Descubren mecanismo celular cuya disfunción podría causar enfermedades

El Instituto de Biología Molecular de Barcelona (IBMB-CSIC) y la Universidad Johannes-Gutenberg de Mainz (Alemania) han descubierto un mecanismo celular esencial en la señalización celular, cuya disfunción podría contribuir a desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer, así como fibrosis, nefritis o cáncer.

La investigación, que publica la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, la han llevado a cabo los científicos del IBMB-CSIC Ulrich Eckhard y F.Xavier Gomis-Rüth, que han conseguido visualizar la estructura de una enzima de la membrana celular, la meprina-β, inhibida por otra proteína, la fetuina B, mediante la técnica de cristalización y difracción de rayos X.

Esta inhibición, según los científicos, impide que la meprina-β realice su función normal, que es la de cortar y liberar proteínas previamente sintetizadas por la célula y ponerlas a disposición del organismo para diversas funciones.

Según Gomis-Rüth, «la meprina-β corta sustratos de proteína anclados en la membrana y con ello genera las formas solubles de esas proteínas para que puedan ejecutar funciones endocrinas y paracrinas».

Los investigadores afirmaron que, como la meprina-β está en células del sistema nervioso central y en el riñón, su desregulación puede derivar en enfermedades relacionadas con estos órganos, como nefritis, fibrosis o cáncer, o bien neurodegenerativas como la enfermedad del Alzheimer.

Gomis-Rüth puntualizó que en el caso de la enfermedad de Alzheimer, «no se sabe en detalle la conexión de la meprina-β con la enfermedad, pero sí que debe de jugar un papel dado que en este caso también hay una proteína substrato de la meprina-β, la proteína precursora del amiloide (APP), que está anclada en la membrana celular y que es la precursora de los péptidos amiloidogénicos».

Estos últimos son el principal componente de las características placas de β-amiloide que se forman en el tejido cerebral de los pacientes con alzhéimer.

Para el trabajo han utilizado técnicas de cristalografía de rayos X, una técnica compleja para cristalizar moléculas biológicas, de forma que quedan inmovilizadas, con lo que pueden obtener una imagen fija tridimensional de las moléculas.

Para poder visualizar esa imagen y descifrar su estructura se utiliza la difracción por rayos X, como la que genera el sincrotrón ALBA, en Cerdanyola del Vallés (Barcelona).

Compruebe también

Una vía genómica podría prever el cáncer de hígado

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto una nueva vía genómica de formación del cáncer …