Acuario de Zaragoza: un recorrido por ríos del mundo

Después de un año cerrado, el acuario de Zaragoza vuelve con un montón de actividades y posibilidades para disfrutar de la flora y fauna de grandes ríos.

Visitar un acuario es siempre una buena idea. Permite compaginar una visita a un lugar interesante y donde se puede aprender mucho acerca de la naturaleza. Hay muchos acuarios en ciudades donde el mar es protagonista, pero hay otro tipo de acuarios, que tienen a los ríos como lugar donde mirar y aprender. El acuario de Zaragoza es uno de estos acuarios de río.

En las instalaciones del acuario de Zaragoza se pueden encontrar muchos ejemplares de flora y fauna de los principales ríos del mundo. Se divide en cinco grandes espacios, que acogen especies de los ríos Mekong, Murray Darling, Nilo, Amazonas y, como no, el Ebro. Cada uno de estos espacios están pensados para mostrar las características de estos grandes cauces fluviales, con mucha información acerca de todo lo que podemos encontrar allí.

Flora y fauna fluvial de todo el mundo

Los visitantes pueden recorrer los tanques que ofrecen una variada y completa muestra del fondo de estos ríos. La parte más impactante es, sin duda, el gran túnel central por el que nadan miles de ejemplares de agua dulce. Entre ellos se pueden ver algunos grandes peces del Amazonas, como las arapaimas. Una experiencia que impresiona y que consigue que el visitante se pueda sentir en íntimo contacto con la fauna de estos ríos.

Además de las zonas que acogen a estos peces, hay otras que permiten conocer las riberas de los ríos. Otro punto importante que hay que conocer para descubrir toda la vida que depende del río propiamente dicho. Hay animales como monos, tortugas, cocodrilos y otros anfibios que hacen su vida junto al río. Todo, mostrado para que no sea un espectáculo, sino que pueda ser además una fuente de conocimiento y comprensión de estos ecosistemas.

El acuario de Zaragoza no es solo un lugar donde ver y conocer estos ríos, sino que también ejerce una importante labor de conservación y cuidado de las distintas especies que viven en él. Durante el año 2020 ha estado cerrado al público, pero el día 27 de marzo abre de nuevo al público y se puede volver a recorrer cada una de sus salas.

Siempre, claro, respetando todas las normas de seguridad sanitaria y manteniendo un aforo controlado. Una visita indispensable en una ciudad consagrada a la conservación de uno de los más importantes ríos de España, el Ebro, y de otros que dan vida a nuestro planeta.

Notiespartano

Compruebe también

Destinos internacionales se mantienen restringidos

México, Rusia, Turquía, República Dominicana, Panamá y Bolivia, son los destinos autorizados. El Instituto Nacional …