Cómo hacer el amor en la ducha

Según un estudio elaborado por GROHE, el 42,2% de los españoles y el 26,7% de las españolas creen que la ducha es el lugar ideal para hacer el amor. Todos están de acuerdo en que el chorro de agua es un delicioso aderezo para la cosa sexual.

Pero cuidado, que montárselo en la ducha no es tan fácil como lo pintan en las películas porno. Así que vamos a darte todas las claves para que lo hagas bien o, al menos, no te ahogues ni te partas la crisma. Suerte y al agua, patos.

1. Quítense la ropa

Sí, los dos. El calzoncillo y el pantys también. Y no, no hace falta flotador, ni aletas, ni gorro de baño, ni gafas de buceo. Vamos a copular en la ducha, no en una fosa abisal.

2. Hazte con una alfombrilla antideslizante

Para evitar sustos y disgustos. O mejor, cálzate unas zapatillas de caucho para abuelos de Marta Schnabel. Evitarán patinazos a la hora de poner en práctica las tropecientas posturas del Kamasutra. Por cierto, ahora que lo pienso, ¿Cuántas posturas tiene un Kamasutra? ¿69?

3. Ten a mano una banqueta de plástico

No la coloques de entrada porque queda como fea y ortopédica, pero ponla cerca por si os da por perpetrar alguna acrobacia lúbrica.

4. Pon música

Si no quieres que los oigan los vecinos o los suegros, basta con agarrar el teléfono y poner musicón a todo volumen. He dicho “musicón”, no “musiquita”. Nada de monsergas indies ni de flamenquete. Para amenizar el acto sexual, van mejor los tórridos hitazos que se postulan este año para canción del verano.

5. Precalienta en seco

Antes de entrar en la ducha, es conveniente que se den unos besitos, se hagan unos arrumacos… Un poquito de prolegómeno, por favor.

6. Póntelo, pónselo

El sexo acuático se disfruta más sin preservativo. Pero salvo que usen otro método de anticoncepción o esten intentando tener un hijo, enfundarse un condón es obligatorio, pues, además de evitar que te conviertas en papi por accidente, te protege de las temibles ETS, que no son enfermeras, sino Enfermedades de Transmisión Sexual. En cualquier caso, hacerlo con goma en el agua no es moco de pavo: debes ponértela bien puesta ANTES de entrar en la ducha, y estar pendiente de que no se te desenvaine el asunto al hacer movimientos sexys.

7. Abre el grifo

Así, a tope. Deja que el chorro fresco aderece su pasión. Sientan el hormigueo de las gotas chocando contra sus cuerpos fundidos. Si la ducha es de teléfono, además, pueden usarla para estimular directamente sus zonas erógenas y sus chakras, si es que tal cosa existe.

8. Utiliza un lubricante resistente al agua

Aunque parezca mentira, el agua seca las mucosas y dificulta la penetración. Por ello, es recomendable usar un lubricante con base de silicona. Evita los de agua, que se diluyen, y también los de aceite, que dañan el látex del preservativo. Y a los preservativos agujereados los carga Satanás.

9. Agárrate fuerte

Según un estudio de la aseguradora Medical Insurance, la ducha es el cuarto lugar más peligroso para tener sexo, solo superado por las escaleras y el carro. Así que has de buscar sólidos puntos de apoyo donde se puedan agarrar mientras estén en acción. Si es preciso, atornilla unas barras de metal en la ducha, no es cuestión de acabar en urgencias por un quítame allá esos polvos.

10. Disfruta del orgasmo pasado por agua

Y también del ahorro de tiempo, pues no hará falta que se duchen después del coito. Ahora, pueden pasar a la cama a sestear. O tal vez les apetezca repetir. En tal caso, volved a la casilla de salida.

Notiespartano

Compruebe también

Sexo durante el embarazo: Disfrutando de la sensualidad femenina

En los nueve meses del embarazo prepárese para disfrutar de la máxima sensualidad femenina!. Es importante …