India se acerca a las 200.000 muertes por COVID-19, el ejército promete ayudar

Por Shilpa Jamkhandikar y Rupam Jain

NUEVA DELHI, 27 abr (Reuters) – El total de muertos por coronavirus de la India se acercó al sombrío hito de los 200.000 tras los 2.771 fallecidos comunicados el martes, ante lo cual sus fuerzas armadas prometieron ofrecer ayuda médica urgente para combatir el inquietante aumento de infecciones.

Durante las últimas 24 horas, India registró 323.144 casos nuevos, ligeramente por debajo del máximo mundial de 352.991 alcanzado el lunes, con hospitales desbordados que rechazaron a pacientes debido a la escasez de camas y suministros de oxígeno.

«Hay que tener en cuenta que la gran caída en los casos diarios (…) se debe en gran parte a un importante descenso en el número de pruebas», dijo en Twitter Rijo M John, profesor y economista de salud del Instituto Indio de Administración en el estado sureño de Kerala.

«Esto no debe tomarse como una indicación de la caída de casos, sino como una cuestión de que no se detectan demasiados casos positivos».

India ha pedido a sus fuerzas armadas que ayuden a abordar la devastadora crisis. El jefe de Estado Mayor de la Defensa, general Bipin Rawat, dijo el lunes por la noche que se liberaría oxígeno de las reservas de las fuerzas armadas y que personal médico jubilado se uniría a unos servicios de salud desbordados por el aumento de casos.

Naciones como Reino Unido, Alemania y Estados Unidos se han comprometido a ayudar, mientras que los estadounidenses de origen indio en el Congreso de Estados Unidos y el sector de la tecnología han unido fuerzas para ayudar.

El martes llegó a Delhi un envío de importantes suministros médicos del Reino Unido, incluidos 100 ventiladores y 95 concentradores de oxígeno, según informó la agencia ANI, socia de Reuters. Francia también está enviando generadores de oxígeno que pueden proporcionarlo durante un año para 250 camas, dijo la embajada.

El martes también llegó a la capital el primer tren «Oxygen Express» rumbo a Delhi, que transportaba alrededor de 70 toneladas de oxígeno.

Sin embargo, la crisis en la metrópoli de 20 millones de personas no ha cedido.

El doctor K. Preetham, jefe de administración médica del Centro Indio de Lesiones Espinales de la ciudad, que está tratando a decenas de pacientes con COVID-19, dijo que la escasez de oxígeno es tal que el hospital está dividiendo bombomas de oxígeno entre los pacientes.

«Durante siete días, la mayoría de nosotros no hemos dormido. Debido a la escasez, nos vemos obligados a poner a dos pacientes en una bombona y este es un proceso que lleva mucho tiempo porque no tenemos tubos largos», dijo.

«EMPEORARÁ ANTES DE MEJORAR»

El primer ministro, Narendra Modi, ha instado a todos los ciudadanos a vacunarse y actuar con cautela en medio de la «tormenta» de infecciones.

En algunas de las ciudades más afectadas de India, los cuerpos eran incinerados en instalaciones improvisadas en parques y aparcamientos. En el exterior de los hospitales repletos había pacientes críticamente enfermos en camas, a la espera de poder ser hospitalizados.

La Cámara de comercio de Estados Unidos advirtió que la economía india, la sexta más grande del mundo, podría tambalearse como resultado del aumento en los casos, lo que supondría un gran lastre para la economía global.

«Creemos que esto empeorará antes de mejorar», dijo a Reuters Myron Brilliant, vicepresidente ejecutivo de la Cámara, el mayor lobby empresarial de Estados Unidos.

Australia detuvo los vuelos directos de pasajeros desde India hasta el 15 de mayo, sumándose a una lista cada vez mayor de países que interrumpe los viajes desde India para evitar que variantes del virus más peligrosas traspasen sus fronteras.

Tres jugadores de críquet australianos acortaron su temporada de la Premier League india para regresar a casa ante la incertidumbre.

India, con una población de 1.300 millones de personas, ha comunicado hasta ahora 17,64 millones de infecciones por COVID-19 y 197.894 muertes, pero algunos expertos creen que la cifra es significativamente mayor.

El país está negociando con Estados Unidos, que ha dicho que compartirá 60 millones de dosis de la vacuna de COVID-19 de AstraZeneca con otros países.

«En este momento se está ejerciendo una gran presión para asegurar tanto como sea posible para la India», dijo a Reuters un alto cargo indio que forma parte de las negociaciones en curso, y agregó que a Modi se le había asegurado que la India tendría prioridad.

«En esta coyuntura, incluso los críticos más duros de India están presionando al régimen estadounidense» para que ayude a India, agregó el funcionario.

(Informe de Anuron Kumar Mitra en Bengaluru, Rupam Jain y Shilpa Jamkhandikar en Mumbai; escrito por Himani Sarkar; editado por Lincoln Feast; traducido por Tomás Cobos)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3Q088-BASEIMAGE

Compruebe también

Oposición húngara elige candidato para enfrentar a Orbán

Oposición húngara eligió al independiente Péter Márki-Zay este domingo en primarias para ser el rival del primer ministro Viktor Orbán