Hospitales en India se ven superados en segundo día de récord mundial de contagios

Por Alasdair Pal y Neha Arora

NUEVA DELHI, 23 abr (Reuters) – Gente en toda la India buscaba desesperadamente suministros de oxígeno para salvar sus vidas el viernes, y pacientes agonizaban fuera de los hospitales mientras en la capital moría por COVID-19 el equivalente a una persona cada cinco minutos.

India informó el viernes, por segundo día consecutivo, el recuento diario más alto del mundo de infecciones por coronavirus, con 332.730 casos nuevos, mientras lucha con un sistema de salud abrumado por pacientes y plagado de accidentes.

La segunda ola en la India ha golpeado con tal ferocidad que los hospitales se están quedando sin oxígeno, camas y antivirales. Muchos pacientes han sido rechazados porque no había espacio para ellos, dijeron médicos en Delhi.

Las sirenas de las ambulancias han sonado durante todo el día en las calles desiertas de la capital, una de las ciudades más afectadas de la India, donde se ha decretado una cuarentena para intentar frenar la transmisión del virus.

Como los crematorios se han quedado sin espacio, se han realizado incineraciones masivas de cadáveres.

En el Hospital Guru Teg Bahadur, en el noreste de la ciudad, los pacientes en estado crítico llegaban jadeantes en ambulancias y «rickshaws». Algunos esperaban durante horas en carros en el exterior y uno de ellos, Shayam Narayan, murió antes de ser admitido, un deceso que probablemente no se cuente en el creciente número de víctimas de la ciudad.

«El sistema no funciona», dijo su hermano menor Raj.

Tushar Maurya, cuya madre estaba siendo tratada en el interior, instó a cualquier persona que no estuviera en estado grave a mantenerse lejos.

«El personal está haciendo todo lo posible, pero no hay suficiente oxígeno», dijo.

NOS ENCONTRAMOS SOLOS

El canal de televisión India Today mostró a familiares airados frente a un hospital de Ahmedabad, la mayor ciudad del estado natal del primer ministro Narendra Modi, Gujarat.

«La gente se está muriendo delante de los hospitales mientras esperan que haya una cama disponible», dijo un hombre.

Otro joven, que no fue identificado, dijo: «¿Para esto hemos votado por este gobierno? Cuando más lo necesitamos, nos encontramos solos. ¿Dónde irán los pobres?».

Los expertos en salud dicen que India se volvió complaciente en invierno, cuando los nuevos casos eran unos 10.000 al día y parecían estar bajo control, y levantó las restricciones para permitir grandes reuniones.

El propio Modi se ha enfrentado a raras críticas por permitir que se celebren mítines políticos y un festival religioso hindú, en el que millones de personas se bañan ritualmente en el río Ganges. Él mismo fue a muchos de los mítines multitudinarios y pocas personas con máscaras.

«Los indios bajaron la guardia colectivamente», escribió Zarir Udwadia, neumólogo del grupo de trabajo de Maharashtra, en el periódico Times of India. «Escuchamos declaraciones autocomplacientes de victoria por parte de nuestros líderes, ahora cruelmente expuestas como simple arrogancia».

El gobierno de Delhi declaró en febrero que había vencido al coronavirus. El viernes, el ministro principal, Arvind Kejriwal, salió en directo por televisión para pedir suministros de oxígeno médico en una reunión virtual con Modi, advirtiendo que muchas personas morirían.

«Todas las plantas de oxígeno del país deben ser asumidas inmediatamente por el gobierno a través del Ejército», dijo.

La policía del estado norteño de Uttar Pradesh, algunos con rifles de asalto, escoltó a los camiones que transportaban oxígeno a los hospitales de Delhi que esperaban, mientras los gobiernos municipales intercambiaban acusaciones sobre el acaparamiento.

El aumento de casos se produjo cuando un incendio en un hospital en un suburbio de Mumbai que trataba a pacientes con COVID-19 provocó el fallecimiento d 13 personas, el accidente más reciente en un centro repleto de enfermos del virus.

El miércoles, 22 pacientes murieron en un hospital público en el estado occidental de Maharashtra cuando se les acabó el suministro de oxígeno debido a una fuga en el tanque. El mes pasado, nueve personas pedieron la vida en un incendio en un hospital de la capital del estado de Bombay.

«Es sombrío. Es grave (…) hay una escasez extrema de camas de UCI», dijo a Reuters TS Singh Deo, ministro de Salud del estado oriental de Chhattisgarh. «Tendremos que tener mucho cuidado en las zonas rurales. Si se propaga allí, se va a descontrolar».

Bhramar Mukherjee, profesor de bioestadística y epidemiología de la Universidad de Michigan en Estados Unidos, sostuvo que parecía no haber una red de seguridad social para los indios. «Todos están luchando por su propia supervivencia y tratando de proteger a sus seres queridos».

(Reporte adicional de Sachin Ravikumar, Devjyot Ghoshal, Aditya Kalra, Anuron Kumar Mitra, Nivedita Bhattacharjee; escrito por Sanjeev Miglani y Richard Pullin; Editado en español por Janisse Huambachano y Javier López de Lérida)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3M0PA-BASEIMAGE

Compruebe también

Se formó otro cono de lava del volcán de La Palma

La acumulación de piroclastos generó un nuevo cono en el volcán de la isla española …