Presidente hondureño califica de “indignante” condena de su hermano

El Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, tras escuchar este martes (30.03.2021) la condena de cadena perpetua más 30 años de prisión por narcotráfico en Estados Unidos para su hermano menor Juan Antonio «Tony» Hernández, calificó de «indignante» que se tomaran en cuenta «testimonios falsos» para sentenciarlos.

Tras un juicio de dos semanas celebrado en Nueva York en octubre de 2019, el exdiputado Tony Hernández, de 42 años, fue hallado culpable de los cuatro cargos de los que era acusado, incluidos tráfico de cocaína a Estados Unidos, falso testimonio y posesión de armas de fuego.

«Basado en la libre elección de Juan Antonio de involucrarse en una vida de tráfico de drogas durante un período de 12 años, que afectó la vida de personas en los Estados Unidos y en Honduras, una sentencia de cadena perpetua es muy merecida», dijo el juez Kevin Castel.

Los fiscales del distrito sur de Nueva York aseguraron en su proceso que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, fue un socio clave de su hermano Tony, aunque no ha sido inculpado.

«El acusado era un congresista hondureño que, junto a su hermano Juan Orlando Hernández, desempeñó un papel de liderazgo en una conspiración de narcotráfico violenta y auspiciada por el Estado», escribieron los fiscales al juez antes de la sentencia.

Tony Hernández operaba «con total impunidad» gracias a la protección de su hermano y contribuyó a la «putrefacción» de las instituciones de Honduras, dijo asimismo la acusación durante el juicio. 

Juan Orlando Hernández, un abogado que llegó al poder en enero de 2014 y está en su segundo mandato, niega haber sido socio de su hermano o de otras personas en el tráfico de cocaína a Estados Unidos, y dice que narcotraficantes que atestiguaron contra su hermano en ambos procesos quieren vengarse de él por su combate al narcotráfico.

Más temprano la familia del Tony Hernández emitió en amplio comunicado en el que catalogaron de «injusta e inhumana” la decisión del juez Kevin Castel, al tiempo que siguen creyendo que es inocente.

«Recibimos con mucho dolor la condena injusta emitida este día por el Tribunal de Nueva York contra una persona que, con valentía, decidió enfrentarse al sistema judicial estadounidense para probar su inocencia», señaló la familia de Tony Hernández en un comunicado divulgado en Tegucigalpa.

Tony Hernández, diputado en el Congreso hondureño entre 2014 y 2018, fue sentenciado este martes a cadena perpetua más 30 años de prisión por tráfico de narcóticos por el juez Kevin Castel luego de ser declarado culpable en un tribunal de Manhattan, Nueva York, el 18 de octubre de 2019.

En el juicio contra el hermano del presidente hondureño, celebrado en octubre de 2019, «no se presentó una sola evidencia que probara la participación de Juan Antonio en los cuatro delitos que se imputaron», señaló su familia.  

Tony «no pudo declararse culpable, porque es inocente»

Lamentó que el jurado, «influenciado por la Fiscalía para el Distrito Sur de Nueva York, haya creído todas las historias falsas que narcotraficantes expusieron en un afán de venganza contra aquellos que, bajo el imperio de la ley y gracias a instrumentos nuevos como la extradición, hicieron caer sus imperios, sus reinados de terror y sus fortunas mal habidas».

Hernández, añade, «es inocente» y ante la decisión del juez «absolutamente injusta e inhumana, ha decidido acudir en apelación, acción que la familia respalda plenamente porque es más que evidente que el veredicto fue producto de mentiras y manipulaciones para engañar al jurado».

La familia de Hernández considera que en su caso «no hubo un proceso justo» y dijo estar convencida de que «el linchamiento fiscal, ideológico o político no es justicia».

«Juan Antonio pudo declararse culpable para recibir una pena reducida, pero no lo hizo por la única y sencilla razón de que es inocente», insistió su familia, que lamentó que las supuestas evidencias mostradas en el juicio «siempre fueron tomadas en cuenta» a pesar de que fueron descalificadas por los mismos testigos de la Fiscalía.

«Nos referimos específicamente a la foto de un supuesto kilo de cocaína con las letras TH. Los testigos reconocieron nunca haber visto o palpado ese paquete y hasta dudaron al afirmar qué sustancia contenía. El agente Sandalio Gonzales, en el día 6 del juicio, admitió que él no podía afirmar que el paquete con iniciales TH en realidad era droga, ya que desconocía en qué año y en qué lugar pudo haber sido decomisado», añadió. 

Destaca que «ni la fiscalía ni el jurado ni el juez tuvo a la vista bienes o fortunas en su poder o en poder de testaferros y no estuvo a la vista por la sencilla razón de que Juan Antonio, a diferencia de los verdaderos narcotraficantes, solo tenía deudas». 

Deploró que el tribunal de EE.UU. haya admitido como evidencias fotografías de armas en un celular y una libreta decomisada en un operativo en junio de 2018, en San Pedro Sula, norte de Honduras, para tipificar los delitos de posesión de ametralladoras y artefactos destructivos y conspiración para traficar cocaína.

Sobre la libreta, agrega la familia, estuvo «sin la adecuada custodia por 13 días pese a ser una evidencia importante del tráfico de drogas en Honduras».

«De forma manuscrita, en esta libreta decía: ‘Tony mandó’, habiendo interpretado que ese mensaje, que pudo ser escrito posteriormente porque la libreta estuvo sin custodia, incriminaba a Juan Antonio. Ni siquiera se consideró que los capturados en ese operativo y sus defensores legales afirmaron (posteriormente) que en ningún momento se hacía referencia a Juan Antonio Hernández», señaló.

Insistió en que en el juicio prevalecieron «los falsos testimonios de criminales que estaban dispuestos a decir cualquier mentira o libreto para lograr su propósito de vengarse», y afirmó que los miembros de la familia «creemos en la inocencia de Juan Antonio y en la apelación esperamos que salgan a luz todas las injusticias cometidas en su contra, así como la discriminación y violación a sus derechos humanos».

Notiespartano/DW.com/EFE

Notiespartano/DW.com/EFE

Compruebe también

Colombia no reconocerá una «dictadura oprobiosa» en Venezuela dice Duque

Colombia reiteró este miércoles que su Gobierno no reconocerá una "dictadura oprobiosa" como la de Venezuela