«Mendigue, pida prestado, robe»: la lucha por el oxígeno entre los hospitales de Nueva Delhi

Por Devjyot Ghoshal y Aditya Kalra

NUEVA DELHI, 22 abr (Reuters) – El doctor Pankaj Solanki, que dirige un pequeño hospital en Nueva Delhi, se apresuró a acudir a un proveedor de oxígeno a principios de esta semana para asegurar suficientes cilindros para mantener respirando a 10 pacientes con COVID-19 en la sala de la UCI.

Solo tenía suministros hasta el jueves por la noche, por lo que envió a un conductor para tratar de encontrar más.

«Es una agonía mental. No puedo soportarlo más. ¿Qué pasa si le ocurre algo a los pacientes?», dijo a Reuters.

La lucha de último momento por el oxígeno en el Hospital Dharamveer Solanki se está desarrollando por igual en toda la ciudad y el país, que se enfrenta al aumento más grande de casos de COVID-19 del mundo.

Los hospitales de la capital de India, reconocidos por tener la mejor atención médica del país, no pueden garantizar los servicios básicos y miles de vidas penden de un hilo, una severa advertencia de cómo está colapsando el sistema de salud indio en medio de la pandemia.

Las grandes cadenas de hospitales privados tampoco se han librado. Esta semana en Nueva Delhi, que se ha visto impactada especialmente por el coronavirus, a siete hospitales de Max Healthcare que tratan a más de 1.400 pacientes con COVID-19 le quedaban entre 2 y 18 horas de oxígeno restante.

El personal de una de las principales instalaciones del grupo Apollo pasó una noche angustiosa preguntándose si se acabaría el oxígeno para 200 pacientes. Un camión cisterna llegó alrededor de las 3 de la madrugada, justo a tiempo, dijo una fuente del hospital.

Mientras el pánico se extiende en los hospitales, que no pueden admitir a algunas personas con síntomas graves de COVID-19, la policía está siendo desplegada para asegurar oxígeno. En los tribunales, los jueces están presionando al gobierno central para que haga más para abordar la escasez.

En una audiencia judicial a altas horas de la noche el miércoles, jueces de Delhi pidieron al gobierno del primer ministro Narendra Modi que «mendigue, pida prestado, robe o importe» para satisfacer las necesidades de la ciudad. Funcionarios dijeron que están arreglando el suministro, pero los jueces no estaban convencidos.

El estado «no puede decir ‘podemos proporcionar solo esto y nada más’, así que si la gente muere, déjela morir; esa no puede ser la respuesta de un estado soberano responsable», dijo el juez Vipin Sanghi.

La demanda de oxígeno médico se ha disparado. India registró 314.835 nuevas infecciones por COVID-19 el jueves, el recuento más alto durante la pandemia. Solo en Delhi, el aumento diario es de alrededor de 25.000.

Modi y el ministro principal de Delhi, Arvind Kejriwal, han sido criticados por su falta de previsión. El 13 de abril, cuando Delhi registró 13,000 casos, Kejriwal dijo a un canal de noticias que «no hay escasez de oxígeno». Cinco días después, tuiteó: «EL OXÍGENO SE HA CONVERTIDO EN UNA EMERGENCIA».

«Es un pronóstico deficiente. Tal vez no sean capaces de comprender la gravedad de la situación», dijo Anant Bhan, investigador independiente de salud global y bioética. «Esto es un recordatorio de nuevo: deberíamos tener reservas adicionales de oxígeno. Muestra una mala planificación».

(Reporte adicional de Alasdair Pal en Yusufpur y Danish Siddiqui en Nueva Delhi; editado en español por Carlos Serrano)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3L16O-BASEIMAGE

Compruebe también

UE estudiará si suspende temporalmente patentes de vacunas covid-19

UE está dispuesta a discutir toda propuesta dirigida a afrontar la crisis de manera efectiva y pragmática», dijo Ursula Von der Leyen