Casa Blanca busca apoyo bipartidista a plan de infraestructura, republicanos tienen cautela

Por David Morgan y Jarrett Renshaw

WASHINGTON, 12 abr (Reuters) – El presidente Joe Biden podría verse presionado el lunes a demostrar su declarado interés de trabajar con los republicanos en el Congreso, cuando los legisladores regresen de su descanso de primavera para discutir una propuesta de 2,3 billones de dólares para mejorar la infraestructura de Estados Unidos.

El presidente demócrata parece estar perdiendo capital político con un grupo de senadores republicanos, incluidos Susan Collins y Mitt Romney, quienes podrían representar su mejor opción de aprobar una ley que reciba el respaldo de ambos partidos.

El partido de Biden tiene estrechas mayorías en la Cámara de Representantes y el Senado, lo que significa que no puede permitirse perder votos demócratas. Eso ha animado y fortalecido a demócratas moderados, como el senador Joe Manchin, que tienen una influencia excesiva sobre el destino de las ambiciosas prioridades legislativas de Biden, incluido el paquete de infraestructura, el control de armas y otros.

Biden, quien previamente sirvió como senador durante 36 años, ha repetido desde que asumió como presidente en enero que está interesado en colaborar con los republicanos. Se espera que reciba a republicanos y demócratas de ambas cámaras del Congreso en la Casa Blanca el lunes para discutir una forma de avanzar con el plan de infraestructura.

«Incluso antes del anuncio del Plan de Empleo de Estados Unidos, el propio presidente y funcionarios de alto rango de la Casa Blanca informaron a los legisladores republicanos sobre la propuesta», dijo un funcionario de la Casa Blanca, que habló bajo condición de anonimato. «Está entusiasmado por seguir en estrecho contacto con ambas partes sobre esta inversión histórica en la columna vertebral del país».

Pero un número cada vez mayor de republicanos acusan a Biden de no tener un interés sincero en trabajar con ellos y afirman que sus propuestas han sido poco más que un escaparate para una estrategia demócrata autónoma. Biden logró la aprobación en el Congreso de un importante proyecto de ley de ayuda por el COVID-19 sin el apoyo de los republicanos.

«Lamentablemente, el presidente ha engañado al público en cada paso de cada legislación importante que ha enviado al Congreso. El proyecto por el COVID no se trataba del COVID. Este proyecto de infraestructura no se trata de infraestructura», dijo el representante Kevin Brady, el principal republicano en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara baja, que jugará un papel clave en la batalla de infraestructura.

Biden también puede esperar una posición escéptica del grupo de 10 senadores republicanos que se reunieron con él en febrero para discutir la ley de ayuda por el COVID-19, solo para que se ignoraran sus llamados para reducir el tamaño del paquete.

Posteriormente, los demócratas utilizaron un procedimiento en el Congreso que les permitió aprobar el proyecto de ley de 1,9 billones de dólares sin el apoyo de los republicanos.

El funcionario de la Casa Blanca destacó que el proyecto de ley COVID-19 fue una respuesta a una fuerte crisis nacional, y agregó que las negociaciones sobre el plan de empleo e infraestructura serían un proceso más deliberativo.

(Reporte de David Morgan, reporte adicional de David Shepardson y Jarrett Renshaw; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3B0T4-BASEIMAGE

Compruebe también

EEUU rechaza nueva colonización israelí en Cisjordania

EEUU alzó por primera vez la voz ante Israel al criticar "firmemente" el anuncio de la construcción de 1.000 nuevas viviendas en Cisjordania