Formas de infidelidad y sus aspectos

infidelidad

En la infidelidad parecen confluir fundamentalmente dos grandes aspectos: el primero —y al parecer, principal—, el sexo; el segundo, el afecto, descrito fundamentalmente como sentirse amado y amar, así como escuchar y sentirse escuchado; otras personas hablan de comprensión, compañerismo. No obstante, las personas infieles cada vez más buscan romanticismo, chispa y afección tanto o más que sexo. Buscan enamorarse. «—¿Fue la primera vez que entablaste una relación paralela en tu matrimonio? / —No. Ya había tenido una casual […]. En aquella ocasión no se estableció una relación de pareja […], el problema es cuando se involucran los sentimientos».

Un patrón parece extraerse de las relaciones infieles, que perfila básicamente dos tipos de infidelidad: aquella que implica involucrarse afectivamente y otra muy distinta, en la que no hay una implicación afectiva.

Actualmente, en la clínica se observa un tipo de infidelidad que, más que sexual, parece emocional, afectiva, íntima. La sexualidad, si llega, llega más tarde. Este tipo de infidelidad parece estar más ligada a entornos laborales, en los que la amistad entre colegas de trabajo se desliza hacia la confidencia y esta hacia la aventura (Reyes, 2016). En este tipo de infidelidad tomar una simple taza de café puede significar mucho más que eso. Como dijo una persona víctima de infidelidad: «No sabía que aquí tomar un café pudiera significar cualquier cosa menos eso». Es lo que Fred Humprey denominó el síndrome de la taza de café.

Fred Humprey

Este autor explica a través de esta expresión que muchas infidelidades comienzan inocente y asexualmente con una taza de café. Pronto esta pareja desarrolla el hábito de verse regularmente para compartir cada vez más cosas de sus vidas íntimas, desarrollando una especie de dependencia de estas charlas de café. Luego de estos encuentros viene el sexo. Y así se fraguan muchas infidelidades. En este tipo de infidelidades incluimos las que se dan en un principio por internet, si bien la taza de café o conocerse en persona viene más tarde, meses incluso después de frecuentarse virtualmente. Tanto Glass (2002) como Pittman (1994) dejan claro que muchas aventuras empiezan como amistades y se deslizan hacia la infidelidad gradualmente: «Inicialmente habíamos sido amigos, muy amigos durante dos años y medio. Después, debido a las circunstancias, nos enredamos». Pittman puntualiza que la sexualización de la amistad está en la base de muchas infidelidades, es decir, que muchas infidelidades ocurren porque no se sabe mantener una relación de amistad con el otro sexo.

Al respecto, Glass especifica que es importante entender cómo amistades platónicas pueden deslizarse en aventura amorosa. Con respecto a los hombres, esta autora dice que estos se sienten más cómodos intercambiando sentimientos en una relación amorosa. Como resultado, cuando una relación empieza a ser emocionalmente íntima estos tienden a sexualizarla.

En la muestra clínica de Glass (ibíd.), el 83% de las mujeres implicadas y el 61% de los hombres implicados caracterizaron su relación extramatrimonial más emocional que sexual. En una muestra recogida por este mismo autor en el aeropuerto, el porcentaje fue de 71% en las mujeres y 44% en los hombres (ibíd.).

La infidelidad con implicación emocional parece entroncar con el enamoramiento, con esa ilusión propia de los primeros amores. Esta parece en esencia constituir una de las principales insatisfacciones en las personas infieles con respecto a las parejas oficiales: “¿Qué buscas en tu amante? / —Temas interesantes, compartirlos; etapas de enamoramiento, primeros amores, grandes niveles de satisfacción» (Jaramillo, 2014, p. 18). Un enamoramiento paradójico, puesto que debe —e intenta— ser abortado antes de que «la situación se complique», es decir, antes de implicarse emocionalmente: «Las nuevas opciones siempre son buenas, por eso a veces es tan difícil parar. Hay que acelerar y frenar. La búsqueda del enamoramiento que se puede generar a largo plazo en una ilusión. Si permitimos que esa relación se dispare, la situación se vuelve muy complicada. Aquí el tema no es enamorarse o no. Es ser realista. El esfuerzo por ser realista impide el enamoramiento». Se huye de la responsabilidad y del compromiso: «No me interesa comprometerme ni ser altamente infiel».

Notiespartano

Compruebe también

La Soltería: Cómo vivir la soledad y sus beneficios

Durante la soltería, disfrutar de la compañía de si mismo es una gran medicina para aumentar …