Un Morelazo por Manuel Avila

La gente está hablando de cambios en Nueva Esparta porque no le gustó para nada el estilo de gobernar del actual Gobernador y menos la escasa capacidad de respuesta del Protector. En esa maraña de tejidos inútiles y de saltos atrás es la misma gente la que reflexiona y hace sus propios análisis. Por eso en Nueva Esparta los pequeños “Focus Group” que se producen en las esquinas, en las galleras, en los remates, en los talleres mecánicos, en los topes de gallo, en los remates de caballo, en las caminatas, en las carreras de bicicleta, en los triatlones y en todas las reuniones grupales, la gente coincide que a Nueva Esparta le hace falta “Un Morelazo”.

Esa es la verdadera encuesta no la imagen chimba esa que pone a Leidy Gómez, quizás la más solvente Gobernadora del país con un escuálido 9% que decreta la mentira de un estudio sin pies, ni cabeza. Pero la realidad de Nueva Esparta que no es distinta a lo que ocurre en el país en cuanto a la pobreza extrema, la crisis económica descomunal y a la pandemia que se traga las vidas de los ciudadanos sin que se apliquen políticas distintas al aislamiento y a las cuarentenas radicales.

Esa tragedia nacional se está llevando en las alas a miles de almas que mueren como moscas porque en los hospitales no tienen ninguna posibilidad técnica para salvar vidas. Y es que ahí están los médicos y enfermeras batallando con las uñas para intentar batallar con un enemigo silencioso que les lleva una morena en esa lucha por la salvación nacional. No se ve esfuerzo de ninguna naturaleza por detener el virus y solo gritos de esperanza montados en la llegada de la vacuna es la única posibilidad que tenemos de salvarnos ante las arremetidas de un virus que nos lleva ventajas en peso y tamaño.

Mientras todo eso ocurre la vida política continúa en el territorio nacional donde se entiende que estamos atravesando la peor crisis de la historia, pero ni del gobierno, ni de la oposición sale un grito de unidad para lograr con el esfuerzo de todos, la salvación de la gente. Por un lado, aparecen las estadísticas oscuras del Gobierno Nacional y por la otra Fedecámaras anuncia un plan ideal que de concretarse nos pondría las vacunas en las clínicas y hospitales del país para salvar a una nación que está desguarnecida por la escasa capacidad de sus autoridades para traer de una vez la vacuna antes de la hecatombe final.

En los “focus group que se hacen en las calles de Margarita y Coche hay un solo nombre que suena como esperanza y que la gente lo traduce en “Aquí hace falta un Morelazo” como salida a la falta de gerencia del Gobernador y El Protector. Es que la gente percibe que se le pasó el cuarto de hora a los dos ejecutores del gobierno para contribuir al desarrollo de Nueva Esparta. Eso es lo que está ocurriendo en una región política por naturaleza y donde un gobernador que estuvo cuatro años llorando y quejándose por la falta de recursos que, según él, no le llegan desde el nivel central, pretende seguir en el mando cuando ya la gente no lo quiere.

Ese tipo sabía lo que venía y se arriesgó sin tener la pericia para la gobernanza y aun cuando conoció de cerca la historia de Morel Rodríguez, Gobernador en la tarea compleja de gobernar por encima de William Fariñas y Carlos Mata Figueroa, los dos protectores que el Gobierno Nacional, no supo aplicar la magia para saltar los obstáculos. Esa es una asignatura ya aprobada por Morel Rodríguez Avila y lo sabe la gente, pero hay un bando que se hace el desentendido y solo asoma que a Morel también le pondrán un Protector cuando gane las elecciones.

Lo cierto del caso es que en Nueva Esparta hay una realidad en las calles que Morel vuelve a la Gobernación en los hombros de un pueblo que lo reclama a gritos en cada una de las asambleas populares que viene haciendo en los pueblos de Margarita y Coche.

Ahora con la jugada más torpe todavía del grupo de los alacranes de imponer como candidata a la Alcaldía de Mariño a la esposa del mandatario nacional cuando eso nunca se había visto en Margarita que la misma mara se usara para las dos instituciones más poderosas de la región. Eso no le ocurrió a Morel Gobernador que hace unos años tuvo en sus manos la encuesta que le daba a Morelito Rodríguez la suma de 29% y le pasaba largo al ex Alcalde de Mariño, pero Morel debía abrir el juego para propiciar la unidad y lo hizo al congelar la candidatura ganosa de su hijo para evitar problemas con la oposición insular.

En estos momentos de vaivenes y saltos de rana se le ocurre al Gobernador imponer a su esposa como Candidata de Mariño y se mete en líos porque Goyo Gómez que tiene mucho rato bailoteando y recorriendo calles en Mariño no se cala imposiciones que solo es un capricho del mandatario regional. Y por otro lado está el candidato José Luís Mendoza que también forma parte del combo de los alacranes y que tiene rato lanzado a la Alcaldía de Mariño. Solo se mueve en otra acera “El Chino” José Antonio González que es una versión del empresario independiente que viene al rescate de la Porlamar derruida por el paso del tiempo. A los porlamarenses les corresponde decidir a quién van a elegir y si ya han fracasado con los políticos que tuvieron 13 uno y 20 años el otro sin hacer nada por la Mariñeneidad, pues lo único que falta como experimento es dar el poder a un candidato independiente que viene dispuesto a cambiar los patrones de la Porlamar molida por las pésimas políticas de quienes destruyeron su desarrollo.

Solo le queda al Gobernador que la gente está rechazando salir por la puerta delantera para que no quede tan mal ante una sociedad que se quedó esperando gobernanza y no encontró respuesta alguna a los problemas fundamentales de la región. Quedó demostrado que la gerencia no es una cuestión de juego y haber pretendido gobernar a Nueva Esparta como a Porlamar solo dejó sepultado un modelo de gestión populista que ningún dividendo le dejó a la región.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

Votar el #21N obligación de todos por Morel Rodríguez Ávila

Votar el #21N que es un derecho soberano e inalienable, se puede enderezar al país de los malos rumbos cambiar a quien lo hizo mal