La trampa sale por José Gregorio Rodríguez

Sinceramente no esperábamos que un artículo de opinión de nuestra autoría “desatara los demonios” en la oposición neoespartana, como lo hizo el que circuló la semana pasada con el título: “GOBERNADOR DECLINE POR LA UNIDAD SUPERIOR”.

La verdad no tenemos “velas en ese entierro” pero si, mucha información que regularmente nos hace llegar gente bien informada vinculada a ese sector.

La verdad es que el gobernador Alfredo Díaz y algunos de sus más cercanos colaboradores, constituidos en un comando regional de campaña, que designó jefes municipales sin siquiera consultar con sus adláteres locales, no esperaban que se produjera una sublevación de la magnitud que se produjo desde el mismo momento en que comenzó la gira que realizó por las 11 jurisdicciones neoespartanas, con el pretexto de consignar el balance de una inexistente obra de gobierno.

El primer error fue que el comando de campaña reeleccionista, no realizó la respectiva pre-gira por ninguno de los municipios, lo que es peor, los “jefes locales” designados no consultaron a todo el espectro opositor de cada localidad, ni siquiera a los que respaldan al señor Díaz en su aspiración, y se limitaron a “datear” a sus precandidatos a alcaldes, o a trabajar para ellos mismos, en el caso de ser aspirantes a burgomaestres.

Tenían previsto terminar la gira del personaje y presentar acto seguido, el “Proyecto de Cronograma de Campaña de Elecciones Primarias en Nueva Esparta”, elaborado por Alfredo Díaz, según el cual; este lunes 22 de marzo se instalaría la comisión electoral regional, el lunes 29 y martes 30 de marzo, se instalarían las comisiones electorales municipales, las postulaciones se realizarían el 14 y 15 de abril, la aceptación de las postulaciones los días 16 y 17 de abril y la campaña electoral entre el 20 de abril y el 19 de mayo, para concluir con las elecciones primarias el domingo 23 de mayo.

Los sesudos asesores del gobernador en ejercicio, no contaron con la sublevación que se produjo en los municipios.

Aunque algo conocía, subestimaron la fuerza de la “rebelión de las bases militantes”. Seguramente por eso, Alfredo Díaz se reservó para sí mismo la jefatura de la campaña en Mariño y designo para igual propósito, al ex alcalde del municipio Marcano, José Ramón Díaz, para el municipio Díaz.

Definitivamente, el gobernador creyó estaba tratando con los concejales, que a su vez eran los jefes de los partidos políticos de oposición, con los que “resolvía” siempre cuando era alcalde en Mariño.

Comenzó entonces la llamadera, se activaron al máximo el Whats App, Telegram y las redes sociales, los jefes municipales comenzaron a conversar entre ellos, con los líderes municipales de oposición de otros estados de la república, con diputados y uno que otro dirigente nacional de sus partidos políticos y  fueron más las dudas, interrogantes e incomprensiones que las respuestas que consiguieron.

La primera de ellas y la que quizá con más fuerza elevó la desconfianza en la línea política de Alfredo Díaz fue ¿alguien le presentó esa propuesta antes de hacerla pública al ex gobernador Morel Rodríguez Ávila?

Si el ex gobernador ha propuesto que sea el CNE quien supervise las primarias ¿no habrá que esperar que en los próximos días la AN designe a los nuevos rectores?

¿Cuál sería el universo de electores? ¿Serán “abiertas o cerradas” esas primarias?

¿Se elegirá sólo el gobernador? ¿Se elegirá también alcaldes? Sera una mega elección que incluya además Consejos Legislativos y Concejos Municipales?

Si a esto le suma las últimas actuaciones del gobernador en los municipios la desconfianza se multiplica. Por ejemplo, en Arismendi se comenta con fuerza que le “sacó la silla” a Carlos Galea y a Nelson Acevedo, para respaldar al ex alcalde, Manuel Antonio Narváez.

En Mariño es vox populi, que si no hace como Manual Rosales y se repliega para la alcaldía para “no perderlo todo”, trabajaría por la candidatura de su esposa Lennys Malavé de Díaz, quien por cierto tiene muchísima mayor aceptación que el mismo.

Todos los dirigentes locales del universo opositor neoespartano, hasta sus más incondicionales seguidores, coinciden en señalar que la candidatura de Morel Rodríguez Ávila, es una realidad que no pueden desconocer, que está presente y ha cobrado inusitada fuerza desde que fue anunciada a principios de este año. Recomiendan un acercamiento para ir trabajando un acuerdo.

Incluso algunos señalan la inconveniencia de realizar elecciones primarias. Para quienes así piensan, son muchas las heridas que quedarían sin tiempo para cicatrizar y se constituirían en un detonante para terminar de romper la bastante resquebrajada unidad afectiva de la oposición neoespartana.  

Si a esto le sumamos que más de uno de los aspirantes a alcaldes se mira en el espejo de los resultados obtenidos por la oposición en Nueva Esparta, que la dirige Alfredo Díaz desde la gobernación, y al constatar que no se “contabiliza” ninguna victoria en este lapso, voltea su mirada hacia Morel Rodríguez, y se refuerza el llamado que le hacen al gobernador, para que se aparte en esta ocasión y les deje tener alguna oportunidad de coronar sus aspiraciones.

Mientras tanto, en el chavismo, el PSUV y las fuerzas grupadas en el Polo Patriótico, trabajan sin prisa pero sin pausa en el refrescamiento y actualización permanente de su poderosa maquinaria organizativa, esperando las pautas para escoger las candidatas y los candidatos que representarán las banderas de la revolución bolivariana, en cualquiera sea el escenario.

Definitivamente ¡LA TRAMPA SALE!

JoséGregorioRodríguez/Jotaerre577@gmail.com

Compruebe también

Votar el #21N obligación de todos por Morel Rodríguez Ávila

Votar el #21N que es un derecho soberano e inalienable, se puede enderezar al país de los malos rumbos cambiar a quien lo hizo mal