Artista belga creó «oasis portátil» contra el covid

Hay personas que lo de no salir de la burbuja para evitar contagios de coronavirus se lo ha tomado al pie de la letra. Es el caso de Alain Verschueren, un artista y trabajador social belga que se pasea por Bruselas con un lo que ha denominado un «oasis portátil”.

Se trata de un pequeño invernadero de plexiglás que se coloca sobre los hombros cada mañana antes de salir a la calle. Su interior está repleto de aire purificado y de plantas aromáticas. Un invento con el que no pasa desapercibido por las calles de la capital belga.

Verschueren lo diseñó hace quince años y es ahora cuando le ha encontrado su verdadera utilidad a nivel global. Se inspiró en los exuberantes oasis de Túnez, donde trabajó un tiempo de su vida.

«Se trataba de crear una burbuja en la que pudiera encerrarme, para aislarme de un mundo que me parecía demasiado aburrido, demasiado ruidoso o maloliente», ha explicado el artista de 61 años a los medios.

«Se trataba de crear una burbuja en la que pudiera encerrarme, para aislarme de un mundo que me parecía demasiado aburrido, demasiado ruidoso o maloliente», sostuvo.

Para Verschueren, quien explica que padece asma y que en ocasiones la mascarilla le resulta un incordio, este artilugio le resulta mucho más cómodo. «Con el tiempo, me di cuenta de que la gente se acercaba a mí y me hablaba. Este aislamiento se convirtió en una forma de conectar».

El belga confía además que su estrambótico invento, más allá de ayudar a frenar el virus, sirva para animar a la gente a cuidar mejor del medio ambiente y “para reducir la necesidad de protegerse de la contaminación atmosférica y acústica”.

Con información de La Vanguardia

Compruebe también

Desactivan bomba de la II Guerra Mundial en Alemania

Las autoridades de la ciudad alemana de Essen, ubicada al oeste del país, han evacuado …