Nacionalistas escoceses prometen nuevo referendo de independencia tras victoria electoral

Por Russell Cheyne

GLASGOW, Escocia (Reuters) – La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, prometió el sábado seguir adelante con los planes para un nuevo referéndum sobre la salida del Reino Unido, después de decir que no había duda de que las elecciones al parlamento escocés devolverían la mayoría a los independentistas.

En una derrota para el primer ministro británico, Boris Johnson, quien dijo que bloquearía una votación de secesión, Sturgeon dijo que sería absurdo que cualquier político en Londres intentara bloquear una votación.

«Las únicas personas que pueden decidir el futuro de Escocia son los escoceses, y ningún político de Westminster puede o debe interponerse en ese camino», dijo Sturgeon a BBC TV.

Los resultados del sábado mostraron que el Partido Nacional Escocés (SNP) de Sturgeon se encaminaba a un cuarto mandato consecutivo en el cargo, tras un triunfo en 62 de los 86 escaños resueltos hasta ahora para el Parlamento de 129 escaños.

Sin embargo, el sistema electoral, que asigna 56 escaños sobre una base de representación proporcional que ayuda a los partidos más pequeños, significa que es muy poco probable que obtenga una mayoría absoluta, por lo que quedaría con uno o dos escaños menos.

Se esperaba que los Verdes escoceses, que también apoyan la independencia, obtuvieran más de media docena de escaños.

«Parece que no hay duda de que habrá una mayoría independentista en el Parlamento escocés», dijo Sturgeon. «Según cualquier estándar normal de democracia, esa mayoría debería honrar el compromiso que asumió con el pueblo de Escocia».

Johnson, que según el gobierno británico debe aprobar un referendo para que sea legal, ha indicado repetidamente que no lo permitirá, y señaló que los escoceses respaldaron la permanencia en el Reino Unido en una votación en 2014.

El resultado anticipa un escenario de una agria pugna entre el gobierno escocés en Edimburgo y la administración de Johnson en Londres, que en última instancia podría conducir al fin de la unión de 314 años de Escocia con Inglaterra y Gales.

Los nacionalistas argumentan que tienen la voluntad democrática de su lado; el gobierno británico dice que la ley está con ellos. Es probable que la decisión final sobre un referéndum sea resuelta por tribunales.

Los escoceses votaron a favor de seguir formando parte del Reino Unido entre un 55% y un 45% en 2014. Las encuestas sugieren que el resultado de un segundo referéndum sería muy ajustado.

La salida de Gran Bretaña de la UE, a la que se oponían la mayoría de los escoceses, así como la percepción de que el gobierno de Sturgeon ha manejado bien la crisis del COVID-19 y la antipatía hacia el gobierno conservador de Johnson en Londres, han reforzado el apoyo al independentismo de Escocia.

Sturgeon, quien ha dicho que solo celebrará un referéndum después de que termine la pandemia de coronavirus, ha descartado la celebración de un plebiscito ilegal.

«Si Boris Johnson o quien sea el primer ministro en ese momento, tiene algún respeto por la democracia escocesa, se unirán al gobierno escocés como sucedió en el período previo a 2014 y llegarán a un acuerdo (para permitir un referéndum)», dijo Sturgeon.

(Escrito por Michael Holden y Andrew MacAskill; Edición por Gareth Jones, Giles Elgood, Helen Popper y Christina Fincher; Editado en español por Javier López de Lérida)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH4707Y-BASEIMAGE

Compruebe también

Extrema derecha francesa consigue débiles resultados en las regionales

Extrema derecha francesa obtuvo resultados peores a los previstos en las elecciones regionales del domingo, según sondeos a boca de urna