abundan es cada día más difícil.

Todo ello desató las primeras críticas y el partido opositor Vente Venezuela, que lidera María Corina Machado, ha denunciado que el chavismo pretende poner en marcha unas zonas económicas «a la medida de sus intereses, de espaldas al país» y utilizando como base «el modelo totalitario chino».

A las críticas se unió el exdiputado Luis Barragán, quien denunció que las ZEE suponen «un mecanismo mucho más rudimentario de explotación por las mafias criminales de los recursos estratégicos que quedan en el país» y cree que serán las «zonas estratégicas especiales de las mafias».

Un modelo importado de China cuya adaptación al socialismo bolivariano puede suponer una alternativa a la crisis venezolana o agravar más la situación.

Notiespartano/ElNacional

Compruebe también

Oliveros: Banca, manufactura y construcción tendrán problemas para crecer en 2022

Asdrúbal Oliveros, economista y director de Ecoanalítica, señaló que los empleados públicos y pensionados “no …