Viagra mejora la sexualidad y, además, hace esto por tu salud

Una de las leyendas urbanas más difundidas en las últimas décadas surgió a raíz del aterrizaje en las farmacias de la famosa Viagra (el fármaco que doblegó a la impotencia), a la que se le acusó de elevar el riesgo cardiaco.

Nada más lejos de la realidad, ya lo comenta la Fundación Española del Corazón, que reconoce: “Los fármacos para la disfunción eréctil como sindenafilo (Viagra (R)), tadalafilo (Cialis) o vardenafilo (Levitra) los pueden tomar pacientes que han tenido un problema cardiovascular, siempre que no utilicen medicación que esté contraindicada. En pacientes que no han tenido problemas previos cardiacos también se pueden tomar, aunque es aconsejable consultar antes con su médico para que evalúe una posible patología cardiaca que no haya sido diagnosticada”. Todos ellos son inhibidores de la fosfodiesteresa-5.

Foto: iStock.

Ahora llega otra mejor noticia: las personas con enfermedad coronaria estable que toman Viagra debido a la impotencia parecen vivir más tiempo y tienen un menor riesgo de sufrir un nuevo ataque cardiaco, informa un estudio del Instituto Karolinska en Suecia, publicado en el ‘Journal of the American College of Cardiology’.

La disfunción eréctil (DE) afecta a más del 40% de los hombres mayores de 70 años. Está asociada con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares y mortalidad tanto entre la población general como entre los individuos con cardiopatía establecida o enfermedad vascular.

Impotencia versus corazón

Como aclara Iván Javier Nuñez Gil, cardiólogo intervencionista del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), coordinador nacional del Registro Español de TAKO-tsubo (RETAKO) en la Sociedad Española de Cardiología, «la disfunción eréctil se considera un factor de riesgo cardiovascular, siendo un importante predictor de enfermedad coronaria, sobre todo en menores de 60 años. Además, hay un alto porcentaje de pacientes que la padecen y que sufren de disfunción eréctil».

Muchos de estos hallazgos pueden estar asociados con los efectos positivos de la PDE-5 sobre la función endotelial y especialmente por su papel en la vasodilatación, trombosis e inflamación.

Presión arterial

Hay que recordar, como documentan los autores del nuevo ensayo, que dado que los inhibidores de la PDE-5 disminuyen la presión arterial, anteriormente no se recomendaban para hombres con enfermedad de las arterias coronarias debido al riesgo de ataque cardiaco.

Sin embargo, ya en 2017 Martin Holzmann y su equipo demostraron que los hombres que han tenido un ataque al corazón toleran bien el fármaco y que incluso prolonga la esperanza de vida y protege contra nuevos infartos e insuficiencia cardiaca.

En su nuevo estudio, los investigadores buscaron comparar el efecto del alprostadil (en inyecciones y supositorios se usa para tratar ciertos tipos de disfunción eréctil) y los inhibidores de la PDE-5 en hombres con enfermedad arterial coronaria estable. Los pacientes debían haber pasado por un infarto, dilatación con balón o una cirugía de derivación de la arteria coronaria al menos seis meses antes del inicio del tratamiento para la disfunción eréctil.

Riesgo de infarto

«El riesgo de un nuevo ataque es mayor durante los primeros seis meses, después de lo cual consideramos que la enfermedad de las arterias coronarias es estable», recuerda Martin Holzmann, autor principal

El estudio de registro incluyó a 16.500 hombres tratados con inhibidores de la PDE-5 y poco menos de 2.000 que recibieron alprostadil. Los datos se obtuvieron de los registros de pacientes, fármacos y causas de muerte.

El trabajo muestra que los que recibieron inhibidores de la PDE-5 vivieron más tiempo y tuvieron un menor riesgo de sufrir un nuevo ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca o requerir dilatación con balón y cirugía de bypass que los que recibieron alprostadil. La protección dependía de la dosis, por lo que cuanto más frecuente era la de inhibidor de la PDE-5, menor era el riesgo.

Foto: iStock.

«Esto sugiere que existe una relación causal, pero un estudio de registro no puede responder a esa pregunta», dice Holzmann. «Es posible que los que recibieron inhibidores fueran más saludables que los que tomaban alprostadil y, por lo tanto, tuvieran un riesgo menor. Para determinar si es el fármaco que reduce el riesgo, tendríamos que asignar pacientes al azar a dos grupos, uno que tome PDE-5 y uno que no. Los resultados que tenemos ahora nos dan una muy buena razón para embarcarnos en un estudio de este tipo», agrega.

Como los inhibidores de la PDE-5 solo están disponibles con receta en Suecia, no se pueden comprar sin receta, pero el científico espera que los hombres con enfermedad de las arterias coronarias no eviten abordar el asunto con su médico.

«Los problemas de potencia son comunes en los hombres mayores, y ahora nuestro estudio también muestra que los inhibidores pueden proteger contra los ataques cardiacos y prolongar la vida«, concluye.

Notiespartano

Compruebe también

Qué hacer si crees que tu chica finge en la cama

Igual que hay hombres que fingen sentimientos, también hay mujeres que fingen orgasmos. Cuando empezamos a conocer …