Los madrileños rechazan vacunas de AstraZeneca en medio de cambio en directrices de seguridad

MADRID, 9 abr (Reuters) – El número de madrileños que rechazan la vacuna para el COVID-19 de AstraZeneca ha aumentado considerablemente desde que España limitó su uso en personas menores de 60 años en respuesta a la preocupación por las reacciones adversas, dijo el viernes el jefe regional de salud pública, Antonio Zapatero.

España introdujo la restricción el miércoles después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) informara de una posible relación entre las vacunas y una forma rara de coágulos cerebrales que afecta a aproximadamente una de cada 100.000 personas menores de 60 años vacunadas.

Al día siguiente, sólo 10.800 madrileños se presentaron para recibir una inyección de AstraZeneca de las más de 29.000 citas programadas, dijo Zapatero en una conferencia de prensa, lo que implica una tasa de rechazo de alrededor del 63%.

Hasta el jueves por la noche, sólo alrededor del 45% de las personas habían confirmado sus citas para vacunarse el viernes, añadió.

Antes del cambio de orientación, la tasa de rechazo se situaba en torno al 2%.

Zapatero culpó al Ministerio de Sanidad, que antes administraba el medicamento a los trabajadores clave mayores de 18 años, de sembrar la confusión y desanimar a la gente a vacunarse.

A pesar de ello, se formaron largas colas ante el estadio deportivo Wizink de la ciudad, convertido ahora en un centro de vacunación masiva.

El objetivo de España es que alrededor de la mitad de sus 47 millones de habitantes estén totalmente inmunizados para finales de julio. Hasta ahora, alrededor del 6,4% ha recibido las dos vacunas completas.

(Información de Emma Pinedo, Aida Pelaez-Fernandez y Guillermo Martinez; escrito por Nathan Allen; traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk. Editado por Javier Leira)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH380Y3-BASEIMAGE

Compruebe también

Régimen de Siria se embolsó US$100 millones de la ayuda humanitaria

Régimen de Siria se embolsó US$100 millones de la ayuda humanitaria