Intercambio de acusaciones en España tras las fiestas callejeras al levantarse el estado de alarma

MADRID, 10 may (Reuters) – El Gobierno español y la oposición se acusaron mutuamente el lunes después de que multitudes de jóvenes, en su mayor parte sin mascarilla, salieran de fiesta por las calles de Madrid y Barcelona cuando el fin de semana se puso término al estado de excepción impuesto para frenar la pandemia.

Establecido el pasado mes de octubre ante una alarmante segunda oleada de contagios, el estado de emergencia contemplaba la suspensión temporal de algunas libertades civiles, incluyendo el toque de queda en todo el país y restricciones de viajes regionales.

Su expiración, en parte porque el Gobierno en minoría del presidente socialista Pedro Sánchez habría tenido dificultades a la hora de conseguir una mayoría en el parlamento para prolongarlo, desató las celebraciones, así como la inquietud por la posibilidad de que este comportamiento pueda provocar un nuevo repunte de los casos.

Grupos de varios centenares de personas infringieron las normas sobre distanciamiento social y uso de mascarillas en público, y en algunos casos la policía se movilizó para disolverlos y multar a algunos individuos.

«La absoluta irresponsabilidad del Gobierno de Sánchez cuesta vidas», dijo Pablo Casado, líder del conservador Partido Popular, que añadió que la oposición reclamaba una nueva ley que permitiera a las regiones mantener las restricciones.

Por su parte, el Gobierno culpó a la oposición, incluida la líder conservadora de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que acaba de ganar la reelección gracias en parte a un uso relativamente permisivo de las restricciones del coronavirus.

«Cuando llevas meses, y meses y meses, sembrando en la ciudadanía falsa libertad, lo que te encuentras en un libertinaje», dijo la delegada del Gobierno en Madrid Mercedes González a la radio Cadena Ser, refiriéndose a las fiestas sin mascarilla en las calles de Madrid.

Ahora que el estado de excepción ha expirado, cada una de las 17 regiones de España debe solicitar individualmente a los tribunales que se aprueben las restricciones que consideren necesarias para su territorio.

El Gobierno dijo que las regiones tienen la opción de pedir el restablecimiento del estado de excepción a nivel local si es necesario.

«Ni jueces gobernando, ni dejación de responsabilidades o abandono de los gobiernos autonómicos», dijo el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en un artículo de opinión en El País, rebatiendo las críticas y afirmando que el estado de excepción a nivel nacional ya no es necesario.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, expresó su preocupación por el hecho de que tales celebraciones puedan hacer que el país retroceda después de más de un año de lucha contra la enfermedad.

«Espero que el impacto no sea importante en general, pero sí puede serlo en grupos que no están vacunados. Casi seguro habrá un aumento en los próximos días que, espero, sea un pico puntual», dijo Simón en una conferencia de prensa.

España ha registrado cerca de 79.000 muertes por COVID-19 y más de 3,5 millones de casos desde el inicio de la pandemia. El número de casos por cada 100.000 personas en 14 días ha descendido a 199, frente a los 523 de mediados de enero.

El enfermero Rafael Fernández Castillo dijo en Twitter: «De camino al hospital (07.30) me encuentro varios grupos de gente sin mascarilla en cara, pero con vaso en mano (quizá su enésimo cuba de esta noche). Llego a la UCI y no queda ninguna cama libre, con tres COVID para ingresar (45-55 años y una embarazada)».

(Reporte de Inti Landauro, Emma Pinedo y Cristina Galán en Madrid; Reporte adicional de Isla Binnie en Madrid Escrito por Ingrid Melander Editado por Mike Collett-White y Matthew Lewis; traducción de Flora Gómez en la redacción de Gdansk)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH4A0EF-BASEIMAGE

Compruebe también

Comunistas acusan irregularidades en parlamentarias rusas

Comunistas el segundo partido con mayor representación en la Duma denunciaron "escandalosas" irregularidades en las elecciones legislativas.